El término de Vilches se localiza al NE de la provincia, con una extensión de 272,2 km2, lo que supone el 2,01% del total provincial. Cuenta con dos anejos, Guadalén y Miraelrío, poblados de colonización reciente.

Limita al Sur con los términos de Canena, Úbeda, Ibros y Rus; al Este con Navas de San Juan y Arquillos; al Oeste con Linares y Carboneros; y al Norte con La Carolina, Santa Elena y Aldeaquemada.

Puede accederse al municipio por las carreteras comarcales nº 3217 de la Carolina a Úbeda y nº 3210 de Linares a Orcera.

Vilches cuenta también con una estación de ferrocarril de la línea Madrid-Cádiz.

Historia

Prehistoria y Edad Antigua

Del periodo paleolítico encontramos un yacimiento al aire libre en La Calera, en lo que hoy es término de La Carolina. En este yacimiento se han estudiado más de doscientas piezas talladas durante el paleolítico medio, hace más de 40.000 años. Otros yacimientos próximos se localizan en los términos de Aldeaquemada, Santa Elena, Baños de la Encina y otros.

De la Edad del Cobre encontramos en Vilches el yacimiento de Santagón, que resulta ser uno de los más significativos de la zona norte de Jaén. Se conoce como Santagón, por hallarse cercano a las ruinas de la antigua ciudad romana que, con el mismo nombre, se extiende por la orilla derecha del pantano de Guadalén. El poblado prehistórico se asienta sobre una pequeña elevación del terreno que por sus lados este y sur da vista al pantano. La superficie del poblado, actualmente plantado de olivos, no deja ver restos de construcciones, pero sí son numerosos los trozos de cerámica.

Este poblado debe datar aproximadamente del año 2.000 a. de C., coincidiendo con la colonización de las tierras cerealistas comprendidas entre las sierras meridionales de Jaén y Sierra Morena. Su ocupación finalizaría a comienzos de la Edad del Bronce.Encontramos otro importante asentamiento, esta vez de la Edad del Bronce, en el límite sur del término de Vilches. Se trata del poblado del Cerro del Salto. Las dos plataformas que estructuran este asentamiento están rodeadas por murallas construidas mediante sillares de distintos tamaños.

Este asentamiento presenta la novedad de tener una gran torre defensiva que suple a las fortificaciones comunes a base de pequeñas torres.

A 1 km. escaso de éste, se encuentra otro asentamiento claramente defensivo, localizado en el Cerro de la Cruz o de la Atalayuela, y que parece completar la estructura defensiva del anterior.

El periodo ibérico también dejó importantes restos en Vilches. Dentro de la zona de influencia de Cástulo estaba el poblado ibero de Giribaile, cuyas fortificaciones y amplitud revelan su gran importancia dentro de la comarca.

Desde su estratégica posición se domina perfectamente buena parte de la comarca minera circundante, así como los caminos y pasos naturales por los que obligatoriamente discurrían el transporte y el comercio. Además, desde este asentamiento se podía ejercer un perfecto control sobre las vegas cultivables de los cercanos ríos.

La falta de una excavación completa nos priva de la posibilidad de admirar la amplitud del poblado. Las escasas catas practicadas muestran restos parciales de edificaciones. En dos de ellas se aprecian zócalos de piedra unida con barro y un empedrado que parece indicar la estructura de una calle.

Giribaile se sigue conservando tras la conquista romana. Incluso romanos y girisenos conviven en el castro como parecen mostrar los restos comunes de cerámica hallados.

Según la división que Roma hizo de la Hispania conquistada, la comarca a la que pertenecía Vilches quedó incluida en la Hispania Ulterior.

Durante una fase de la dominación romana Giribaile alcanzó notable importancia, pero sucedió durante el invierno del año 97 al 96 a. de C. que las tropas romanas al mando del tribuno Sertorio fueron atacadas y diezmadas por un grupo rebelde de castulonenses ayudados por sus vecino girisenos. Sartorio, junto a sus soldados supervivientes, tomó venganza sobre los habitantes de Cástulo y sobre los de Giribaile.

La reconstrucción del pasado romano de Vilches se ha podido realizar a través del análisis de las fuentes literarias y de los datos aportados por los hallazgos epigráficos y arqueológicos.
Entre los restos encontrados figura la estela sepulcral del niño minero Quinto Artulo, de cuatro años de edad, de la época de los Antoninos, que fue encontrada entre Baños y Vilches y se conserva en el Museo Arqueológico Nacional.

