La muy noble y leal villa de Ondárroa (en euskera y oficialmente Ondarroa) es un municipio del Territorio Histórico de Vizcaya, País Vasco (España), situado en la comarca de Lea-Artibai con una extensión de 3,6 km² una población de 9.072 habitantes INE 2007. Pertenece al partido judicial de Guernica y Luno.

Geografía

La propia etimología de Ondárroa, «boca de arena» o «arenal», explica su naturaleza geográfica.

Aunque en la antigüedad el casco antiguo de la villa se asentara en la laderas de los montes de la margen izquierda del río Artibai en donde, al igual que en la margen derecha, predominan grandes bancos de calizas (periodo Albiense-Cenomaniano) que se inclinan hacia el mar, la Ondárroa moderna se asienta en los grandes bancos de arena que se formaron en la ría del Artibai. Esta característica es fácilmente reconocible en su estructura urbana. En la parte más interior del municipio, en el barrio de Rentería ya en el límite con Berriatúa, podemos encontrar materiales más antiguos y duros pertenecientes al Cretácico Inferior. La zona de la costa está formado por fuertes acantilados como el de Peña Fraile, ya camino a Lequeitio.

Las cumbres de la accidentada geografía ondarresa son: Arrigorri (158 m), Santa Cruz (336 m), Arrikunzalde (400 m) Pertika, Kalamendi (314 m) Urzelai (212 m) y Mustutxuru (147 m); este último está situado a espaldas del núcleo de Ondárroa.

Ondárroa se fundó como villa en las tierras pertenecientes a la anteiglesia de Berriatúa, en 1974 Berriatúa se anexa a Ondárroa, anexión que duró hasta 1983.

Historia

a primera referencia documental en la que figura el nombre de Ondarroa data del año 1027 en la que en una escritura de señalamiento y restauración del Obispado de Pamplona el monarca Sancho Garcés III, Sancho el Mayor, rey de Pamplona Nájera, describe que uno de los límites llega hasta Deva y de allí a Gorosika de Ondárroa.

El 28 de septiembre de 1327 María Díaz de Haro extendió en Estella (Navarra) la carta puebla de Ondárroa, la redactó el escribano de Bolivar Juan Iñiguez. La nueva villa se establecía en tierras de la anteiglesia de Berriatúa y se le daba el fuero de Logroño, como el resto de las villas del Señorío de Vizcaya. En la carta puebla se recoge que …lo que en la hermandad de Ondárroa fue propiedad de Pedro González de Arancibia, y lo adquirió por permuta de los labradores con él. haciendo referencia a la familia Aranzibia que era una de las nobles de esta parte del Señorío. Juan Núñez de Lara y su mujer doña María confirmaron en 1335 el privilegio de fundación y dispusieron lo necesario para que fuera amurallada.

El rey Alfonso XI concedió a Ondárroa la explotación del tráfico realizada por el puente de madera que cruzaba el Artibai (justo en el lugar donde hoy se levanta el que se conoce como «puente viejo») e incorporó el barrio de Rentería, «la Rentería de Aramallo», a la villa. En este barrio, a unos dos kilometros de la boca de la ría, se ubicó el puerto primitivo.

Enrique IV concedió privilegios como compensación a los servicios prestados a la Corona y ayudo a la reconstrucción después del incendio de 1463.

En 1351 formó parte, junto a Bilbao, Plencia y Lequeitio de una Liga contra Inglaterra, que había ocupado Bayona y Biarriz. El tratado de paz se firmó el 21 de diciembre de 1353 en Fuenterrabía.

En el censo del año 1514 se define la villa como conformada por las calles Iperkale (calle de abajo), Goikokale (calle de arriba), Kale Haindi (calle Mayor) y Erribera (ribera) y los barrios de Rentería, Gorozika y Astarrika (también llamado de Arriaga) con una población de 167 «fogueras» (hogares, cada fohguera equivale a 4 personas) ocupadas y 21 vacias, lo que da una población estimada de 668 habitantes.

La importancia de la villa en 1800 queda evidenciada por los cinco beneficiados a entera ración y uno a media (el que ejercía de sacristán) que servían en la iglesia. Las ermitas estaban dedicadas a Nuestra Señora de la Antigua, primitiva parroquia, San Juan de Gorozika, Santa Clara, en la Rivera, y la Piedad.

