Cartagena es un municipio español situado junto al mar Mediterráneo en la Región de Murcia, España. Cuenta con 215.186 habitantes (INE 2008), con lo que es la vigesimocuarta ciudad española en población (la sexta entre las que no son capitales de provincia) repartidos en un término municipal de 558,3 km².

La economía de Cartagena se basa especialmente en la minería (hierro, cobre, cinc y azufre), la construcción y reparación naval, la fundición de plomo y plata, el sector químico (sulfuro, abonos fosfatados y explosivos), refinado de petróleo y la exportación de aceite de oliva, frutas, cítricos, hortalizas, esparto, vino y productos metálicos. Así mismo, es la principal base naval del país, y un emergente destino turístico gracias a su denso patrimonio artístico, legado de más de 2.500 años de historia.

Cartagena es famosa por sus fiestas mayores de Carthagineses y Romanos, las procesiones de Semana Santa, el Submarino Peral expuesto en el puerto, el recién restaurado Teatro Romano (el más grande de la península tras el de Mérida) y numerosos edificios modernistas.

Como capital legislativa de la Comunidad Autónoma, Cartagena es sede de la Asamblea Regional.

Geografía

La ciudad de Cartagena se encuentra situada en España, más concretamente al sureste de la Península Ibérica en las coordenadas 37º36′ N, 0º59′ W. Su término municipal comprende una extensión de 558,3 km².

Cartagena constituye un gran plano inclinado con dirección NO-SE limitado al norte y noroeste por sierras pre-litorales (Carrascoy, El Puerto, Los Villares, Columbares y Escalona), y al sur y suroeste por sierras litorales (El Algarrobo, La Muela, Pelayo, Gorda, La Fausilla y Minera, con sus últimas estribaciones en Cabo de Palos).

Los materiales dominantes en la composición del terreno son sedimentarios, como la caliza, y metamórficos, como la pizarra, mármol, etc.

El Casco Histórico de la ciudad se encuentra delimitado por cinco pequeñas colinas (Molinete, Monte Sacro, Monte de San José, Despeñaperros y Monte de la Concepción) que en origen formaban parte de una península delimitada por un antiguo mar interior, conocido como Estero, y la actual bahía en la que la ciudad se abre al mar Mediterráneo, un espacio resguardado entre las estribaciones montañosas de San Julián y Galeras, montes entre los que se sitúa la entrada al puerto de la ciudad. El antiguo mar interior se desecó y sobre el mismo se construyó, ya a comienzos del siglo XX, el Ensanche de la ciudad. Su ubicación entre cinco colinas motivó, ya en los textos antiguos su comparación con Roma.

El espacio urbano está delimitado o atravesado por varias ramblas, alguna de las cuales, como la Rambla de Benipila se introducen, durante buena parte de su trazado, en la trama urbana.

Clima 

Hay una predominancia de los ombroclimas cálido y semiárido, con una gran extensión del piso termomediterráneo, una variada geología y una diversificada geomorfología. El clima de la zona se define como subtropical mediterráneo árido o subárido, de abrigo topográfico o subtropical estepario. La posición marítima suaviza las temperaturas, si bien las precipitaciones difícilmente superan los 300 mm anuales, encontrándonos ante una de las zonas más áridas del país.

La temperatura media anual ronda los 20 °C. El mes más frío es enero con una media de 12 °C. En agosto, el mes más caluroso, la temperatura media es de 28°C.

El viento constituye uno de los factores climáticos más importantes de la comarca. Son los flujos del tercer y primer cuadrante los que predominan a lo largo del año, debido al efecto de barrera que suponen las sierras litorales de las cordilleras Béticas, que favorecen un cambio de rumbo a suroeste, y a la canalización de los flujos en el portillo tectónico que constituye Cartagena y el Mar Menor.

Historia

Aunque existe constancia de asentamientos prehistóricos en la comarca de Cartagena, como los aparecidos en el yacimiento de Las Amoladeras, las referencias más antiguas al asentamiento urbano de Cartagena corresponden a la ciudad de Mastia, un poblamiento ibero o tartésico del cual se tienen noticias desde el siglo IV a. C.

En el año 227 a. C., el general cartaginés Asdrúbal el Bello funda sobre el emplazamiento de Mastia la ciudad de Qart Hadasht (Ciudad Nueva), asegurándose así el control de los ricos yacimientos minerales del Sureste.

