Saludo del Alcalde: “Un fuerte saludo desde Malpartida de Cáceres. Les invito a visitar este maravilloso pueblo, que tiene mucho que ofrecer y enseñar; su historia, cultura, monumentos, lugares de interés, fiestas, su rica gastronomía, y sobre todo, sus gentes y su hospitalidad.”.

ALFREDO AGUILERA

Saludo del Alcalde:

“Un fuerte saludo desde Malpartida de Cáceres. Les invito a visitar este maravilloso pueblo, que tiene mucho que ofrecer y enseñar; su historia, cultura, monumentos, lugares de interés, fiestas, su rica gastronomía, y sobre todo, sus gentes y su hospitalidad.”.

RECOMENDAMOS

– Hotel Los Barruecos

– Restaurante El Perol

Localización

Malpartida de Cáceres es un municipio español de la provincia de Cáceres, Extremadura. Perteneciente a la Comarca de Tajo-Salor, el pueblo está ubicado en la penillanura cacereña entre las elevaciones de Cáceres y la sierra de San Pedro. Se sitúa a 11 kilómetros al oeste de Cáceres, en la N-521, carretera de Valencia de Alcántara dirección Portugal, en plena penillanura cacereña entre las elevaciones de Cáceres y la Sierra de San Pedro.
 

Historia

El origen como aldea de Malpartida es posible que se remonte a finales del siglo XIII, a partir del “repartimiento” de las tierras de Cáceres tras la Reconquista. En estos primeros tiempos se comenzará a definir la población tal y como hoy se conoce; partiendo de la antigua Plaza Pública de San Antón, el Barrio Çorruno y la Calle Real Pública (hoy Calle Almírez), para extenderse en el siglo XVI hacia la nueva iglesia de Nuestra Señora Santa María y al Cordel, dirigiendo la salida de la población hacia la ciudad de Cáceres a través de la Calle Solanas (hoy Calle del Sol). De esta manera se conforma un trazado urbano formado por calles amplias y rectas con forma triangular cuya estructura no se romperá hasta la segunda mitad del siglo XX con la construcción de las nuevas urbanizaciones que rodean el casco antiguo y que se presentan como núcleos inconexos y desarraigados de la evolución histórica anterior.

A finales del siglo XVIII Malpartida no es más que una pequeña aldea dependiente de Cáceres, pero el siglo XIX constituirá un período de profundos cambios para la población, si bien comienza con los desastres de la Guerra de la Independencia, la cual sufrió de tal modo la aldea que estuvo a punto de desaparecer. Una vez superado el conflicto, el pueblo se recuperó gracias a una serie de acontecimientos como la independencia de la jurisdicción de Cáceres en 1833, alcanzando Malpartida la categoría de “Villa”; el florecimiento de la industria del Lavadero de Lanas de Los Barruecos que empleará a más de 100 operarios a mediados de siglo; o la inauguración de la línea de ferrocarril Madrid-Cáceres-Portugal por la que se construirá la Estación Central de Arroyo-Malpartida, con depósito de máquinas, que introducirá una nueva profesión entre los malpartideños, la de ferroviario.

Las graves convulsiones políticas del primer tercio del siglo XX apenas afectaron a Malpartida. Tampoco la Guerra Civil tuvo excesivas repercusiones directas, salvo la marcha de jóvenes al frente y la represión sufrida que, más que víctimas que sí que las hubo, causó una reacción de “miedo” que resultó traumática para la población. Sí tuvo sin embargo consecuencias trágicas la posguerra sobre todo el año 1941 (Año del Hambre), época en la que el dramatismo de la vida diaria no había conocido precedentes en aquellos tiempos. Poco a poco las condiciones se fueron suavizando y la salida de esta situación se resolvió con la emigración de los años 50 y 60 hacia las zonas favorecidas por los Planes de Desarrollo del franquismo. Debido a ello, y al igual que sucedió en todos los pueblos de Extremadura, la población se redujo drásticamente de 6.206 habitantes que había en 1955 a 3.390 en 1981. Muchas fueron las familias jóvenes que se marcharon a vivir a la Cornisa Cantábrica, Cataluña o Madrid, dejando un pueblo envejecido que añoraba la vitalidad en sus campos y sus calles.

En las últimas décadas la población se ha ido recuperando debido a la mejora de las condiciones económicas en la zona y al crecimiento de Cáceres, que ha dado la oportunidad a las gentes de ganarse el sustento sin tener que abandonar su tierra, incluso algunos de los que tuvieron que marchar en aquellos años han vuelto a la población reanudando sus relaciones económicas y familiares. En los últimos 20 años, Malpartida ha recuperado a unos mil habitantes, lo cual da a entender la juventud y prosperidad de que en estos momentos goza el municipio.

