Barbastro (en latín Barbastrum o Civitas Barbastrensis, en aragonés Balbastro) es una localidad en la provincia de Huesca (España), capital de la comarca del Somontano de Barbastro. La ciudad (originalmente es posible que se llamara Bergidum o Bergiduna) se encuentra en la unión de los ríos Cinca y Vero.

Comunicaciones y Territorio

Entre las primeras estribaciones de los Pirineos y las vastas llanuras de los Monegros, se extiende la comarca del Somontano. Barbastro, su capital, hace gala de una situación estratégica que la sitúa en el centro geográfico de la provincia de Huesca y la convierte en puerta de acceso de los Pirineos. El río Vero fluye por la ciudad para desembocar en el Cinca que, junto al Alcanadre y al Esera, delimitan naturalmente la comarca.

La Nacional 240 de Tarragona a San Sebastián propicia su carácter vertebrador de las comunicaciones en sentido este-oeste. Además, de la ciudad parten rutas que ascienden a los próximos valles centrales pirenaicos y a Francia. A estas vías se une una buena red de carreteras comarcales y locales, como el eje que siguen el cauce del río Vero para penetrar en el espléndido Parque Cultural del Río Vero al que da nombre y al Parque Natural de la Sierra y los Cañones del Vero.

Barbastro posee una altitud de 341 metros sobre el nivel del mar. Está enclavada en una zona prepirenaica y su clima es mediterráneo continental con una temperatura media de 13,8º y una pluviometría de alrededor de 500 mm. Su terreno de cultivo es fértil merced al riego que se efectúa mediante las numerosas acequias que derivan del río Vero, que atraviesa la población y se encuentra canalizado en la zona urbana a lo largo de más de un kilómetro.

Como principales cultivos destacan el olivo, al almendro, los cereales y la vid, que bajo la Denominación de Origen Somontano ha convertido a nuestro vino en uno de los más brillantes y competitivos de nuestro país. Ingrediente destacado de la cultura somontanesa, su ancestral presencia en la comarca se remonta a unos siglos a. C.

Historia

En época romana era parte de la Hispania Citerior, más tarde llamada Hispania Tarraconensis.

La ciudad fue tomada por los árabes bajo el liderazgo de Muza (711), y el nombre Barbaschter que le dieron, que se deriva del nombre de Barbastrum, de acuerdo a la opinión comúnmente aceptada. Los sarracenos la mantuvieron en su poder hasta el año 1063 en que fue tomada por Sancho Ramírez. Ramiro I de Aragón ya había intentado repetidas veces apoderarse de Barbastro y Graus, lugares estratégicos que formaban una cuña entre sus territorios. Barbastro era la capital del distrito nororiental de la Taifa de Zaragoza y esta localidad acogía un importante mercado.

En 1063 Ramiro I sitió Graus, pero Al-Muqtadir en persona, al frente de un ejército que incluía un contingente de tropas castellanas al mando de Sancho II de Castilla, hermano de Alfonso VI de Castilla, que contaba entre sus huestes con un joven castellano llamado Rodrigo Díaz de Vivar, consiguió rechazar a los aragoneses, que perdieron en esta batalla a su rey Ramiro I. Poco duraría el éxito, pues el sucesor en el trono de Aragón, Sancho Ramírez, con la ayuda de tropas de condados francos ultrapirenaicos, tomó Barbastro en 1064 en lo que se considera la primera llamada a la cruzada conocida.

Al año siguiente, Al-Muqtadir, reaccionó solicitando la ayuda de todo Al-Andalus, llamando a su vez a la yihad y volviendo a recuperar Barbastro en 1065. Este triunfo le permitió tomar a Al-Muqtadir el sobrenombre honorífico de «Billah» («el poderoso gracias a Alá»), y Barbastro siguió en manos de la Taifa de Zaragoza hasta que Armengol IV, conde de Urgel, la volviera a conquistar, ya bajo el reinado de Al-Musta’in II. Tras una tercera conquista árabe fue recuperada definitivamente en 1101 por el rey Pedro I de Aragón que, con el permiso del Papa, la convirtió en sede episcopal, trasladando la sede desde Roda de Isábena. El primero obispo, Poncio, fue a Roma para obtener el permiso del Papa para hacer el traslado.

