Llodio (Laudio en euskera) municipio de la provincia de Álava, País Vasco (España), enclavado en el valle homónimo.

Se trata de un importante centro industrial y el segundo municipio más poblado de la provincia de Álava, después de la capital Vitoria. Actualmente tiene 18.276 habitantes (INE 2008).

Llodio se encuentra en el noroeste de la provincia de Álava y lindando con la de Vizcaya en el valle medio del río Nervión.

El municipio de Llodio limita con los alaveses de Oquendo u Okondo y Ayala y los vizcaínos de Arrancudiaga y Orozco A pesar de formar parte de la provincia de Álava, Llodio pertenece al área de influencia de Bilbao, que queda sólo a 20 km de distancia. Por el contrario, Vitoria, la capital provincial, está más alejada, a 50 km de distancia.

Llodio está bien comunicado por carretera. La autopista AP-68 bordea Llodio y tiene una salida en el barrio de Areta, en la entrada norte del municipio. Esta autopista permite comunicar Llodio tanto con Bilbao como con Vitoria de forma rápida. La carretera N-625 (Burgos-Bilbao) sigue el valle del Nervión y permite comunicar Llodio con las localidades situadas a lo largo del valle, como Amurrio, Orduña o Ugao-Miravalles. Esta carretera está desdoblada y es autovía en la variante de Llodio. De este eje salen las carreteras de menor importancia que unen Llodio con los pueblos cercanos más pequeños como Oquendo u Orozco.

Llodio cuenta con una estación de tren (Llodio) con servicio en las siguientes líneas de largo recorrido:

DIURNO Bilbao-Abando / Salamanca
DIURNO Bilbao-Abando / Vigo
TALGO Bilbao-Abando / Barcelona-Sants
TALGO Bilbao-Abando / Madrid-Chamartín
Así mismo cuenta con tres estaciones de Cercanías Renfe Bilbao: Llodio, Areta y Santa Cruz de Llodio.

Las empresas de autobuses que operan en Llodio son Autobuses La Unión y Bizkaibus.

Historia

Los orígenes históricos de Llodio no están muy claros. Los vestigios más antiguos de la localidad son el puente romano de Vitorica sobre el río Nervión, del que queda un arco. Este puente habría sido parte de la calzada que unía la Llanada Alavesa con el puerto romano de Flaviobriga (actual Castro-Urdiales). Este puente fue reconstruido en la Edad Media, y casi cambiado en su totalidad. Parte de su estructura fue dañada durante las terribles inundaciones de 1983.

Los restos arqueológicos que demuestran una presencia romana se ven reforzados por las teorías de los lingüistas que creen que el nombre del valle es una evolución del nombre latino Claudius o Claudianus, que habría evolucionado con el paso de los años dando lugar a los dos nombres de la población, el vasco, Laudio que es más parecido al original latino; y el romance que es una forma más evolucionada y menos reconocible del mismo. Aunque también se ha considerado el hecho de que el nombre puede provenir de Falvio o Flavius, ambos hechos sin confirmar.

Demografía 

Desde los años 40 y hasta la crisis industrial de los años 80, las grandes industrias del vidrio y el acero y, al amparo de éstas, otras muchas industrias y comercios, impulsaron el crecimiento económico y demográfico de Llodio. Tras la grave crisis de los 80, las nuevas zonas industriales han permitido el nacimiento de empresas productoras y de servicios.

Economía y sociedad

El actual alcalde de Llodio es Jon Karla Menoyo Llano, del partido EAJ-PNV. En la últimas elecciones autonómicas celebradas en abril de 2005 la lista más votada en el municipio fue la coalición PNV-EA con el 42,5% de los votos, seguida del PSE-PSOE con el 19,2%, el PP con el 16,2% y el PCTV con el 14,3%. En las elecciones municipales de 2007, el PNV (en solitario en esta ocasión) obtuvo 7 concejalías de las 17 totales. Le sigue EAE-ANV como segunda fuerza con 5 concejales, el PSE-PSOE con 3 y el PP con 2 concejales.

Fiestas y tradiciones

El Carnaval de Llodio tiene caracteres de carnaval urbano, aunque ha conservado alguna tradición del pasado rural de la localidad. Es el caso del personaje de la Bruja de Leziaga, que recuerda la leyenda de la mujer que habitaba en la cueva de Letziaga, se mesaba los cabellos con peines de oro y atraía con sus hermosas canciones a los pastores llodianos que se acercaban a la cueva. Las comparsas pasean un muñeco que representa a la bruja y la condenan a morir en el fuego en el acto final del Carnaval. Hoy en día, se celebra un desfile de disfraces, los cuales posteriormente participan en un concurso, en el cual se galardona a los más originales. Para finalizar se suele amenizar la fiesta con una verbena.