Desde siempre la principal fuente de riqueza de la villa ha sido la pesca, es uno de los principales puertos pesqueros del Cantábrico. Ya en el siglo XIX disponía de una flota de 18 barcos de altura, 8 de para anchoa y sardina, 2 para langosta y llegó incluso a tener buques de transporte de hierro. El comercio fue en tiempos de Felipe II importante llegando a tener más de 50 barcos, así mismo, junto con la pesca la actividad astillera de ribera ha sido importante hasta la última mitad del siglo XX. Como cualquier otro pueblo de la costa vasca ha venido contribuyendo con afamados marinos a la Armada Española.

En 1638 la villa acudió a socorrer a San Sebastián cercada por los franceses y junto con los aportes de otras villas vizcaínas vencieron a estos apresando 3 barcos y 30 hombres.

El 28 de agosto de 1794, en la Guerra del Rosellón (Guerra de la Convención), los franceses entraron a la villa y provocaron un incendio que destruyó una parte importante de la villa. También saquearon la iglesia parroquial.

El ayuntamiento estaba compuesto por el alcalde ordinario, dos regidores, un síndico, dos diputados del común y un personero. Ocupaba el asiento número 11 en las Juntas Generales de Guernica.

Fue patria de Martín García de Licona, miembro del Consejo de S.M., Oidor de la Audiencia y padre de Marina Sánchez de Licona, cuyo hijo sería San Ignacio de Loyola.

A finales del siglo XIX llegaron a la villa varias familias italianas interesadas en la conserva, en especial de la anchoa, y montaron, al igual que otros municipios costeros vascos, fábricas de salazón que serían el embrión de la importante industria conservera que posee actualmente Ondárroa.

Durante la segunda república española se realizaron actuaciones de gran relevancia para el futuro de la villa. En 1934, de la manos del ministro Indalecio Prieto, se comenzó a construir el puerto exterior que, una vez finalizado después de la guerra, sustituyó al que hasta ese momento como puerto la parte interior de la ría, atracando los barcos junto a la iglesia y al puente viejo.

La guerra civil española causó en Ondárroa más daños humanos que materiales. Las elecciones de febrero de 1936 posieron en relieve el estracto sociopolítico ondarrés. Una mayoría de nacionalistas vascos del PNV seguido de una fuerte movimiento carlista y algunos republicanos, socialistas y comunistas. Tras el fustrado golpe de estado contra la legalidad republicana y el comienzo de las acciones bélicas el 18 de julio de 1936 se constituye en la villa el Comité de Defensa que actuó hasta la entrada en la población de los alzados el 4 de octubre de ese mismos año. En ese periodo muchos de los carlistas ondarreses (que apoyaban a los alzados contra la legalidad republicana) fueron detenidos por el Comité de Defensa y encarcelados. Una vez hubo pasado el control de la población a manos de los alzados se desató la represión contra los vecinos que ideologicamente mantenian fidelidad a la república.

La toma de Ondárroa por los facciosos se produjo poco antes de que el frente norte quedara detenido hasta la primavera de 1937. En Ondárroa la línea del frente coincidía aproximadamente con el límite territorial con Berriatúa, aún así, teniendo el frente cerca de la población ésta no sufrió grandes daños. Muchos marinos ondarreses se alistaron en la marina de guerra de ambos lados. La mayor parte de los muertos en la contienda se produjeron en el hundimiento de Crucero Baleares en cuya tripulación había numerosos ondarreses.

Superada la contienda se consolida el puerto exterior creciendo la flota pesquera considerablemente, llegando a ser uno de los puertos pesqueros más importante del Cantábrico, lo que contribuyó al crecimiento demográfico y al enriquecimiento del municipio y su extensión por toda la ribera de la ría.

En los años 1990 se realizaron grandes obras de infraestructura para facilitar el acceso al puerto, en ellas destaca la construcción de un nuevo puente por el ingeniero Santiago Calatrava.

Aún con la disminución de las capturas y la problemática pesquera que surgen a partir del último periodo del siglo XX, desaparición de algunas especies, abandono de la juventud de los trabajos marinos… el desarrollo de la villa sigue basado en los recursos del mar. La renovación de la flota pesquera con barcos que incorporan las más actuales tecnologías y la nueva emigración, en este caso de origen africano, junto con el admirable tesón y capacidad de trabajo de los ondarreses aseguran el futuro de la villa.

La rivalidad entre Ondárroa y Lequeitio

La rivalidad existente entre Ondárroa y la vecina villa de Lequeitio sobrepasa las típicas rivalidades vecinales que suelen ser habituales. En el caso de estas dos villas la rivalidad se pierde en la historia. Ya antes de su fundación los habitantes de las tierras que luego ocuparían esas villas estaban enfrentados. Las guerras banderizas, que enfrentaron a los oñacinos y gamboínos y se extendieron por tres territorios también sirvieron para el enfrentamiento entre los de Ondárroa y los de Lequeitio.