Muchos concilios provinciales y diocesanos se han realizado en la ciudad desde entonces: las Cortes Generales se han reunido allí ocasionalmente y durante una de las sesiones en 1134 el rey Ramiro II de Aragón, el Monje, abdicó.

En el año 1137 se produjo en la ciudad uno de los acontecimientos históricos más relevantes: en el barrio del Entremuro, se firmaron los esponsales entre el conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV y Petronila, hija de Ramiro II el Monje. Este hecho dio lugar al nacimiento de la Corona de Aragón.

De su importancia en la época nos hablan las frecuentes visitas se Alfonso II, puesto que desde su reconquista se ganó el rango de ciudad infanzona con voto en Cortes, acogió las celebradas por Pedro II, en 1196.

Dos siglos más tarde, y a la muerte de Juan I, Barbastro sufrió el acoso del Conde de Foix. En este sitio de 1395, se escuchó un cañonazo, el primero de toda la península como premonición de una prestigiosa industria guerrera que florecería posteriormente.

Nuevamente, en 1626, las Cortes Generales de Aragón, bajo el reinado de Felipe IV se trasladaron a la ciudad. Con este monarca, Barbastro retaguardia en la guerra de Cataluña, reiterando un protagonismo en la vida militar que se repetiría en la guerra de la Independencia, en el primer choque entre liberales y carlistas o en la Guerra Civil española.

Del siglo XIX, con realizaciones importantes y caracterizado por un impulso urbano y comercial progresista, se pasa a un regresivo comienzo del siglo XX. Sólo a finales de los años 60, con las obras de la presa de El Grado y el Canal, un nuevo ritmo reactiva la economía. Con este impulso, el afán de industrialización de la década siguiente, con la creación de un Polígono Industrial, retoma el testigo de la agricultura y el comercio. También la construcción en los años setenta del cercano santuario de Torreciudad, ha contribuído a la notoriedad de esta ciudad.

La diócesis

La diócesis limita al norte con los Pirineos, al este y al sur con la diócesis de Lérida y al oeste con las de Huesca y Jaca.

Entre los obispos ilustres está Ramón II, venerado como santo, y Ramiro II el Monje mecionado más arriba.

La diócesis se unió a la de Huesca en el siglo XVI, pero se volvió a hacer independiente más tarde y ha permanecido así hasta el concordato de 1851, que la anexó de nuevo a Huesca, preservando sin embargo la administración y el nombre. En 1908, estaba compuesto por 154 parroquias bajo la supervisión de 10 arciprestes o vicarios. La población de la parroquia era de unos 240.000. Los clérigos sumaban unos 220 y había 231 iglesias y 177 capillas.

Además del seminario, existen en la diócesis varias comunidades religiosas de ambos sexos dedicadas a la vida contemplativa y la educación de los jóvenes.

Hijos ilustres

Bartolomé y Lupercio Argensola, historiadores y escritores, nacieron ambos en Barbastro. Bartolomé es autor de «Historia de las Molucas», «Anales de Aragón» y «Regla de Perfección»; y Lupercio escribió «Isabel», «Jebe» y «Alejandro», y algunos poemas que publicó junto con otros de su hermano Bartolomé.

General Antonio Ricardos y Carrillo de Albornoz, militar español del siglo XVIII, nació en la misma casa que los Argensola.

San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador de la Prelatura Personal católica Opus Dei, nació en Barbastro, el 9 de enero de 1902, y recibió el título de Hijo ilustre de la Ciudad de Barbastro, el 4 de abril de 1946.

Beatos Ceferino Gimenez Malla y los Mártires Españoles de Barbastro, de la Guerra Civil Española en 1936. El primero de ellos murió en las tapias del cementerio de Barbastro, en la madrugada del 8 de agosto de 1936.

