Hervás, Villa de la provincia de Cáceres, Extremadura, España.

Hervás está situada en la falda de la Sierra de Béjar, en el Valle del Ambroz, al norte de la provincia de Cáceres. Cuenta con una población de 4.891 habitantes (INE 2005). Se encuentra a 123 km de Cáceres y 90 de Salamanca. Es la cabeza administrativa de la comarca del Valle del Ambroz. Disfruta de clima continental suave, con veranos cálidos e inviernos fríos.

Desde su fundación la villa perteneció al Señorío de Béjar, en el reino de Castilla, pasando a la jurisdicción de la provincia de Cáceres con motivo de la reforma administrativa del 30 de noviembre de 1833.

Historia

Su emplazamiento paisajístico es privilegiado y el atractivo del conjunto urbano es muy notable, tanto por sus edificios histórico-artísticos, como por textura y trazado urbano popular y tradicional.

Se atribuye el origen de este núcleo al establecimiento de unas tribus en torno a tres ríos: Ambroz, Santihervas y Gallego, fundándose con el patronazgo de San Gervasio y San Protasio, que darían nombre al pueblo. Si bien hay quien atribuye éste a la raíz latina de «hierba». Tuvo castillo de la Orden del Temple en tiempos de la Reconquista y era una aldea de Béjar. Ambos, Béjar y Hervás, pasaron a depender del Señorío de Los Zúñiga, Dúques de Béjar, hasta que en 1816, por concesión del Rey Fernando VII, fue declarada Villa Libre y cabeza de una jurisdicción que antes estuvo sujeta a Granadilla, «por tener todas las proporciones para ser uno de los pueblos más felices del reino», según consta en el Real Privilegio de Exención y Villazgo. Hervás es un pueblo rico en producción maderera y frutícola, siendo actualmente un lugar de gran aceptación para el turismo veraniego.

Destacan en su conjunto dos edificios singulares: la iglesia parroquial de Santa María y la de San Juan Bautista’, hoy parroquia, antes iglesia del convento de Trinitarios.

La Judería o Barrio Judío

A partir del siglo XV, diversas familias de origen judío se instalan en Hervás. Fruto de su permanencia en esta población, se crea el hoy conocido como Barrio Judío, conjunto de edificaciones de la época, conservadas, en algunos casos, tal y como fueron originalmente, las cuales se pueden encontrar en la zona baja de la Villa, las más cercana al Río Ambroz. Es esta zona la que más fama ha otorgado a esta población.

Declarada conjunto histórico-artístico, pasear por sus calles es sumergirse en una época pasada aunque viva y real. Su estrechas callejuelas, con fuertes cuestas y algún pasadizo dan lugar a grandes e irregulares manzanas, formadas por casas de adobe y madera revocadas de teja. Así todos los rincones resultan únicos y el conjunto, irrepetible. Estamos ante una de las juderías mejor conservadas de España. Esta incluida en la red de Juderías de España.

Monumentos

El Convento de los Trinitarios

La iglesia de San Juan Bautista, al sureste de la Villa, pertenece al antiguo convento de los Padres Trinitarios que fundaron Don Juan López Hontineros y Doña María López Burgalés, en 1664. La fachada se trata realmente de una réplica muy fiel de la portada de la iglesia de San Nicolás en Valladolid, antigua de los Padres Trinitarios Descalzos, que estaba concluida en 1640. Hay que señalar especialmente los retablos, mayor y laterales, del crucero. Son barrocos del siglo XVIII, de excelente dorado y calidad general.

La Iglesia de Santa María

La iglesia de Santa María, o Santa María de la Asunción de Aguas Vivas, está situada en el punto más alto de la Villa, que ocupara por privilegio estratégico el antiguo castillo o fortaleza antes citado, como lo demuestran restos de muralla que en parte rodean la iglesia y la zona más antigua de la torre. Sobresale por su interés artístico la portada principal, al sur, de cantería y de traza clasicista de la primera década del siglo XVII, con muchos elementos manieristas.

Palacio de los Dávila

Otro edificio interesante es el palacio de los Dávila de estilo barroco dieciochesco, que en la actualidad alberga el museo del escultor Enrique Pérez Comendador. En sus salas el visitante encontrará buena parte de la producción escultórica de Enrique Pérez Comendador (Hervás, 1900-Madrid, 1981) y la pintura de su mujer, la pintora francesa Magdalena Leroux. El edificio debe su nombre a la familia a quien perteneció hasta su transformación en museo ya que fué residencia de Doña María Dávila García-Cañas hasta 1959.

Ayuntamiento

El Ayuntamiento ocupa la antigua Enfermería del Monasterio Franciscano de la Bien Parada; es una construcción del siglo XVII avanzado o del XVIII. La portada exterior y las interiores del zaguán son adinteladas, de cantería, con distintas soluciones ornamentales. Es interesante el patio interior, cuadrado, de pequeñas dimensiones pero muy armonioso, con ocho columnas ventrudas toscanas, de piedra, sobre altos plintos prismáticos.

Industria

La principal industria de Hervás desde el siglo XVIII hasta el XIX fue la textil, llegando a contar con hasta cinco empresas textiles a principios del siglo XX. Posteriormente, la industria de la madera, basada en el castaño, fue la que le dio a esta población notoriedad a nivel supraregional. Esta industria, junto con la artesanía sigue, hoy en día, pujante y llena de fuerza. Actualmente, el turismo, con todos los servicios que acompañan a esta actividad es el principal motor económico de Hervás.

Fiestas

La primera fiesta del año en Hervás es el día de San Antón, el 17 de enero. Hace tiempo en este día la gente, después de ir a la misa de San Antón, o más bien a sus alrededores, se iba a comer al campo el tradicional bollo de San Antón, compuesto por un pan redondo que contiene una exquisita tortilla de chorizo.

Después, carnavales aparte, como en toda España llega la Semana Santa, que, gracias a Dios, ha pasado de ser la fiesta lúgubre que fue, a ser una excusa más para que el pueblo se llene de gente para ver las procesiones y el resto de «iglesias» que en el pueblo permanecen abiertas por las noches.

A principios de verano, y desde hace ya varios años, se realiza una fiesta cuanto menos curiosa. Se trata de disfrazar a medio pueblo de judíos, para llenar de vida y de color las callejuelas del Barrio Judío por un par de días. Además durante esos días, un grupo de actores aficionados hervasenses representa la obra de teatro, Los Conversos, de Solly Wolodarsky que trata sobre el drama que supuso la expulsión de los judíos de nuestras tierras (Obra, que hace bien poco, ha recibido un premio a nivel europeo). Y desde hace cinco años una nueva versión La Conversa que se realiza a la rivera del Río Ambroz.

Y ya en pleno verano tenemos las dos fiestas tradicionales del pueblo. Las primeras, tienen lugar en Agosto, durante los días 14, 15, 16 y 17, y son las ferias, puesto que en estos días, aunque en realidad antiguamente se desarrollaban a primeros de Septiembre, tenia lugar en la población una antigua y prestigiada feria de ganado, que despareció con el desarrollo de las comunicaciones.

Las fiestas de Septiembre, los días 13,14,15 y 16, son otra cosa. Son las fiestas más queridas por los Hervasenses y son en honor del Santísimo Cristo de la Salud, patrón del pueblo. La ermita se encuentra a las afueras del pueblo, junto a la plaza de toros, en medio del castañar, y allí tendrás que ir todos los días por la mañana a tomarte unos vinitos con peces y bacalao después de la misa, en los chozos de escoba que hay por los alrededores, antes de continuar de vinos por el pueblo.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.