Fraga es un municipio situado en el extremo sureste de la provincia de Huesca, en la comunidad autónoma de Aragón (España), en el último tramo del Valle del río Cinca. Es cabeza de partido judicial y centro de la comarca del Bajo Cinca. Cuenta con 14.034 habitantes (INE 2008).

Geografía

Es uno de los mayores términos municipales de España por su extensión. Tiene un clima mediterráneo-continental con temperaturas medias anuales de 14,7º y medias de precipitación de 384  mm, recogidos en primavera y, sobre todo, en otoño.

El término municipal viene caracterizado por el fértil valle del Cinca, de regadío y relativamente húmedo, y el alto, perteneciente a los terrenos esteparios de los Monegros. A destacar la Serreta Negra, cuya protección como área natural fracasó hace unos años.

Situada a 104  km de Huesca, a 115  km de Zaragoza y a 25  km de Lérida. Se encuentra en el eje de comunicación Zaragoza – Barcelona que recorre el valle del Ebro, teniendo salida propia en la autopista de pago AP2 Madrid – Zaragoza – Barcelona y terminando actualmente (2005) la autopista A2 (ampliación de la carretera NII Madrid – Zaragoza – Barcelona) en la ciudad. Además tiene comunicaciones de primer orden con las vecinas comunidades orientales: Valencia, a través de la carretera que la une con Tortosa y Vinaroz, y Cataluña. Con el Pirineo hacia Francia y con Navarra y País Vasco, por la carretera nacional hacia Huesca. Con Castilla, por Caspe y Alcañiz. A pesar de estar bien comunicada por carretera, no hay estación de ferrocarriles, siendo la más cercana en Lérida, donde existe la posibilidad de tomar la línea del AVE Madrid-Zaragoza-Barcelona.

Historia

El origen y la antigüedad

Se cree que la ciudad tiene origen prerromano, pero no hay pruebas fehacientes de ello. En las cercanías se han encontrado numerosos restos arqueológicos.

Edad del bronce

El yacimiento más antiguo es el del Barranco de Monreal, de entre el 1800 a. C. y el 1500 a. C.

Del bronce medio es el yacimiento de Punta Farisa, destruido en parte en la construcción de un camino. También son del bronce medio los inicios del yacimiento de Masada del Ratón, cercano al anterior. En ambos han aparecido cerámicas, elementos líticos y moldes de fundición para hachas y puntas de flecha.

Del bronce final son las capas superiores del yacimiento de Masada del Ratón, el yacimiento de Zafranales, a pocos metros del casco urbano y el de El Puntal, poblado en alto que se extiende por la ladera desde el que se domina la llanura de la Litera. Los restos de cerámica relacionan los asentamientos con la cultura de los Campos de Urnas.

Edad del hierro

De esta época no hay yacimientos estudiados en profundidad, aunque existen diversos indicios de poblamiento. No se conocen las causas de esta laguna, que puede ser debido a una disminución en la población por causas desconocidas o bien porque los poblados íberos se construyeron sobre los asentamientos del hierro.

Íberos

El ibérico pleno se desarrolla en la zona a partir del año 400 a. C., a partir de la cultura de los campos de urnas. Se han encontrado diversos yacimientos en la comarca, como los del castillo de Chalamera, El Vedat de San Simón, La Noria, o Punta Calvari.

El más destacado es el de El Pilaret de Santa Quiteria, que se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad. El poblado comenzó su andadura en las últimas décadas del siglo V a. C. y sobrevivió hasta época romana, en la que se supone que sirvió de base para una villa.

Roma

No se tienen noticias concretas de las vicisitudes de la ciudad en época romana. Se supone que, al igual que el resto del territorio ilergete, compartiría la suerte de Ilerda en la romanización: participación en las Guerras Púnicas como aliados de Cartago, rebelión contra los romanos de Indíbil y conquista definitiva por los ejércitos romanos hacia el 205 a. C.

En época romana el área perteneció junto a Ilerda al convento de Caesaraugusta, dentro de la provincia de Tarraco. La ciudad se encuentra en la vía de Ilerda a Celsa, en el punto en el que el camino cruza el Cinca. El Cinca, al igual que el Ebro, eran navegables, con lo que el asentamiento representaría un cruce de rutas entre las fluviales y las calzadas. Es decir, por vía fluvial las comunicaciones serían a Caesaraugusta (Zaragoza), Tolous (Nuestra Señora de la Alegría, Monzón), Ilerda (Lérida) y Dertosa (Tortosa) y por vía terrestre a Celsa (y desde allí a Caesaraugusta) y a Ilerda (y desde allí a Tarraco (Tarragona) y a Roma).