Los republicanos, socialistas, anarquistas, comunistas y otros desafectos al régimen militar instaurado por el General Franco y los militares que encabezaron el golpe militar de 1936, que fueron encarcelados en la prisión de las capuchinas y, muchos de ellos, ejecutados tras simulacros de juicios sumarios y sin garantías de ningún tipo, entre 1938 y 1948, cuando Barbastro era parte de la retaguardia o la guerra civil había terminado.

Sitios de interés

Vista de Barbastro con la catedral

Vista de Barbastro con la catedral

Catedral: Dedicada a la Asunción, constituye el monumento más emblemático de la ciudad. Levantándose sobre la mezquita aljama, su construcción se inició en 1517, para concluirse dieciséis años después bajo dirección del arquitecto Juan de Segura. Se trata de un templo de inspiración gótica y desarrollo renacentista, con tres naves de igual altura, sin cúpula ni crucero. Las bóvedas de crucería se sostienen en seis columnas de unos quince metros de altura. El retablo mayor posee un espectacular basamento de alabastro, obra de Damián Forment y Juan de Liceire.

Palacio Episcopal: A pocos metros, el Palacio Episcopal sigue la línea aragonesa de otros edificios de la ciudad. Su construcción data del siglo XVI, con una ampliación posterior en el siglo XVII. Su fachada se divide en tres franjas, con galería de arcos, remate con un gran alero y dos balcones mirador.

Palacio de los Argensola: Situado en la misma calle se trata de una casa solariega de los siglos XVI y XVII, y que destaca por su galería de arcos coronada por un gran alero volado de madera ricamente labrada. En el palacio original nacieron los célebres poetas Lupercio Leonardo de Argensola y Bartolomé Leonardo de Argensola, y el General Ricardos y Carrillo de Albornoz.

Otros lugares emblemáticos son la Plaza de la Candelera, la Plaza del Mercado, la Casa Consistorial, el Seminario y las Escuelas Pías, Casa Zapatillas, sede del Centro de la UNED de Barbastro.

Fiestas locales

Fiestas de septiembre: Fiestas mayores en Honor a la Natividad de Nuestra Señora, del 4 al 8 de septiembre. se realizan pasacalles, Coso Blanco, Corrida de Toros, Conciertos…

Fiestas de San Ramón: 21 de junio. Fiesta menor y popular en torno al fuego. Se realizan hogueras la víspera en todos los barrios.

Fiesta del Crespillo: Según la tradición, el 25 de marzo, fiesta de la Encarnación, se elaboraba este postre en las casas para propiciar el preñado de las oliveras. Los crespillos son un postre típico del Somontano de Barbastro que se prepara a partir de una hoja de borraja rebozada en una masa compuesta fundamentalmente por huevo, harina y azúcar. Esta tradición ha sido potenciada en los últimos años, convirtiéndose en fiesta gastronómica, llevándola a la calle en medio de un gran ambiente popular, amenizada con música, que favorece la degustación gratuita de este delicioso postre.

Romería al Santuario de Nuestra Señora del Pueyo: Romería popular al santuario que se realiza el primer lunes de Pascua. Misa y aperitivo para los asistentes.

Festival Vino del Somontano: Desde 1999 y durante la primera semana de agosto (de jueves a domingo), se celebra el Festival Vino del Somontano que cuenta con actuaciones de artistas de renombre nacional e internacional, así como una Muestra Gastronómica en la que la degustación de tapas elaboradas por los distintos establecimientos restauradores y hosteleros de la localidad se fusiona con los sublimes caldos de la Denominación de Origen Somontano.

Educación

CEIP Pedro I
CEIP La Merced
CEIP Alto Aragón
San José de Calasanz (Escuelas Pías)
San Vicente de Paul
IES Martínez Vargas
IES Hermanos Argensola
Colegio Seminario La Inmmaculada
Universidad Nacional de Educación a Distancia en Barbastro

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.