Benavente es una población situada en la provincia de Zamora, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, España. Está a una distancia de 65 km de Zamora, la capital provincial, además de 112 km de Valladolid, la capital de la comunidad.

Situado sobre una colina en el centro de una gran llanura, esta ciudad se inscribe en la confluencia de dos zonas geográficas diferentes tanto física como económicamente, como son la Tierra de Campos y la de los valles regados por los ríos Esla, Tera y Órbigo.

Economía

En Benavente se encuentra el centro de transportes CTB, con instalaciones logísticas, entre las que se encuentran empresas de mensajerías.
Posee también un amplio polígono industrial que concentra toda la industria de la comarca de Los Valles y de las comarcas vecinas.
La zona comercial se localiza en el centro de la ciudad: por las concurridas calles peatonales como son la Calle de los Herreros, Calle de la Rúa, Plaza de Santa María, Calle García Múñoz, Calle Sancti-Spíritus, Plaza de Juan Carlos I y Plaza de la Madera. Aunque hay una nueva zona pujante comercial en la ciudad situada a lo largo de toda la Avenida de El Ferial.

Historia

Posición estratégica

La ciudad de Benavente debe su importancia a su enclave en un lugar privilegiado, cruce de caminos desde la antigüedad hasta hoy día; y unión de los cauces de tres ríos. Está situada al norte de la capital zamorana, a 62 km. de distancia de esta y domina desde lo alto la confluencia de los ríos Órbigo y Esla y un poco más abajo se les une el Tera. Esto hace que Benavente esté rodeado de una extensa y rica vega. La posición estratégica donde se encuentra asentada la ciudad es envidiable, ya en tiempos muy remotos atrajo a diferentes pueblos que se asentaron por esta zona.

Astures hasta 1164

Se conoce que antes de los inicios de nuestra Era, la comarca tenía ya entidad definida porque estaba habitada por la tribu astur de los brigecienses, cuyo centro, Brigaecium («Dehesa de Morales» (Fuentes de Ropel)), aparece en diversas fuentes romanas, como Ptolomeo, el Itinerario Antonino y Ravennate. Floro (Flor. Epit. 2.33.55) destaca su papel decisivo en las Guerras Cántabro-astures, cuando, traicionando a los Astures, descubre las disposiciones de éstos contra Roma en el momento final de la contienda, en el año 19 a.e. La llegada de Roma y la división territorial augustea posterior a la conquista la sitúan en el Conventus Iuridicus Asturum (con capital en Asturica Augusta), núcleo del que sigue dependiendo en época visigoda. Desde el dominio de los Suevos se le conocía con el nombre de Ventosa, hasta que en el siglo XII la villa toma el nombre de Malgrat y aparece vinculada al proceso de repoblación del territorio emprendido por los monarcas leoneses. La repoblación de Malgrat fue llevada a cabo por Fernando II de León en 1164 concediendo un fuero que tres años más tarde fue renovado y ampliado. Este monarca reunió cortes en la fortaleza de la villa, repobló de gente el terreno e incluso llegó a morir aquí.

Desde 1164 hasta los Reyes Católicos

Tras la muerte de Fernando II de León, Alfonso IX y Alfonso X siguieron ayudando al crecimiento de Benavente por medio de privilegios y mercedes. Al morir Alfonso IX la villa será escenario de la unión definitiva de León y de Castilla en el llamado “Convenio de Benavente”, cayendo después en decadencia hasta que Sancho IV fomentó su engrandecimiento en 1285 atrayendo con franquicias a nuevos pobladores.

En 1352 Don Fradique, hermano del rey Pedro I de Castilla, recibe la villa en cambio de no atacar a Pedro. En 1387 Benavente sufrió el cerco por las tropas inglesas y portuguesas del duque de Lancaster que intentaron asediarla, saliendo vencidos los asediantes en tal intento. A continuación de estos hechos, Benavente se convierte en cabeza de un extenso dominio. Los dominios se fueron extendiendo de tal manera que no solo había poder sobre suelo benaventano, sino que había poder en el resto de León, en Castilla e incluso hasta en Galicia.

El 17 de mayo de 1398] Enrique III de Castilla fundó el Condado de Benavente. Recibe las riendas Juan Alonso Pimentel, de manos del rey Enrique III de Castilla. Juan Pimentel sería tronco de una gran dinastía nobiliaria a lo largo de la historia y hasta finales del siglo XIX: los Pimenteles. Más tarde, el 28 de enero Enrique IV de Castilla cambia el Condado a un Ducado, y Rodrigo Afonso Pimentel será el primer Duque de Benavente.

Reyes Católicos hasta el siglo XIX

Hasta la llegada de los Reyes Católicos se suceden conflictos entre los nobles y la realeza, que hacen que la ciudad sufra sitios en apoyo de uno u otro monarca. Durante este reinado de los Reyes Católicos los benaventanos formaron parte de la famosa batalla de Toro. En el reinado de Doña Juana y Felipe el Hermoso, Benavente fue la primera ciudad que visitaron, recibiendo en el palacio a los procuradores para nuevas Cortes.

Con la llegada de los Austrias, algunos miembros de la familia Pimentel llegarían a ser virreyes en ultramar y Nápoles. Iniciada la rebelión de las Comunidades de Castilla, Carlos I, ya nombrado emperador de Alemania con el nombre de Carlos V, celebró un consejo en el castillo-palacio de los condes. En 1554 la villa y su alcázar se engalanaron para recibir al entonces príncipe Felipe y al infante Don Carlos.

