Miranda de Ebro es una ciudad de la provincia de Burgos, perteneciente a la comarca del Ebro en Castilla y León, España. Se encuentra ubicada al noreste de la provincia, limitando con Álava y La Rioja. Cuenta con una población de 39.589 habitantes (INE 2008), siendo la segunda ciudad más poblada de la provincia tras la capital.

En el plano económico tiene un marcado carácter industrial y es un importante nudo de comunicaciones, especialmente ferroviario. La industria química y papelera son sus dos máximos exponentes. En un radio de tan sólo 80 km se encuentran las ciudades de Bilbao, Burgos, Logroño y Vitoria.

A pesar de la existencia de asentamientos en la zona desde la Edad del Hierro, la primera mención de Miranda de Ebro en la historia se produjo en el año 757. Alfonso VI concedió a la villa un importante fuero en 1099 y dos siglos después, el comercio mirandés tomó fuerza tras la concesión de las ferias. La llegada del ferrocarril a la villa en 1862 marcó un punto de inflexión en la economía de la zona y a partir de ese momento y durante todo el siglo XX la ciudad se industrializó. En 2007, la ciudad conmemoró el centenario de la declaración como Ciudad concedida por Alfonso XIII de España. En 2009 su Ayuntamiento estaba gobernado por la coalición PSOE – IU/LV, siendo alcalde Fernando Campo Crespo (PSOE).

Historia

Los primeros datos que se tienen sobre asentamientos en la zona datan de la Edad del Hierro. A tan sólo 3 km de Miranda se sitúa el yacimiento romano de Arce-Mirapérez, donde según los últimos estudios se ubica Deóbriga.

En la Crónica Albeldense se menciona la famosa expedición que llevó a cabo Alfonso I, rey de Asturias por la ribera del Ebro en el año 757. En dicho relato se refieren las localidades destruidas: Miranda (actual Miranda de Ebro), Revendeca, Carbonaria, Abeica (Ábalos, desde donde cruzó el Ebro), Brunes (Podría ser Briones pero no es del todo seguro), Cinissaria (actual Cenicero) y Alesanco.[5] En el año 840, el obispo Juan de Valpuesta incluye a Miranda y su entorno en la diócesis de Valpuesta.

Tras el asesinato de Sancho Garcés IV de Navarra, Vizcaya, Álava, La Rioja y la familia real, reconocieron a Alfonso VI de León y Castilla como rey, pasando así Miranda de Ebro a manos del Reino de Castilla en 1076. Alfonso VI, para consolidar su poder, concedió a la villa en 1099 el fuero de Miranda de Ebro.

En 1254, Miranda verá consolidado el comercio con la concesión por parte de Alfonso X el Sabio de la feria de mayo, a la que se sumaría en 1332 la concesión por parte de Alfonso XI de Castilla de la feria del Ángel. La posesión de un puente sobre el Ebro desde por lo menos el siglo X junto con la concesión del fuero han hecho que Miranda de Ebro sea desde la antigüedad un gran centro mercantil en la comarca. Durante los siglos XIV y XV, y tras las disputas entre Pedro I de Castilla y Enrique de Trastámara, la villa de Miranda pasará de mano en mano, primero al señorío de Burgos, Hermandad de Álava y por último de nuevo al señorío de Burgos en 1493 hasta nuestros días.

Durante la Baja Edad Media, poseía una de las juderías más importantes del norte de Castilla, incluso hoy día se conserva una sinagoga de la época. El modelo de villa era el típico medieval; el núcleo primitivo de Miranda se situaba en la orilla derecha del río Ebro bajo la protección del Castillo de Miranda levantado en el siglo XIV por el conde don Tello en el cerro de La Picota.[11] La existencia de un puente hizo crecer a la villa en la orilla izquierda creándose el barrio de Allende o de San Nicolás. Además la ciudad estaba amurallada y disponía de siete puertas de entrada.

Hasta el siglo XVIII Miranda mantuvo su morfología medieval hasta que en 1775 una fuerte riada derrumbó el puente y gran parte de las murallas. En 1777, siendo rey Carlos III se construiría un nuevo puente sobre el Ebro.

El siglo XIX fue testigo de varias guerras. Durante la guerra de la independencia, se retuvo en Miranda a los ejércitos franceses durante un tiempo. La ciudad acogió a los ejércitos del norte durante las guerras carlistas. Otro de los acontecimientos clave durante el siglo XIX fue la llegada del ferrocarril en 1862 que marcó el comienzo de la revolución industrial en la ciudad; en la estación de Miranda confluían las líneas Madrid-Irún y Castejón-Bilbao, lo que la convirtieron en la estación más importante del norte.