Los señores feudales de Lequeitio eran del bando oñacino, mientras los de Ondárroa y Berriatúa eran gamboínos. En Lequeitio estaban las familias de Yarza y Licona (que luego pasaría a establecerse en Ondárroa) mientras que en Ondárroa y Berriatua estaban los Arancibia. Hay testimonios, como los que da Lope García de Salazar en su libro Bienandanzas y fortunas, de conflictos bélicos entre ambas familias que eran quienes dominaban la economía de sus respectivos lugares y a quienes estaban adscritos sus habitantes.

Con la fundación de las villas de Ondárroa y Lequeitio y a causa de una indefinición de los límites surgieron problemas y pleitos entre los habitantes de ambas. El mayor pleito, que se extendió por más de 100 años, estaba relacionado con la extracción de madera de Amallo sin que se pagara impuesto alguno por parte de los de lequeitianos. El pleito se resolvió a favor de los de Lequetio según sentencia que dieron en 1338 un comité de «hombres buenos» de ambas villas y que el 29 de enero de 1379 sería confirmada por el Señor de Vizcaya Juan Núñez de Lara y en 1386 y 1396 por el rey de Castilla. Unos años antes, en 1347 ya se había fallado a favor de Lequeitio en otro problema de límites que volvería a plantearse en 1374 con un resultado similar.

No sólo en tierra se dieron esta clase de pleitos, también en el mar, entre ambas villas pesqueras, surgieron problemas. En la pesca de la ballena, que se solía hacer cercana a la costa con vigías en la misma, surgió en muchas ocasiones el conflicto sobre de quien había visto antes la pieza o incluso, quién se quedaba con la misma una vez herida. Sobre la pesca de la ballena hay testimonio escrito desde 1233, cuando el rey Alfonso VIII otorga privilegios a Motrico.

o sólo la ballena fue problemática, también hubo conflicto con las cordas que llevaron a tener que realizar unos acuerdos en 1568. La pesca de la langosta fue también fuente de conflicto y enfrentamiento que terminó en 1763 después de 14 de pleito. Los de Lequeitio instan a la prohibición de la langosta a los pescadores de Ondárroa en todo el litoral vizcaíno, hasta Zumaya, esta vez la justicia dio la razón a los ondarreses.

A comienzos del siglo XX el enfrentamiento se recrudece y abarca a todos lo vecinos. Los hechos se contextualizan en las pruebas de regatas de 1926 y la bandera de la Concha (San Sebastián, Guipúzcoa), máximo galardón en este deporte en el País Vasco. Los acontecimientos tomaron tal cariz que tuvo que intervenir el gobernador civil llamando al orden a ambas villas y a sus gentes. Los hechos comienzan con el impedimento de los vecinos de Lequeitio de que los ondarreses pudieran traer una trainera nueva que se había encargado en esa villa. El malestar ondarrés llevo a pedir a los vecinos de Lequeitio que sus barcos no atracasen ni comercializasen productos en Ondárroa. Unos días antes de la regata de la Concha se produce una pelea en Lequeitio entre vecinos de esa villa y de Ondárroa y el día 5 de septiembre, en la regata de la Concha, el Club Deportivo Aurrera de Ondárroa gana la bandera (la regata) y se desata una serie de episodios violentos entre los vecinos de ambos pueblos, discusiones, insultos entre chóferes de los transportes que recorrían ambas localidades, gritos en el mercado contra las vendedoras de pescado de Lequeitio… pero la cosa se agrava cuando se publican unos versos en euskera que las autoridades de Lequeitio encuentran injuriosos. Los versos de José Burgoa y José Brontxe, que hacen mofa de los perdedores, son motivo de sanción por parte de la autoridad provincial. La rivalidad se mantiene viva en ambas localidades.