Tras el carnaval, en la localidad se celebra San Blas. Se realiza una feria en la que se venden productos típicos de los caseríos (baserris) de los alrededores. Durante la mañana se bendicen unos cordones para posteriormente poner en el cuello, ya que se mantiene la creencia de que ayuda a prevenir enfermedades. También se sacrifica un cerdo y se hacen tanto chorizos como morcillas durante el día. Al anochecer y para poner punto final al día festivo, se subasta el cerdo.
El viernes anterior a Semana Santa, denominado Viernes de Dolores, se celebra desde 1890 una feria de ganado que reúne en Llodio a gente de los pueblos del entorno. En otra época la feria estuvo centrada en la compra-venta de ganado, pero en la actualidad es más bien una exposición o muestra de ganado y animales exóticos; acompañada por actos lúdicos, deportivos (pelota vasca y deporte rural vasco y religiosos. Se trata de un día festivo que recuerda el tiempo en el que Llodio era una población eminentemente rural.
El segundo día de Pascua de Pentecostés se celebra una romería a la ermita de Santa Lucía situada junto al monasterio de Santa María del Yermo, en un paraje cercano a Llodio y a 500 metros de altitud. Tras el día festivo en Santa Lucía, la fiesta se prolonga en Llodio por la noche. La tradición cuenta que tomando agua con la boca en la fuente de Santa Lucía y llevándola hasta la vecina ermita de San Antonio y Santa Apolonia, donde se arrojaba a un hueco en una piedra, se quitaba el dolor de muelas. Hoy en día, los jóvenes tienen por costumbre hacer una especie de guerra con el agua de la fuente.
Desde el 15 de agosto hasta finales de mes se celebran las Fiestas de San Roque, que tenían fama de ser las de más duración en todo el País Vasco. En la actualidad, y desde el año 2004, las fiestas se concentran en torno al fin de semana más cercano al día de San Roque y al último domingo del mes, día de la Cofradía. La devoción por este santo tiene su origen en las pestes que asolaron el valle a finales del siglo XVI. Así, en 1599 quedó constituida la Cofradía de San Roque, que aún hoy en día existe. El primer domingo de agosto los miembros de la Cofradía suben a la ermita y bajan en procesión la imagen del santo a la parroquia de San Pedro de Lamuza. El día 15 se inician las fiestas con el tradicional txupinazo, un cohete lanzado por el pregonero desde el balcón del Ayuntamiento y, a continuación, los jóvenes van de casa en casa pidiendo agua. El día 16 de agosto, día del patrono San Roque, es fiesta mayor y día de la becerrada. El día 17 es el día de San Roquezar (san Roque el viejo), que se celebra desde el siglo XVIII. El acto central de ese día suele ser una novillada. Se solía celebrar también el Día de los Ajos en el que se homenajeaba a las mujeres del pueblo y se bailaba el aurresku por las calles de Llodio. La tradición de hacer una cadeneta con una cuerda y bailar por las calles del pueblo se ha mantenido viva hasta la actualidad. La víspera del fin de las fiestas se celebra el Día de las Morcillas, en el que los cofrades elegían el vino de la comida con la que iban a cerrar las fiestas, mientras se repartían morcillas entre todos los presentes. El último domingo de agosto es el Día de la Cofradía, en el que los cofrades celebran una comida en los soportales de la Iglesia de San Pedro de Lamuza. Con esta comida popular y la subida del santo a su ermita se cierran las fiestas. En este último día, se quema al perro de San Roque. Se apagan las luces de las calles y los habitantes, portando velas, siguen al perro (de cartón-piedra) en una procesión por las calles hasta llegar a la plaza y prender al animal.

Foto Laudio 13

 

Personajes ilustres 

Cultura

Laura Espido Freire: Premio Planeta 1999 con su novela «Melocotones helados».

Política

Juan José Ibarretxe: Actual Presidente (Lehendakari) del Gobierno Vasco. Fue alcalde de Llodio.

Deportes 

Eduardo Iturralde González: Árbitro internacional de fútbol.
Jon Unzaga: Ex ciclista profesional.
César Solaun: Ex ciclista profesional.
Silvia Manrique Pérez: Jugadora de hockey hierba y medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.
José Ramón Alexanko: Futbolista del F.C. Barcelona (1980-1993).

Militares y conquistadores

Domingo de Basavilbaso (1707-1775): Promotor y primer administrador del servicio de correos de Buenos Aires (Argentina).
Tomás Zubiaur: Fue el veterinario de Pancho Villa. Natural de Llodio, decidió emigrar a Cuba en 1914 en busca de fortuna y terminó enrolado en el ejército que invadió territorio de Estados Unidos. Formó parte de la leyenda que acompañó a uno de los guerrilleros más conocidos del planeta.
Íñigo López de Mendoza: Señor de Llodio. Luchó y murió en la famosa Batalla de Las Navas de Tolosa (1212).

Ciudades Hermanadas

 

  • Somoto, Nicaragua
  • Bucraá, Sáhara Occidental

 

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.