El 7 de julio de 1907, el rey Alfonso XIII de España concede a la villa el título de ciudad. Durante la Guerra Civil, la ciudad albergó un campo de concentración franquista, que permaneció activo hasta 1947, siendo el último de España en cerrar.

La historia más reciente está marcada por la industria y por el desvío del ferrocarril. Desde el 9 de mayo de 1992, la ciudad está hermanada con la francesa Vierzon y en 1999 hubo un completo programa de actos para celebrar el IX Centenario del Fuero de Miranda que culminó con la presencia de S.A.R. la infanta Doña Cristina y su esposo don Iñaki Urdangarín. Durante el año 2007, la ciudad celebró los actos de conmemoración del primer centenario de la declaración como ciudad.

Economía

El sector primario mirandés se encuentra en proceso de desaparición, sin embargo el cereal aun se mantiene como el primer cultivo de la zona. Otros, como el regadío, la remolacha y el viñedo se explotan de manera más minoritaria. En otros tiempos la zona tuvo gran importancia ganadera y equina como atestiguan las ferias que aún se vienen realizando desde el siglo XIV en marzo y mayo.

La minería también tiene su sitio en la economía mirandesa. En los alrededores de la ciudad hay diversas graveras y canteras que extraen áridos y calizas principalmente.

El sector secundario está muy desarrollado gracias a su excelente situación geográfica, próxima al País Vasco y La Rioja, que hace de Miranda de Ebro una ciudad con un fuerte carácter industrial y logístico. Es la cuarta ciudad más industrializada de Castilla y León tras los focos de Valladolid, Burgos, Palencia. La revolución industrial de la ciudad arranca con la llegada del ferrocarril en 1862. En la primera mitad del siglo XX se instala en la ciudad una planta azucarera (1925), así como FEFASA (1948), dedicada a la producción de fibras artificiales que años más tarde pasó a llamarse ENCE, dedicada a la producción de papel. A mediados de este siglo proliferan industrias químicas como Montefibre, ELF-Atochen, Reposa, etc.

En el año 1969 se gesta el primer polígono industrial de la ciudad, el polígono de Bayas, aunque no será hasta 1981 cuando comiencen a implantarse diferentes empresas. Con la implantación del polígono llegó a la ciudad el suministro de gas canalizado, siendo la primera ciudad de Castilla y León en tenerlo. En verano de 2008 comenzaron las obras de otra nueva zona industrial, el polígono de Ircio, que será uno de los más extensos de Castilla y León. En la zona de influencia de la ciudad se sitúan otras empresas agroalimentarias, siderúrgicas, e incluso energéticas como la central nuclear de Santa María de Garoña.

Uno de los sectores más punteros de la industria mirandesa es la aeronáutica con la presencia del Grupo Aciturri, cuya sede se encuentra en Miranda de Ebro. Este grupo se encarga de la fabricación de componentes y estructuras aeronáuticas, mecanizado de precisión y diseño de prototipos. Sus contratos con Boeing, Rolls-Royce o Airbus, y la reciente adquisición del 54% de las acciones del Grupo Aries, han posicionado al grupo mirandés como uno de los principales líderes del sector aeronáutico en España.

El sector servicios se encuentra en auge como dinámica general al igual que ocurre en el resto de Europa. El comercio tradicional ha dejado paso a nuevas superficies equipadas para el comercio y el ocio. Grandes firmas como E.Leclerc, Inditex, Eroski, Mercadona, etc. se han instalado en la ciudad. Por el momento no existe ningún centro comercial y es que el comercio mirandés se ve fuertemente perjudicado debido a la competencia generada desde la cercana Vitoria.

El turismo es un sector al alza en Miranda de Ebro. La ciudad está potenciando sus valores culturales y su situación geográfica para ganar visitantes cada año. La comarca nunca ha vivido de éste negocio, sin embargo, durante el verano de 2007 la ciudad acogió a unos 1.600 turistas y la ocupación hotelera rozó el lleno completo.

La Cámara de Comercio e Industria de Miranda de Ebro está presente en la ciudad desde el año 1910, aunque no fue hasta el 16 de marzo de 1912 cuando quedó oficialmente constituida según el gobierno central tras la reorganización de cámaras producida en aquel año. Este órgano trata de impulsar el comercio y la industria local a través de convenios y actividades, en definitiva, fomentar la economía local.