No se han encontrado restos de la ciudad romana. Sin embargo a pocos kilómetros de la ciudad se pueden visitar las ruinas de una extensa villa del siglo II a. C., llamada Villa Fortunatus. Aunque no debió ser el centro romano más importante de la zona, en la villa se han encontrado algunos de los mosaicos más hermosos de Aragón. Actualmente se encuentran dispersos en museos de Zaragoza y Barcelona, aunque los más sencillos se conserven en el lugar. También se encontraron algunas estatuas, una de las cuales, un niño montando a un delfín, se puede admirar en el museo de Huesca. El edificio continuará su actividad como basílica hasta el V a. C., ya en época visigoda.

Hay sospechas de que la ciudad de Gallica Flaouia mencionada por Ptolomeo es la ciudad de Fraga, aunque investigaciones recientes tienden a desmentirlo. Ptolomeo menciona la ciudad de Gallica Flaouia entre los ilergetes a orillas del Cinca, pero la sitúa a 3 leguas al norte y 1 legua al oeste de Lérida.

Medina Afraga

La ciudad musulmana de la Marca Superior (714) tuvo una relativa importancia, menor que la de Lérida, pero suficiente para ser nombrada por numerosos cronistas de la época. Cuenta Al-Quazwini (1203 – 1283): Fraga, ciudad de Al-Andalus, próxima a Lérida; hay en ella abundantes huertas, abundantes aguas, buenos edificios, y es tan hermosa en perspectiva, como buena en realidad… Está situada sobre el río de los olivos (río Cinca) y muy bien construida. Está provista de una fortaleza bien defendida e inaccesible y rodeada de numerosos huertos que no tienen igual… El casco histórico es un típico ejemplo de ciudad árabe medieval, con su laberinto de estrechas callejuelas frescas en verano y protegidas del cierzo en invierno.

Los musulmanes crearon en las tierras del valle una red de regadío que daba a la ciudad su huerta, su riqueza y su renombre. Citando a Kitab ar-Rawd al-Mitar, está situada Fraga sobre el río de los olivos (Nahr al Zaitun) y bien construida. Se halla provista de una fortaleza bien defendida e inaccesible y rodeada de numerosos jardines que no tienen comparación.

A partir de la caída del Califato de Córdoba en 1010, Fraga pasó a depender de Zaragoza, Lérida o Huesca, según la suerte del reino taifa de turno. Ya en el siglo XI, llegaron Sancho Ramírez y Pedro I a las cercanías de la ciudad. Monzón cayó en 1089 y Zaidín en 1092. A partir de ese momento, Fraga pasaría a ser zona fronteriza de resistencia contra los cristianos.

Los cronistas también alaban el castillo y las murallas, que unidas a la red de túneles que todavía se conservan bajo el casco histórico, convertía la ciudad en casi inconquistable. Tuvo ocasión de comprobarlo el 17 de julio de 1134 Alfonso I el Batallador, que moriría a causa de las heridas sufridas en la batalla de Fraga. Movió Alfonso I guerra a los reyes de Lérida y Fraga… Habiendo cobrado los moros gran soberbia. Y Abengania, rey de Lerida y el rey de Fraga, juntaron huestes con las cuales peleó el emperador Alfonso I (1133). La desgracia de Alfonso I fue que tropas de Córdoba (2000 jinetes), Valencia (500) y Lérida (200) se habían reunido tras las murallas de la ciudad para defenderla. Los caballeros musulmanes defensores arrollaron el campamento enemigo cuando la mayoría de los 12.000 caballeros cristianos se hallaban de permiso concedido por el rey tras el asedio a la ciudad. Sólo diez caballeros cristianos salvarían la vida, entre ellos don García Ramírez, señor de Monzón y futuro rey de Navarra.

Fraga y Lérida caerán en manos cristianas el mismo día, el 24 de octubre de 1149. En el momento de la conquista, parece que Fraga era un distrito inferior del amal de Lérida, que pertenecía al reino taifa de Zaragoza. Por lo menos técnicamente, ya que Ibn Mardanis, el último gobernador musulmán de Afraga, había convertido la ciudad en un taifa independiente aprovechando disputas familiares entre Zaragoza y Lérida.[2] Ibn Mardanis, llamado el rey Llop o Lop (lobo), contando con tan sólo 25 años tuvo que negociar la rendición de la ciudad con Ramón Berenguer IV el 24 de octubre de 1149, consiguiendo un trato de favor para los musulmanes que quisieron quedarse, como el que pudieran regirse por sus propias leyes.