Monumentos

 

  • Casco antiguo; Mantiene el trazado medieval. Fue declarado Bien Cultural con categoría de Conjunto Monumental por el Gobierno vasco en 1994.
  • Iglesia de Santa María; Gótica tardía aunque no puede ser enclavada en el gótico vasco, data de 1462 o 1480, la caracterizan las esculturas de estilo borgoñón que la coronan, conocidas popularmente como kortxeleku mamuak y toda una serie de gárgolas y rosetones. Los muros están recorridos por una cenefa con motivos florares y animales sobre la que se levanta una crestería con motivos geométricos. En su interior tiene un retablo mayor plateresco, que cubre otro gótico realizado en piedra. Fue construida sobre el río Artibai y en su base posee las argollas donde se atracaban los barcos. Está rodeada por un paseo al que se llama korreta.
  • Torre de Likona, del siglo XV. Típica casa torre vasca. Perteneció a la familia de Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. En ella nació su madre.
  • Antiguo Ayuntamiento: adosado a la iglesia de Santa María, se trata de una construcción toscana de finales del siglo XIX.
  • Antigua cofradía de pescadores Santa Clara: edifico de principios del siglo XX. En un incendio a finales de dicho siglo se perdió la sala de subastas conocida como «sala de la bola».
  • Iglesia de la Antigua: Virgen de gran veneración por los ondarreses. Data del siglo XII aunque ha sufrido reformas muy importantes en 1750 y a mediados del siglo XX se le añadió el campanario actual.
  • Puente Viejo: puente de piedra alzado en el lugar donde estuvo el antiguo puente de madera medieval que la villa tenía derecho a explotar. En 1958 una riada lo destruyó y fue reconstruido siguiendo su antiguo diseño.
  • Puente de la playa o del perro chico (perra chica); puente peatonal giratorio, para que puedan pasar los barcos a la zona de atraque en la ría. En sus principios era de peaje, se pagaba 5 céntimos (una moneda de «perra chica») por pasar. Fue construido en 1927 por la Diputación de Vizcaya por «la importancia que en la vida moderna se concede a la playa» según el proyecto del ingeniero José González de Langarica aprobado en 1925. Lo construyó una empresa de Deusto. La pasarela pesa 23 toneladas, esta realizada en acero, hierro fundido y madera. Se apoya en dos pilares circulares de hormigón, recubiertos de piedra labrada. En el extremo más cercano al casco urbano se ubicaba la caseta de maniobra y cobro de peaje. Tras diversas modificaciones perdió la barandilla original y la caseta quedando desmantelada la maniobra de apertura y uno de sus lados fijado a tierra. También se le ha llamado pasarela giratoria Alfonso XIII. Es el único de estas características en España y de los pocos en Europa. Está catalogado como Bien Cultural con la categoría de Monumento.
  • Puente de Itsas Aurre: magnífica obra de ingeniería de Santiago Calatrava, realizado dentro de los nuevos accesos al puerto a finales del siglo XX.
  • Hotel Vega: obra del arquitecto Pedro Guimón Eguiguren de principios del siglo XX es una obra de lo que se ha dado en llamar arquitectura neovasca encuadrada dentro de la corriente modernista. Está considerado Bien de Interés Cultural.


Fiestas

Carnavales (inauteriak)

En Ondárroa comienzan el sábado con la llegada del Lantzoi. El Lantzoi es un pez marino, el alevín o cría de la akula (del pez aguja). El martes, al acabarse la fiesta, se quema el Lantzoi, ya convertido en adulto, y sus cenizas se arrojan al mar. Durante todo el sábado, el domingo y el martes, son numerosos los espectáculos y concursos.

Antxoa egune (día de la anchoa)

Se celebra el segundo sábado de mayo. Se preparan actividades relacionadas con la anchoa durante todo el día. Por la mañana se celebra un concurso de pinchos de anchoa, en el que participan restaurantes y bares de todo Euskadi, y otro de filetes artesanales de la anchoa. Por la tarde se ofrece una degustación de pinchos de anchoa preparados por las sociedades gastronómicas de Ondárroa, desde Kantoipe y por toda la calle Nasa. También se lleva a cabo una representación del trabajo y del ambiente en una antigua fábrica de conservas, y un mercado de conservas de Ondárroa. Existe, igualmente, la posibilidad de probar bebidas típicas de la comarca de Lea-Artibai. Por la noche se suele ofrecer un concierto de rock en la playa de Arrigorri.

Fiestas de Kamiñazpi

Kamiñazpi es un barrio de Ondárroa. Celebra sus fiestas el segundo fin de semana de junio. Aunque hay espectáculos para todas las edades, lo más destacable es el concierto de rock del sabado-noche.

San Juan

Aunque el 23 de junio se hacen pequeñas hogueras en muchas calles del pueblo, destacan las actividades del barrio de Gorozika. Además, de la hoguera y el ambiente festivo de la víspera, el mismo día de San Juan se celebra una bonita romería. Antes se celebra una misa donde se bendicen ramilletes de flores, frutos y hierbas, para que protejan las casas de las tormentas. La religión cristiana y las antiguas costumbres vascas se unen en este rito. Entre otros espectáculos hay juego de bolos, deportes rurales y danzas.