Hay un cipo funerario hallado en la mina Men Baca, entre Linares y Vilches, que nos habla de un ciudadano de Egelesta (localizada en Vilches). También han sido muy numerosos los hallazgos numismáticos (ases, antoninianos, maiorinas, centenionales), pero, tal vez, lo más interesante sean las lápidas encontradas que demuestran que el nombre romano de Vilches era BAESUCCI. Una de ellas aparecida en el cerro del Castillo conmemora hacia el 76 d. de C. la concesión a Baesucci (Vilches) del título de municipio por el emperador Vespasiano.

Uno de los temas que más polémica ha suscitado ha sido la identificación de Vilches con la Sede Episcopal de Abula hasta el año 380, siempre dentro de la dominación romana. Varios autores han considerado que San Segundo, uno de los siete varones apostólicos enviados para evangelizar Hispania, estableció su sede en Abula-Vilches. Esta identificación constituye un grave error histórico, pues la localidad del sur llamada Abula a la que se dirigió San Segundo estaba en la región de la Bastetania, mientras que Vilches siempre ha pertenecido a la Oretania. La Abula de San Segundo podría ser el municipio Almeriense de Abla.

 

 Vista panoramica de Vilches

Edad Media

No se han encontrado noticias concretas de la invasión visigoda, pero, por su magnífico enclave estratégico, cabe suponer que también fue ocupada por este pueblo. Después del año 711 fue rápidamente ocupada por los musulmanes, atraídos por la cercanía de las minas de Cástulo y el paso de las antiguas vías romanas. Fue en el año 741 cuando un grupo comandado por Blach, que había entrado en la península con un ejército de 7000 sirios, ocupa Vilches. Vilches perteneció a Al-Andalus durante cinco siglos, desde los primeros años del S. VIII a los primeros del S. XIII y llegó a ser una gran fortaleza conocida como Castrum, por estar levantada sobre las ruinas de un antiguo castro ibérico. Este largo periodo da a la villa el carácter de una típica ciudad musulmana, del que aún hoy pueden adivinarse vestigios. En la época de los reinos taifas, Vilches perteneció a la taifa del rey Al-Mutamid de Sevilla y, posteriormente, con la invasión almorávide y almohade se refuerza su carácter defensivo, quedando incluida en el reino andalusí de Hamlakat Yayyan.

El día 16 de julio de 1212 los cristianos vencen en la batalla de las Navas de Tolosa, lo que les abre las puertas del Valle del Guadalquivir. En la crónica de don Rodrigo Ximenez de la Rada se cuenta: » Después de la gran victoria de las Navas de Tolosa mandó el rey don Alfonso a don Rodrigo Garcez de Asa… que fuese sobre el castillo de Vilches, lugar fortísimo por la alteza del risco donde está edificado, a cuatro leguas de la ciudad de Baeza… y apretaron tanto el cerco con la batería, que los moros se rindieron pensando salvar sus vidas. Lo cual les sucedió al contrario, porque luego fueron todos degollados, y lo mismo hicieron en los castillos de Ferral, Baños y Tolosa…» El exterminio de la población tras la conquista castellana obliga a repoblar la región con habitantes de más allá de Sierra Morena. Durante el siglo XIII se conceden fueros y se lleva a cabo el proceso de repoblación, pasando entonces Vilches a depender de la ciudad de Baeza.

Edad Moderna y Contemporánea

En 1627 Felipe IV concede a Vilches el título de Villa, independizándose así de Baeza. En los siglos siguientes, nuevos procesos de repoblación limitan el término municipal de la Villa para crear los nuevos núcleos de Arquillos, Carboneros, La Carolina y Santa Elena.

Fauna y Flora

En el término de Vilches pueden observarse tres ecosistemas principales en su bosque mediterráneo adehesado, sus olivares y sus zonas húmedas y embalses.