La ciudad cristiana

La villa, tras la reconquista en manos del Conde de Pallars Jussà Arnal Mir, al igual que otras similares, se convertirá en un mosaico de culturas y religiones en la que judíos, musulmanes y cristianos convivirán con mayor o menor acierto.

Los judíos de Fraga pertenecieron a la colecta de Lérida hasta 1294, año en que pasaron a depender del Conde de Montcada. Tras la muerte del Conde en 1328, se unieron a la colecta de Huesca para pagar sus impuestos reales.

Tras la conquista de Lérida, el obispado de Roda-Barbastro se traslada a Lérida, pasando a llamarse Lérida-Roda durante un tiempo. Así, todos los territorios que dependían del obispo de Roda, además de las nuevas conquistas como Fraga, pasan a depender eclesiásticamente de Lérida en 1149. La situación se mantuvo hasta 1995, en que las parroquias aragonesas pasan a depender también de diócesis aragonesas, en el caso de Fraga del obispado de Barbastro-Monzón. Este cambio ha llevado a una polémica por la entrega a los obispados correspondientesde las obras de arte de las parroquias aragonesas que se encuentran en el Museo Diocesano de Lérida.

Los templarios ocuparían el castillo y obtuvieron grandes haciendas en la zona.

Se celebraron en la iglesia de San Pedro dos veces Cortes Generales del Reino, en 1384 y 1460, una vez con presencia del rey Juan II. También se refugiaría en su castillo Leonor de Sicilia señora de la villa, durante su enfrentamiento con Pedro IV el Ceremonioso.

En 1391 Juan I de Aragón concede a la ciudad un mercado, que se instala en la Calle Mayor.

La historia moderna

La expulsión de los moriscos de 1610 tuvo un gran impacto en la economía fragatina. Durante 800 años los moriscos habían sido una parte muy importante de la población. La expulsión coincide con la llegada de los monjes trinitarios en 1550 y la Orden de San Agustín en 1615.

Felipe IV se asentó en la villa durante la Guerra de los Segadores o dels Segadors en catalán. En esta ocasión lo acompañaría Velázquez, que pintaría dos cuadros durante la estancia: un retrato del rey (llamado Felipe IV de Fraga, Colección Frick de Nueva York) y un retrato de un enano de la corte, Diego de Acedo, apodado El Primo. Dicho cuadro se identifica con dudas con el conservado en el Museo del Prado de Madrid.

Los títulos de «ciudad» (1709), «vencedora y fidelísima» (1710) le fueron concedidos a la villa por el rey Felipe V, por haberle sido fiel durante la Guerra de Sucesión. Felipe V también concedió dos ferias francas en 1710.

Fraga fue saqueada en diversas ocasiones, entre otras en 1642 durante la Guerra de los Segadores, en la Guerra de Sucesión, en la Guerra de la Independencia y durante la Guerra Civil.

Durante la Guerra Civil, bajo el gobierno de un comité de la CNT-FAI, se impuso un régimen de comunismo libertario en el que se colectivizaron todos los bienes, tierras y servicios y se abolió el dinero. En esa época también se fundó una Casa de los Ancianos para ancianos pobres y sin familia, muchos de los cuales se habían acercado a Fraga desde lugares cercanos.

Economía

La actividad principal de la ciudad y la comarca circundante es la agricultura. Los terrenos del valle del Cinca (la «huerta») son desde antiguo de regadío, actualmente con plantaciones de árboles frutales (melocotón y manzana) y hortalizas (consumo propio). Fueron famosos los «higos de Fraga», aunque actualmente casi no se producen. Las zonas altas (el «monte») tradicionalmente se dedican al cereal y las laderas al olivo y la almendra. En los últimos años se ha introducido el regadío en algunas de las zonas de «monte» con lo que se han introducido, entre otros, el cultivo de girasol. Posee una depuradora de lechos biológicos con un caudal de 4208 metros cúbicos por día.

Para promocionar el sector agrario de la ciudad, se creó mercoFraga, un mercado en origen cuyos objetivos son promover el libre intercambio entre productores e intermediarios, mejorar la transparencia del mercado y asegurar la calidad del producto.

También es importante el sector servicios, que en las áreas de comercio, mecánica, banca, sanidad, hostelería, transportes, educación, etc., ocupa un tercio de la población activa. A destacar la discoteca Florida 135, que atrae a visitantes no sólo de la comarca, sino también de Zaragoza y Barcelona.

Las industrias más importantes son la planta de Becton-Dickinson, que fabrica jeringuillas, y otra de remolques cisterna. Además existen algunas otras industrias, pero de menor calado.