Qart Hadasht se convertiría la principal base del reino cartaginés fundado por Aníbal en España, y de esta ciudad partió con sus elefantes en la célebre expedición a Italia, que le llevaría a cruzar los Alpes, al comenzar la Segunda Guerra Púnica en el año 218 a. C.

El general romano Escipión tomó Cartagena en el año 209 a. C., siendo posesión romana desde entonces con el nombre de Carthago Nova, y una de las ciudades romanas más importantes de Hispania. En el 44 a. C., Carthago Nova fue la tercera ciudad en Hispania, tras Tarraco y Corduba, en ser elevada a rango de Colonia romana con el nombre de Colonia Vrbs Iulia Nova Carthago (C.V.I.N.C) constituida por ciudadanos de derecho romano. En este proceso de romanización, el emperador Augusto la reurbanizó dotándola de un gran foro y un monumental teatro romano. Durante el gobierno de Tiberio, se creó el conventus iuridicus carthaginense con capital en la ciudad, dentro de la provincia tarraconense.

En el año 298, el emperador Diocleciano dividió la tarraconense en tres provincias, constituyendo la provincia romana Carthaginensis y estableciendo la capital en la ciudad de Cartagena.

Hacia el 425, la ciudad fue saqueada por los vándalos antes de pasar éstos a África.

Cartagena en la Alta Edad Media 

Tras la caída del Imperio Romano de Occidente y el establecimiento de los reinos germanos en España, hacia el 550, Cartagena fue conquistada por el emperador bizantino Justiniano I y pasó a convertirse en la capital de la Provincia de Spania del Imperio Bizantino bajo el nombre de Carthago Spartaria.

Hacia el 622, los visigodos, dirigidos por el rey Suintila, tomaron y, según cuenta San Isidoro destruyeron y asolaron por completo la ciudad, causando una profunda decadencia. Sin embargo, este comentario quizás pecó de exagerado, ya que en 675, Munulo, obispo de Cartagena, aparece firmando una de las actas de los concilios de Toledo, lo que demuestra que en ese momento había un obispo con su sede en la ciudad.

Durante la dominación árabe, Cartagena experimentó una cierta recuperación y contó con una mezquita y una alcazaba fortificada sobre el actual cerro de la Concepción.

Cartagena en la Baja Edad Media

En 1245 el príncipe castellano Alfonso, poco después rey como Alfonso X el Sabio, reconquista la ciudad. Se restaura el obispado de Cartagena y se crea la Orden de Santa María de España, que establece su sede principal en Cartagena. El traslado, unos pocos años después de la Reconquista de la sede episcopal a Murcia supondría un notable freno para el desarrollo urbano, económico y poblacional de la ciudad.

En 1296 pasaría a formar parte de la Corona de Aragón, legitimada la posesión por la Sentencia Arbitral de Torrellas, pero el Tratado de Elche de 1305 la devolvería a la Corona de Castilla.

Cartagena se conforma como un puerto comercial y base naval. Con todo, las iniciativas de reyes como Pedro I de Castilla no terminan de desarrollar arquitectónicamente el crecimiento urbano de una ciudad que aún contaba con pocos habitantes.

En 1464 el rey Enrique IV concede a don Pedro Fajardo el señorío de la ciudad de Cartagena con su castillo y los derechos de jurisdicción y cobro de tributos. Esta situación se mantiene hasta los Reyes Católicos. En 1503, la reina Isabel ordena la restitución de la ciudad de Cartagena con todos sus derechos a la corona.

Siglos XVI y XVII

A partir de los reinados de Carlos I y Felipe II se potenciará notablemente el papel militar y defensivo de Cartagena. Como base de las galeras reales y como enclave militar se refuerzan las murallas y se construyen algunas fortificaciones, como el Fuerte de Navidad.

Sin embargo, el crecimiento demográfico se vio bruscamente alterado en varias ocasiones debido a sufrir durante estos siglos varias epidemias de peste bubónica que asolaron virulentamente la ciudad, siendo especialmente grave la de 1648, en la que murieron alrededor de 14.000 personas en tres meses.

El puerto de Cartagena se convirtió en principal base militar de la política mediterránea de los reyes de España con respecto a sus posesiones en Italia y de contención del poderío turco y berberisco.