Patrimonio

Arquitectura civil

  • Puente de Carlos III: Construido en 1777 bajo la dirección de Francisco Alejo de Aranguren, consta de 6 arcos y cuenta con tajamares a ambos lados para disminuir el impacto de las aguas. Dos leones custodian el puente desde 1786, obra del escultor alavés Juan Antonio de Moraza; uno de ellos sujeta el escudo real y el otro el de la Ciudad.
  • Casa consistorial: La actual casa consistorial se levanta en la Plaza de España desde 1788. El edificio es obra de Francisco Alejo de Aranguren y está revisado por Ventura Rodríguez. Se trata de un edificio de estilo neoclásico, construido en sillería, y rematado por vanos triangulares y semicirculares.
  • Casas Solariegas: Varios palacetes salpican el casco antiguo de Miranda de Ebro. Destaca la Casa de las Cadenas del siglo XVI. En ella se hospedó Napoleón Bonaparte y el rey Fernando VII de España, que en 1828 colocó unas cadenas como recuerdo de su estancia. Otro edificio notable es la Casa de los Urbina, también del siglo XVI, en el que destacan sus cubos defensivos. En ella se hospedó el rey Felipe IV de España, en su camino a Francia, y Margarita de Saboya, virreina de Portugal donde además falleció en 1655.
  • Estación de Ferrocarril: Construida en 1862 por el arquitecto inglés Charles Vignoles, se trata de una de las estaciones más antiguas del norte de España. En ella confluyen la línea Madrid-Irún y Castejón-Bilbao. De estilo victoriano destacan sus marquesinas cuyo hierro fue fundido en los talleres londinenses Frederick Braby.
  • Teatro Apolo: Singular edificio construido en 1921, es obra del arquitecto riojano Fermín Alamo. Destaca su decoración historicista como demuestran los bustos erigidos en las ventanas y la ornamentación vegetal. El edificio colindante es del mismo estilo y se unirá al teatro tras su rehabilitación.
  • Ruinas del Castillo: Del castillo de Miranda tan sólo se conservan algunas murallas. Fue construido en el siglo XIV por el Conde Don Tello. Se mantuvo operativo hasta el siglo XIX durante las Guerras Carlistas. A comienzos del siglo XX se desmanteló y rellenó de tierra, y muchas de sus piedras sirvieron para construir la ya desaparecida plaza de toros.
  • La Picota: Esculpido en 1569 por el maestro local Maese Miguel de Aguirre, se trata del «rollo de la villa», símbolo del poder judicial.
    Plaza de Abastos: Inaugurada en 1917, se sitúa en pleno centro. Destaca la solidez del conjunto y su cierto acabado islámico.

    Antiguo Convento de las RR.MM. Agustinas Recoletas:
    La familia Troconiz construyó en 1911 un chalet de aires norteños, posteriormente lo vendió a las RR.MM. Agustinas Recoletas que lo ampliarían en 1950 con una capilla de similar estilo. Destaca su torreón piramidal y su fachada de piedra almohadillada. Desde 1998 pertenece a la subdelegación de la Junta de Castilla y León.

Arquitectura religiosa

  • Iglesia del Espíritu Santo: Antiguamente se la conocía bajo la advocación de San Nicolás. Se trata de un templo de naturaleza románica que ya es mencionado en el Fuero de Miranda de 1099. Su portada y su ábside son del siglo XIII y su reducida nave gótica del siglo XVI. Antes de la guerra civil (mayo de 1936), sufrió importantes daños y desde su rehabilitación se la denomina, del Espíritu Santo.
  • Iglesia de Santa María: Construida en el siglo XVI, su estilo está a camino entre renacentista y gótico tardío. En su interior descansa el cuerpo momificado de Pascual Martínez El Chantre.
  • Iglesia de los Sagrados Corazones: Situada en el antiguo Convento de San Francisco, la iglesia fue construida en el siglo XVI. Destaca su espadaña de estilo barroco construida en 1693.
  • Antigua iglesia de San Juan: Oculta entre las casas, la antigua iglesia de San Juan se encuentra en ruina desde 1875. A pesar de ello, en su interior se conservan las naves principales decoradas con una cuidada policromía, la pila bautismal y los ventanales ojivales polilobulados.
  • Iglesia de San Nicolás: Construida en 1945, su proyecto quedó segundo en el Certamen Nacional de Arquitectura de aquel año. Consta de tres naves de aspecto basilical, ábside y un gran rosetón en su portada. En su interior destacan los grandes lienzos adheridos a la pared del ábside pintados por Manuel Navarro y su hermano.
  • Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles: También llamada iglesia de FEFASA por construirse, en 1951, a iniciativa de la cercana planta química del mismo nombre. Se emplaza en el barrio mirandés de Los Ángeles, en las afueras de la ciudad. Se trata de un notable ejemplo de arquitectura religiosa contemporánea, de líneas modernas y funcionales.