A visitar…

Casas construidas por algunos nobles de Cáceres que poseían tierras en los alrededores. Las más antiguas podrían ser las Casas fuerte de los Pereiro (situada en la Huerta del Pocillo) y la de los Ovando (conocida como Palacio caído del cementerio), que aún se distinguen entre sus ruinas alguna torre, murallas, troneras y saeteras. De proporciones más urbanas es la Casa de los Riveras y Espaderos de la que tan sólo permanecen tres arcos restos de un pórtico o patio renacentista. El Palacio Topete (construido por Pedro Topete del Barco, hoy propiedad de la familia Vostell), el Palacio de la Calle Parras, la Casa de los Mayoralgo (en la calle Santa María) y la Casona de la Inquisición, se construyen ya en el siglo XVIII y, salvo en sus proporciones y algún detalle constructivo más noble, se edificaron con los materiales y técnicas propias del lugar, integrándose perfectamente en le trazado urbano.
Arquitectura religiosa, protagonizada por la Iglesia Parroquial y cinco ermitas: la de los Santos Mártires, posiblemente la más antigua, San Antonio, que según la tradición oral pudo haber servido como primitiva parroquia, ermita de Santa Ana, ermita de la Soledad, de carácter popular y la de San Isidro, de factura reciente es donde reside la imagen del patrón de la población.
– El edificio más emblemático de la población es el Lavadero de Lanas de Los Barruecos. En realidad se trata de un complejo arquitectónico comenzado a construir a finales del siglo XVIII y completado en el XIX, conforme las necesidades de la floreciente industria de la lana obligaban a una mayor infraestructura.
Espacio natural de Los Barruecos
Museo de Arte Contemporáneo Vostell-Malpartida. Actualmente se conforma como uno de los más importantes museos europeos de vanguardia. Pueden estudiarse en sus fondos la Colección Wolf y Mercedes Vostell, la Colección Fluxus Gino di Maggio, Colección de artistas españoles, portugueses y polacos y la Sección sobre la Trashumancia y la Historia del Lavadero, como homenaje a los valores del edificio.
Museo Juan José Narbón.
Casa-Museo de Bernabé Morán, una casa de mediados de siglo perteneciente a la pequeña burguesía local, donde podemos admirar las bóvedas decoradas con frescos, y que actualmente alberga los fondos del Archivo-Biblioteca Índice, un archivo documental de primer orden.

  

  

Festividades

Carnavales. Febrero-Marzo. Máscaras y disfraces llenan de colorido el pueblo en Esta celebración destaca el Martes de Carnaval con la singular Pedida de la Patatera. Consiste en un recorrido por las calles, amenizado por charangas, para pedir patatera, pan y vino por las casas de la población. Entre cantos y trajes populares, la fiesta termina en la plaza para degustar las viandas, alargándose durante toda la tarde hasta la noche, al día siguiente se despiden los carnavales con el entierro de la sardina.
Semana Santa. Marzo-Abril. Son de gran espectacularidad los desfiles procesionales organizados por las diferentes cofradías, destacando la procesión del Jueves Santo, con la talla de Jesús Nazareno del s. XVIII, de gran valor artístico, la de la Madrugada del Viernes y la del Encuentro el Domingo de Resurrección, acompañada por el ruido ensordecedor de las escopetas de los cazadores de la localidad. En todos los actos está presente la Hermandad de Alabarderos y Guardadores del Señor, de gran arraigo y singularidad, que representan en los Oficios del Viernes Santo la Ceremonia de la Desenclavación de Cristo en la que, siguiendo un rito antiguo, se desprende de la cruz una imagen de Cristo articulada y se la deposita en el sarcófago.
Cruces de Mayo. El día 3 de mayo se celebra esta tradicional fiesta, con el engalanamiento y exposición en calles y zaguanes de pequeños altares con cruces adornadas con flores, bordados y objetos antiguos.
San Isidro. 15 de mayo. Las fiestas patronales en honor a San Isidro Labrador son las más relevantes de la localidad. El pueblo celebra una popular Romería campera en las inmediaciones de la Ermita de San Isidro
•Fiesta de Agosto. 15 de agosto. Referente en el calendario festivo malpartideño. Durante una semana se realizan numerosas actividades como exposiciones, teatro, folclore, competiciones deportivas, concurso de pesca, además de gymkhanas , vaquillas, verbenas …
Semana de la Cigüeña. Primavera. La Semana de la Cigüeña se celebra en Malpartida desde 1990 como fórmula de concienciación medioambiental. Diversas actividades tienen a la cigüeña blanca como protagonista: charlas-coloquios, conferencias, juegos y talleres infantiles , concursos de pintura, fabricación e instalación de nidos artificiales, etc. Destaca el Certamen Fotográfico de la Cigüeña, conocido internacionalmente, que cada año convoca a fotógrafos de todo el mundo y goza en la actualidad de un reconocido prestigio, y la entrega de la Cigüeña de Plata, premio que recibe la persona o institución que destaque por la defensa y protección de la Naturaleza y las cigüeñas.

Página web: www.malpartidadecaceres.es

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.