El bosque mediterráneo adehesado se extiende por la parte norte del término, constituyendo el Pie de monte de Sierra Morena y caracterizado por una orografía suave de constantes ondulaciones. Se conservan pequeñas superficies de encinares en su estado climático, muy densos y con sotobosque umbrío. Sin embargo, el paisaje más extenso lo forma un bosque aclarado y adehesado con gran cantidad de matorral heliófilo (tomillos, jaras, retamas…). Este ecosistema favorece una fauna variada y rica en especies, especialmente en aves, mamíferos y antrópodos, fácilmente observables en su hábitat natural. El olivar ocupa la mayor parte del territorio y se localiza en la franja meridional. La vegetación natural de este espacio se conserva en pequeños espacios como lindes, mojoneras, eriales, áreas de cultivo abandonadas, bordes de caminos rurales y cañadas… Aquí las especies botánicas más frecuentes son la amapola, el hinojo, margarita, jaramago y otras herbáceas, además de matorral y monte bajo con acebuches, madroños, coscojas, lentiscos, retamas y otros. También estos parajes son ricos en avifauna, especialmente especies insectívoras. Las zonas húmedas se localizan alrededor de los tres embalses que existen en el término (Guadalén, Giribaile y Fernandina) y en las riberas de los tres ríos que lo cruzan (Guarrizas, Guadalén y Guadalimar), todos ellos afluentes del Guadalquivir. Los bordes de los ríos y arroyos acogen mimbreras, tarays, adelfas, choperas y saucedas y especies como el chopo blanco y el álamo negro.

Abundan especies herbáceas como la enea, el trébol y la caña y entre los matorrales, zarzamoras y majuelos, entre otras. Existe una gran variedad de fauna que nidifica en los árboles viejos de las riberas, además de aves, reptiles y mamíferos acuáticos, sin olvidar peces y anfibios de los medios pantanosos y lacustres.

Castillo de Giribaile

Clima

Por su situación geográfica, Vilches pertenece a la Iberia seca, dentro del clima mediterráneo continental. Sus características son:

* clima templado y estación seca prolongada
* fuerte amplitud térmica
* veranos templados e inviernos frescos
* temperaturas medias anuales en torno a los 17-18 grados centígrados
* temperaturas medias estivales en torno a los 25 grados centígrados
* temperaturas medias de invierno en torno a los 8 grados centígrados
* heladas no excesivas
* nevadas poco frecuentes
* precipitaciones en torno a los 542 litros anuales, concentradas a finales del otoño, invierno y primavera y originadas por las borrasca del frente polar
* a principios del verano se retira el frente polar, quedando bajo la influencia del anticiclón de las Azores.

Economia

Agricultura y Ganaderia

Las tierras de cultivo de Vilches están ocupadas en su mayor parte por cultivos leñosos (73,57%), predominando claramente el olivar, siendo escasa la presencia de cultivos herbáceos (3,53%) e importante el porcentaje de barbechos y tierras de cultivo no ocupadas (36,80%).

Las plantaciones de olivar ocupan la mayor parte de las tierras de cultivo, hasta 6.224 has, en su mayor parte de secano. El irregular régimen de lluvias de la zona y el hecho de que la mayor parte de los olivares sean de secano provocan que la cosecha anual de aceituna y la producción de aceite varíe notablemente de unos años a otros.

Existen tres almazaras de aceite: Cooperativa Ntra. Sra. del Castillo, SAT El Olivo y Aceites Vilches, S.L.

La ganadería ocupa otro lugar importante en la economía local. El padrón del I.A.E. de 1998 registra 40 granjas porcinas, de las cuales 12 son mixtas, con porcino intensivo y cebo. Existe, además, una empresa de servicios ganaderos que agrupa a los empresarios del sector y funciona como Agrupación para la Defensa Sanitaria del Ganado Porcino.

Fiestas

Fiestas de la Santísima Virgen del Castillo
Se celebran del 14 al 18 de Agosto.
La Virgen del Castillo, así llamada por convertir la fortaleza de Vilches en su santuario, es patrona de la localidad desde 1784 y alcaldesa de honor desde 1971. Estas fiestas, que destacan por sus verbenas y por los encierros de toros, destinan el día 15 para la celebración de los actos religiosos en honor de la patrona en el cerro de la ermita.
San Gregorio
Se celebra en la segunda semana de mayo, del 8 al 10.
Los festejos destacan por el reparto de roscos benditos tras la misa, que se oficia en la ermita de Los Mesones y donde se traslada la imagen del santo, que recibe culto en la iglesia de San Miguel. También destacan las animadas verbenas populares que se celebran todas las noches.
Día de todos los Santos
Tienen los vilcheños por tradición, que siguen los niños del pueblo taponar, las cerraduras de las puertas con gachas, plato típico del Día de los Santos que también se suele acompañar con «tostones», y que no hay casa en la que no se degusten en esas fechas. Los jóvenes por su parte se reúnen en peñas para hacer su propia fiesta durante toda la noche.
Santiago Apóstol
El 24 y el 25 de Julio, se celebra esta feria en el Barrio de La Estación, donde tienen lugar verbenas populares que cuentan con la asistencia de numeroso público.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.