Todos los años se realiza Merco Equip, un pequeña feria de muestras para la promoción de las actividades locales y comarcales.

Monumentos

Iglesia parroquial de San Pedro

La Iglesia parroquial de San Pedro es de origen visigótico, fue mezquita mayor en época árabe. Tras la reconquista (siglo XII), pasó a ser templo cristiano. Iglesia gótica de aire aragonés de una sola nave, conserva la portada con sus capiteles románicos, pero no el claustro, que estuvo situado frente a esta.

Palacio Montcada

El Palacio Montcada originalmente fue un palacio árabe que se convirtió en residencia de los Montcada, señores de la ciudad. Más tarde pasó a llamarse Palacio del Gobernador y tener funciones de palacio real. Felipe IV se alojó aquí durante su estancia. También fue ayuntamiento y cárcel. Actualmente es biblioteca municipal y museo, en el que hay que destacar el cuadro Boda fragatina de Miguel Viladrich Vila que residió en la ciudad de 1920 hasta 1932.

Castillo

El Castillo, ruina de la antigua iglesia de San Miguel, rehabilitado como sala de exposición e inaugurado en 2007 con una exposición monográfica sobre Miguel Viladrich Vila.

Torre de los Frailes

La Torre de los Frailes o Torre dels Frares es una torre almenada de planta rectangular con algunas pequeñas ventanas. Se encuentra en la salida de Fraga la autopista AP2. Se cree que fue construida por los templarios hacia el siglo XIII reaprovechando elementos romanos y que defendería un pequeño asentamiento.

Otros lugares de interés

En las cercanías:

 

  • Villa Fortunatus, ver punto Historia: Origen y Antigüedad: Roma.
  • Presa de Mequinenza, embalse del Ebro, a veces llamado mar de Aragón. Actividades de pesca y vela.
  • Ermita de San Salvador (Torrente de Cinca), con unas espectaculares del valle y del meandro del río Cinca.


Gastronomía

En gastronomía a señalar el coc de Fraga, un postre hecho con una masa fina sobre la que se colocan rodajas de membrillo y trozos de almendra. Todo junto se cocina en un horno de panadería sobre una gran plancha de hierro.

Fiestas

La principal asociación cultural de la ciudad es la Peña Fragatina, con secciones deportivas de baloncesto, de fútbol, de esqui y de golf. Muy importante también la sección de folclore, con la Rondalla Peña Fragatina, grupo que fue fundado en 1952 y que se incorporó a Peña Fragatina en 1979.

Su actividad se desarrolla principalmente durante las fiestas patronales de la Virgen del Pilar, que se celebran el 12 de octubre. Durante las llamadas Festes del Pilar la charanga de la Peña se encarga de animar los diversos actos que organiza. La Peña también posee una emisora de radio propia llamada Taller de Radio Peña, que se nutre del trabajo de voluntarios.

También se celebra el 23 de abril el «Día de la faldeta» (declarada en el 2003 Fiesta de Interés Turístico de Aragón) y el «Día de Aragón».

 

  • Les fogueres de Sant Antoni. Se celebran durante la noche del 16 de enero en los diferentes barrios y calles de la ciudad.
  • Carnestoltes (carnaval). Los Carnestoltes fragatinos se desarrollan durante los siete días anteriores al Miércoles de Ceniza. Los Ninots y Les Mascres son los protagonistas de la fiesta. El sábado, la Cofradía de Sant Antoni celebra la ancestral rifa del tocino, al final de la cual se organizan animadas rúas y bailes de carnaval. El Miércoles de Ceniza se despide la fiesta con una merienda colectiva y la Crema de los Ninots.
  • Dia de la faldeta (23 de abril).
  • Fiesta del Traje Típico Fragatino. Día de homenaje a Les Dones de Faldetes, mujeres mayores que aún siguen vistiendo el traje tradicional. Las personas más jóvenes, durante el día salen a la calle ataviadas con Mocadors (Mantones de Manila), Faldetes (Faldas típicas) y Balons (Traje Masculino). Sin lugar a dudas se trata de una oportunidad extraordinaria para conocer la riqueza en indumentaria tradicional que durante el año permanece guardada en los baúles de cada familia.
  • San Isidro labrador (15 de mayo) patrón de los agricultores. El eje de la fiesta gira en torno a la celebración religiosa, el almuerzo campestre.
  • Fiestas de la Magdalena en Miralsot (22 de julio) y fiestas de litera (tercera semana de septiembre)
  • Fiestas patronales de los barrios de Miralsot y litera. Los animados programas de actos para todos los públicos y los almuerzos o meriendas colectivos dan lugar a una animada convivencia entre vecinos y visitantes.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.