Gastronomía

La gastronomía mirandesa es muy rica y variada gracias a la privilegiada situación geográfica que ha unido la cocina castellana, riojana y vasca. Cabe destacar la morcilla como plato típico de la ciudad y en especial una variedad llamada «delgadilla», pero no podemos olvidar la «caza con hongos» (incluso se celebran jornadas de degustación) o el pescado entre los platos más solicitados. El vino es pieza fundamental en la gastronomía local gracias a la cercanía de los caldos con D.O. Rioja, incluso una bodega situada en El Ternero dentro del termino municipal de Miranda, tiene el honor de poseer esta denominación de origen, siendo la única de Castilla y León. Durante la Semana Santa la bebida típica de la localidad es el zurracapote, hecho con vino (normalmente tinto) y frutas, que le da un sabor muy dulzón.

Pero sin ningún tipo de duda el bocado más demandado de Miranda de Ebro es el pincho. Tanto es así que desde 2002, se celebra anualmente un Concurso de Pinchos que en su última edición vendió cerca de 60.000 pinchos. En otoño se celebra la Semana de la Cazuelita que en 2007 vendió 50.000 degustaciones. Existen en la localidad varias sociedades gastronómicas que promueven diferentes eventos culinarios a lo largo del año.

El postre más típico de la ciudad es la goshúa. Se trata de un postre elaborado a base de nata, crema y caramelo. Aunque la mayoría de la gente piense que se trata de una receta vasca, el pastelero local Alberto Bornachea sostiene que su padre fue quien ideó la formula partiendo de la crema catalana. Otros postres típicos de Miranda de Ebro son los relacionados con el hojaldre.

La gastronomía mirandesa ha sido premiada en dos de sus cocineros locales. Alberto Molinero fue designado en 2007 mejor cocinero de Castilla y León, mientras que el Restaurante La Fundición (con su cocinero Juan Antonio Villamor a la cabeza) ganó en 2008 el primer premio Bocadillo de autor del certamen Madrid Fusión.

En 2008 se celebró un certamen para elegir un menú exclusivo mirandés que quedó compuesto por un primero llamado Tomate templado Iburus Flumen, un segundo denominado Delgadillas rellenas de bacalao con pil-pil de cocido y un postre de Helado de tarta de queso cuajada al horno con crema de lima y merengue de frambuesa.

Festividades y eventos

Son muchas las fiestas y ferias que se celebran en Miranda de Ebro a lo largo del año. El primer evento del año es la Feria de Marzo o Feria del Ángel que se celebra el 1 de marzo y su origen se remonta al siglo XIV; se trata de una feria de ganado y maquinaria agrícola. En el mismo mes de marzo se celebra la Concentración Invernal de Motos Campturis en la que se dan cita unos 8.000 moteros,[53] lo que la convierten en una de las concentraciones más importantes de España tras Pingüinos (Valladolid) y la de Jerez de la Frontera que se celebra durante la prueba del mundial de Motociclismo.

El primer fin de semana de mayo se celebra en la ciudad la Feria de Mayo (siglo XIII) que, además, se hace coincidir desde 1997 con un Mercado Medieval y que aglutina a más de 70.000 personas en las calles y plazas del Casco Histórico.[54]

Pero la principal fiesta de Miranda de Ebro es la romería de San Juan del Monte, que se celebra el lunes de Pentecostés. Es la actualización de una romería ancestral que se considera en la actualidad la mayor romería del norte español. En ella, la población, organizada en «Cuadrillas», da rienda suelta a su alegría durante tres días con sus noches. Destaca por su colorismo, la música de las charangas y la ausencia de orden social o diferencias entre mirandeses y forasteros. Están declaradas de Interés Turístico Nacional.

El 12 de septiembre es el día de la patrona de la ciudad, la Virgen de Nuestra Señora de Altamira. Entre los actos que más afluencia de público congrega destaca el Concurso de Carrozas, los conciertos y la Exhibición de Fuegos Artificiales.

Otras festividades menores son las de San Antón, celebrada el 17 de enero en la cercana ermita de La Nave, el Día de Castilla y León (23 de abril) y Ebroparty, una LAN Party que celebró en abril de 2007 su primera edición.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.