Durante estos siglos la principal modificación urbana la constituye la fundación de diversos conventos, en los que órdenes como los dominicos, los agustinos o los franciscanos se establecerían en la ciudad, toda vez que las reiteradas peticiones del Concejo a la Diócesis para contar con más parroquias eran sistemáticamente rechazadas. Los conventos configuran un paisaje urbano distinto y las órdenes que los regentan canalizan la vida cultural, religiosa e incluso sanitaria de Cartagena durante la totalidad del siglo XVII.

Siglo XVIII 

Aunque durante la Guerra de Sucesión la ciudad se decanta por la causa de los Austrias, Cartagena experimentó una gran recuperación con el establecimiento de la dinastía de los Borbones.

En este período, Cartagena se convierte en la capital del Departamento Marítimo del Mediterráneo, se amplia notablemente el espacio urbano con la construcción de una nueva muralla que multiplica la superficie comprendida en su interior y se construyen numerosas obras de carácter militar, fundamentalmente el Arsenal y los diversos castillos que la rodean, así como el Hospital de Marina, actual sede de la Universidad Politécnica de Cartagena.

Siglos XIX y XX 

El proceso de Desamortización provoca el cierre de la totalidad de los conventos existentes en Cartagena, y con ello varias modificaciones en la trama urbana, con la apertura de jardines y plazas.

Con todo, el acontecimiento más importante del siglo XIX es la revolución cantonal que tuvo lugar entre julio de 1873, y enero de 1874. Durante este período la ciudad se levantó contra el gobierno central en defensa de las tesis federalistas.

La pérdida de las últimas colonias tras el Desastre de 1898 tuvo su una notable incidencia en Cartagena, tanto por la necesidad de reconstruir una perdida flota marítima como por el resurgimiento de la minería que se dio a comienzos del siglo XX en toda la comarca y que tendría la más directa de sus consecuencias en la construcción de numerosas edificaciones modernistas.

También la vida cultural de Cartagena vivió un notable desarrollo a comienzos del XX hasta el estallido de la Guerra Civil Española de 1936-1939. En esos años Cartagena fue la única base naval que quedó bajo control de la República, y la última ciudad en ser ocupada por el ejército sublevado, el 31 de marzo de 1939.

La segunda mitad del siglo XX estuvo marcada por el desarrollo de la industria energética y de fertilizantes, así como la construcción naval. Una industria en manos del Estado cuya reconversión, en las últimas décadas del siglo, sumió la ciudad en una profunda crisis, hoy superada.

Actualmente Cartagena forma parte de la comunidad autónoma de la Región de Murcia, y es sede de la Asamblea Regional.

Economía

Algunos de los factores económicos de desarrollo de la economía cartagenera parten de usos seculares. Es el caso de la agricultura, que se desarrolla en la comarca del llamado Campo de Cartagena, que comprende las diputaciones situadas al norte del término municipal y los municipios limítrofes. Igualmente de la pesca, que si hoy no tiene la pujanza de otros tiempos, sigue estando presente en barrios como el de Santa Lucía.

También tiene una amplia tradición la construcción naval, ligada a la ciudad desde la creación del Arsenal de Cartagena en el siglo XVIII. Actualmente la empresa Navantia, cuyo cometido es la construcción de buques militares perpetúa en Cartagena esta actividad económica.

La presencia militar también dispone de una destacada influencia en la vida económica de Cartagena, si bien sin alcanzar las cotas de otros tiempos. En la actualidad es sede, entre otros regimientos o funciones militares, del Almirantazgo de Acción Marítima, la Base de Submarinos de la Armada Española, de los buques de cazaminas y dragaminas, del Tercio de Levante de Infantería de Marina o del Regimiento de Artillería Antiaérea nº73.

Pero si hay un sector predominante en la industria cartagenera es el de las empresas energéticas. El Valle de Escombreras alberga varias empresas de producción y transformación de energía, como Repsol o Enagás.

Dentro del ámbito de la industria es también destacable, por su volumen, el complejo de fabricación de plásticos de la empresa SABIC.

En los últimos años ha alcanzado también un notable desarrollo el sector terciario, fundamentalmente ligado al turismo. Junto a las empresas de hostelería tanto de la ciudad como de las playas de Cartagena, se creó un organismo: Puerto de Culturas dedicado a la promoción de este sector, que cuenta con una creciente presencia en la vida económica de Cartagena.

Turismo, cultura y sociedad 

Monumentos y lugares de interés 

Gracias a su posición estratégica en el Mediterráneo levantino, Cartagena ha sido habitada desde tiempos muy remotos por diversas civilizaciones que han dejado marca en su rico patrimonio cultural, durante una gloriosa y accidentada historia.