Hay que destacar en aquella época el papel evangelizador que llevó a cabo el fraile benaventano Fray Toribio de Benavente o de Motolinía entre la población indígena de México y Centroamérica. En el siglo XVII, Benavente, sufrió una fuerte crisis económica, bajas en la población por causa del hambre, epidemias; pero gracias al abrigo de la ilustración se paliaron las hambres y enfermedades que rondaban la ciudad mediante la creación de importantes obras públicas. Se crea así la Sociedad Económica de Benavente, semejante a las tituladas de “Amigos del País” que se crearon en España en aquella época.

Siglo XIX hasta la actualidad

A principios del siglo XIX, Benavente se ve inmersa en las sacudidas de la Guerra de la Independencia; así, en 1808 tuvo lugar en sus inmediaciones una importante batalla entre franceses e ingleses, cayendo prisionero el general Lefevre. La villa y su tierra sufrieron mucho por parte del bando francés; el resultado fue la desaparición de una gran parte de los tesoros artísticos de la ciudad. El palacio fue incendiado y arrasado en parte, la ciudad fue ocupada militarmente utilizando muchos edificios como cuarteles y albergues de las tropas. A esto se unió la Desamortización provocando la desaparición de numerosos conventos.Para ver cómo era el palacio adjuntamos una descripción del mismo realizada por un visitante en 1494:

«Una de las mas bellas y mejores del reino leonés…. Su forma es cuadrada, flanquea cada uno de los cuatro ángulos una robusta torre; rodéala un foso y la protege una muralla sólidamente fortificada. En el interior tiene un patio, también cuadrado; capillas, salas y cámaras adornadas con figuras de diversas clases; aureos artesonados, columnas de mármol. En los sotanos hay profusión de bóvedas, arcos, cuadras, etc… pero tan intrincado que quien entra allí se cree estar en el seno de un laberinto. Tiene una larguísima galería en rampa que va a dar al rio, por la que llevan a abrevar a los caballos, y tantas estancias para molinos, depósitos de agua y otros menesteres que, sin verlo no es posible formarse cabal idea».

En este siglo y a pesar de estos destrozos, Benavente adquiere importancia a nivel político, convirtiéndose en centro administrativo, judicial y electoral del norte de su entonces provincia de Valladolid, ya que aparte de Benavente, también pertenecía la zona de Sanabria y casi todo el actual partido judicial de Villalpando. Con su incorporación a la provincia de Zamora en 1833, este fenómeno se acentúa, especialmente en la época de la Restauración, en la que juega un destacado papel en el sistema oligárquico imperante. En estos años también se revitaliza la zona con la creación de obras públicas como el Canal del Esla, Ferrocarril Plasencia-Astorga. En 1929 el rey Alfonso XIII concede a Benavente el título de ciudad y tras el periodo de la guerra civil Benavente se vio afectada por la emigración causada por los adelantos industriales que había en otros puntos del país y con los cuales era muy difícil competir.

Actualmente Benavente y su comarca, por su situación y dinamismo se apuntan ya como uno de los centros motores del desarrollo provincial y regional.

Napoleón en Benavente

El Emperador, persiguiendo al inglés, que había destruido el puente de Castrogonzalo, pernoctó en la casa de Núñez, en la Plaza de los Bueyes (Plaza del Grano) antes de continuar viaje hacia Astorga. Su ejército permaneció en la entonces Villa ocho días. A su salida quemó conventos e iglesias que nunca fueron recuperadas. Las crónicas relatan las consternación del pueblo, que huyó ante la presencia del francés, y lamentan las desgracias y las pérdidas ocasionadas por el ejército invasor. España se había sumido en la Guerra de la Independencia desde el 2 de mayo y Benavente también sufrió las consecuencias tras las derrotas anglo-españolas en Cabezón de Pisuerga y Medina de Rioseco.

Lugares de interés turístico

 

  • Paseo de la Mota (desde donde se puede ver un amplio paisaje del valle)
  • Torre del Caracol o Castillo de la Mota de Benavente (actual Parador Nacional)
  • Iglesia de Santa María de Azogue
  • Iglesia de San Juan Bautista o del Mercado
  • Hospital de peregrinos de La Piedad
  • Palacio del Conde de Patilla (sede de un banco)
  • Casa de Soledad González (Centro Cultural)
  • Casa del Cervato (actual ayuntamiento)
  • Casa Consistorial
  • Casa Donci (o de los Ramos)
  • Casa de la Encomienda (casa de cultura)
  • Gran Teatro Reina Sofía
  • Ermita de la Soledad
  • Espadaña de la Ermita de San Lázaro
  • Otros edificios religiosos, pero de arquitectura moderna:
  • Convento de Santa Clara
  • Convento de San Bernardo
  • Iglesia de la Virgen del Carmen de Renueva 
  • Iglesia de San Isidro
  • Iglesia de Santiago apóstol
  • Capilla de San Pedro ad Víncula
  • Capilla de San Vicente de Paúl


En la antigüedad Benavente tenía un gran y valioso patrimonio Artístico, llegó a tener dos castillos, varias Casas-Fuertes, unos 6 Monasterios, 18 Iglesias, y un gran y amplio recinto amurallado con torres, 6 Puertas y algún portillo.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.