La iniciativa Cartagena, Puerto de Culturas fue creada para permitir a los visitantes disfrutar de una amplia gama de actividades y visitas, descubriendo la riqueza cultural de la ciudad y su interesante historia. Es sólo uno de los muchos proyectos de dinamización del turismo cultural en la ciudad, fomentando su potencial como destino turístico de primer orden.

Ruta Arqueológica 

  • El Teatro Romano flamante nuevo símbolo de la Ciudad. Su construcción se inició a finales del siglo I a.C. El Museo del Teatro Romano, obra del arquitecto Rafael Moneo fue inaugurado en 2008. Sobre el teatro se yerguen las ruinas de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, conocida como «Santa María la Vieja», destruida durante la Guerra Civil Española. Data de finales del siglo XIII. En su cripta puede contemplarse un decorado suelo de una antigua casa romana del siglo I a.C.
  • Augusteum. Sede del colegio de sacerdotes del emperador Augusto en la ciudad.
  • Muralla Púnica (construida en 227 a.C., con la fundación de la ciudad), uno de los escasos restos del pasado cartaginés de la ciudad.
  • Casa de la Fortuna. Vivienda romana que conserva mosaicos y pintura mural.
  • Muralla Bizantina. Conservada en un sótano cerca del teatro, e interpretada erróneamente como una muralla del s.VI, ha sido identificada recientemente como parte del cierre del pórtico del teatro romano.
  • El Decumano. Via comercial principal de la ciudad romana.
  • El Castillo de la Concepción (Centro de Interpretación de la Historia de Cartagena) fue construido en el siglo XIII. Alrededor de éste se extiende el Parque Torres, creado a comienzos del siglo XX tras el derribo de las viviendas que se situaban en el cerro de la Concepción.

A principios de 2009, otros restos romanos como las termas romanas o el Anfiteatro romano se encuentran en proceso de excavación arqueológica.

En las afueras de la ciudad son visitables la Torre Ciega, un monumento sepulcral romano, la Villa romana del Paturro en Portmán, y las Canteras romanas de Cartagena.

Al margen del Museo del Teatro Romano, Cartagena cuenta con otra importante colección de piezas en el Museo Arqueológico Municipal y el Museo Nacional de Arqueología Subacuática: ARQUA.

Ruta Barroca y Neoclásica 

  • El Campus Muralla del Mar, antiguo Hospital de Marina fue uno de los primeros trabajos llevados a cabo tras la transformación de la ciudad en la principal base naval español en el Mediterráneo, es hoy sede de la Universidad Politécnica de Cartagena. En las cercanías yace el Pabellón de Autopsias donde solían impartirse las clases de anatomía. Su rehabilitación turística se orienta a la interpretación de los edificios históricos de las inmediaciones.

Estos edificios denotan la gran importancia militar que en su día tuvo y tiene (aunque en menor medida), Cartagena. Otras construcciones barrocas o neoclásicas de origen militar incluye la Muralla de Carlos III, la Escuela de Guardiamarinas, Capitanía (1740 y posteriormente reformado), la Puerta del Arsenal y el Parque de Artillería, sede del Museo Militar. Existen así mismo, numerosas iglesias barrocas y neoclásicas que merecen una visita, incluyendo las del Carmen, Santo Domingo, y Santa María de Gracia. La Casa Molina, de apariencia austera, es sede de una sala municipal de exposiciones y el taller de restauración municipal.

  • La Iglesia de la Caridad, construida en el s.XIX, es una de las más importantes de la ciudad en tanto que es el templo dedicado a la Patrona de la ciudad, la Virgen de la Caridad. Su interior, de planta central, está dominado por una gran cúpula, y alberga una buena muestra de pinturas y esculturas del Barroco español e italiano, así como pinturas de Wssel de Guimbarda.

Ruta Modernista y Ecléctica 

Sorprende la gran cantidad de edificios modernistas de comienzos del siglo XX, cuando la burguesía se instaló en la ciudad debido al crecimiento de la industria minera local. Destacan muy especialmente los construidos por el gran arquitecto modernista Víctor Beltrí, entre los que se pueden señalar:

  • El Gran Hotel
  • El Palacio de Aguirre (sede del Museo Regional de Arte Moderno)
  • La Casa Maestre
  • La Casa Llagostera
  • El Palacio Consistorial (Ayuntamiento).
  • El Casino
  • La Casa Cervantes

Otras obras también sobresalientes del modernismo en Cartagena son la Estación de Ferrocarril contiene sobresalientes puertas de hierro y columnas en la fachada, y dentro puede contemplarse todavía la taquilla de billetes, marcos de las puertas, lámparas y techumbre originales, la Casa Clares, el Palacio Pedreño, la Casa Dorda o la Casa Zápata.

Ruta Contemporánea 

  • El Museo-Refugio de la Guerra Civil. Se trata de un centro de interpretación sobre la Guerra Civil Española.
  • El famoso Submarino Peral primer submarino autopropulsado.
  • El Monumento a los Héroes de Cavite y Santiago de Cuba (1923) se erigió en honor a los marinos españoles fallecidos en 1898 durante la guerras de Cuba y Filipinas.
  • El Ascensor-Panorámico
  • La Asamblea Regional de Murcia

Museos

La oferta museística de Cartagena es diversa, aunque entre ellos predominan los que reflejan diversos aspectos de la historia de la ciudad. Los principales museos de Cartagena son:

  • Museo del Teatro Romano. Inaugurado en julio de 2008, permite acceder a la visita del yacimiento del Teatro Romano a través de una construcción, obra de Rafael Moneo, en la que se muestran diversos detalles del teatro, su excavación y recuperación.
  • Museo Arqueológico Municipal «Enrique Escudero de Castro». Está ubicado en el ensanche de la ciudad y se levanta sobre una necrópolis tardorromana.
  • Museo Nacional de Arqueología Subacuática. Situado en el muelle de Alfonso XII se produjo la inauguración de la nueva sede en noviembre de 2008. Dedicado a la conservación e investigación del patrimonio subacuático español.
    MURAM Museo Regional de Arte Moderno, pendiente de inauguración en 2009.
  • Museo Naval.El Museo naval de Cartagena dedica sus instalaciones a conservar y mostrar los eventos más destacables de la Armada Española en el Mar Mediterráneo.
  • Museo Militar. Comparte con el Archivo Municipal el espacio del antiguo Parque de Artillería.
  • Museo Carmen Conde – Antonio Oliver. Situado en el Centro Cultural de la ciudad, en su interior, además de la obra de este matrimonio de escritores, se encuentran numerosos objetos de su colección particular.
  • Museo etnográfico del Campo de Cartagena. Se encuentra en la diputación cartagenera de Los Puertos de Santa Bárbara.

Fiestas y festivales

  • Semana Santa en Cartagena. Declarada de Interés Turístico Internacional. La más antigua de las celebraciones cartageneras y la que concentra un mayor número de visitantes tiene lugar cada Semana Santa durante los diez días comprendidos entre el Viernes de Dolores y el Domingo de Resurrección. Cuatro cofradías ponen en la calle sus procesiones, caracterizadas por el orden de sus participantes, la luz, el colorido y la espectacularidad de los tronos cartageneros.
  • Carthagineses y Romanos. Fiestas que conmemoran la conquista de la antigua ciudad cartaginesa de Qart Hadasht por los romanos. Durante diez días se entra de lleno en la historia de la antigua Cartagena. Se celebran durante la segunda quincena de septiembre y están declaradas como Fiestas de Interés Turístico Nacional.
  • Carnaval de Cartagena. Declarado de Interés Turístico Regional. Se celebra, como es tradicional en los carnavales de la geografía española en febrero, el fin de semana anterior al Miércoles de Ceniza.
  • La Mar de Músicas. Festival de músicas del mundo que viene celebrándose desde 1995 cada mes de julio.
  • Festival Internacional de Jazz. Tiene lugar durante el mes de noviembre.
  • Festival de Cine de Cartagena. Durante el mes de noviembre. Anteriormente conocido como Festival de Cine Naval y del Mar.

Gastronomía 

Los platos más conocidos de Cartagena son, sin duda, el caldero, un arroz elaborado por los pescadores preparado con pescado de roca, y los michirones, un guiso hecho con habas secas. Ambos pueden encontrarse en cualquier lugar de la comarca.

Otros platos típicos son el arroz y conejo, el conejo al ajo cabañil, los salazones (pescado seco) y postres como el arrope (dulce elaborado con higos secos), el tocino de cielo y el pan de Calatrava’.

Entre las bebidas destaca el asiático, un café con licor 43, Coñac y leche condensada, la láguena (mezcla de anís y vino dulce a partes iguales) y el reparo (coñac y vino dulce a partes iguales).

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.