Zapatu Azule (Sábado azul)

Se festeja el último sábado de junio, organizado anteriormente por la asociación Bolo-bolo y en la actualidad por Radixu Irratia. Se hace la Dina Martxi (marcha en bicicleta de Tolosa a Ondárroa en honor a Dina Bilbao, deportista campeona de triatlón que desapareció en junio de 1997 en una travesía en catamarán en el Atlántico[4] ), y se organiza la feria de camisetas de Euskal-Herria. La gente viste camisas de mahón (las tradicionales de la gente de la mar), en medio de un buen ambiente festivo en la parte vieja.

Ciclo musical Pedro María Unanue

Se desarrolla durante todos los fines de semana de julio y el primero de agosto. Organizado por el Ayuntamiento de Ondárroa y con la ayuda de diversas organizaciones públicas y privadas. Se ofrecen conciertos de alto nivel: galas líricas, conciertos de piano, corales, metal y orquestas.

Santiagos

El 24 y el 25 de julio, la Casa de Galicia de Ondárroa organiza diversos espectáculos en la plaza Itsasaurre. Es una buena oportunidad para saborear productos típicos gallegos.

Mercado de productos de Lea-Artibai

Se organiza el primer sábado de agosto, con regatas incluidas.

Fiestas de Andra Mari

Son las fiestas patronales de Ondárroa; se celebran en honor a la Virgen de la Antigua patrona de la localidad el día 15 de agosto.

Aunque desde finales e julio se vienen realizando diversos actos, las fiestas suelen ser desde el 14 al 17 de agosto. En ellas participan los grupos culturales y deportivos locales, ya que se encargan de los pasacalles de chistularis, tamborradas, gigantes y cabezudos, concurso de marmitaco, carreras ciclistas, partidos de fútbol o demostraciones de danzas. Hay conciertos de importantes grupos de rock, comidas populares, charangas, fuegos artificiales, conciertos de mariachis o zona especial de las actividades para los pequeños.

Desde el año 2005 se vienen realizando dos programas de fiestas paralelos, uno el del ayuntamiento y otro el llamado Herrittarran Andramaixak (Andramaris del Pueblo), organizadas por la Izquierda Abertzale y su entorno, mayoritario en el pueblo y sin representación municipal por su ilegalización.

En el 2002 se incorporó, por iniciativa de la comisión de las txoznas y la Gazte Asanblada (Asamblea de Jóvenes), el Gazte Eguna (Día de los Jóvenes) para el 13 de agosto, jornada en la que bajan de lo alto de la iglesia al Gaztetxe (Casa de los Jóvenes) a Turubi, un personaje que hace de hija de Leokadi (ver más adelante). Este día muchos de los jóvenes locales se visten camisetas de un mismo color y participan en el pasacalles con pegada de carteles, la comida popular, los juegos o la discoteca callejera. Todo organizado por los mismos jóvenes que disfrutan de la fiesta.

El día 14, la víspera de fiesta, (que en algunas ocasiones se ha denominado Aministia Eguna como reivindicación política) se celebra la salve; después hay un pasacalles con bertsolaris y más tarde la Tanborrada, que la organiza la Ikastola Txomin Aguirre. Pasa por las calles desde Kamiñazpi hasta llegar a Itsasaurre y después da la vuelta hasta acabar en la Plaza de la Música (cerca del ayuntamiento y de la iglesia).

La fiesta empieza en la noche del 14 al 15 de agosto con la bajada de Leokadi, que baja por la iglesia de Santa María en compañía de su séquito y del Kortxeleko mamuak envuelta por una nube de humo por la traca inicial. El día 15, día grande de las fiestas, se celebran partidos de Pelota y hay pasacalles; los niños pasan disfrazados y van pegando a la gente por las calles. Por la noche es la exhibición de fuegos artificiales. Todas las luces del puerto se apagan para poder contemplarlo mejor.

El día 16 es San Roque, se celebra el «día de las cuadrillas» que se disfrazan. El 17 es el día grande junto con el día 15 que es el de la Virgen, el día del pescador; Arrantzale Eguna; donde la gente va vestida de azul mahón (tradición que se lleva desde 1957) y comer junto con los amigos en las bodegas del puerto un menú a base de marmitako y bonito asado. Ese día por la mañana pasan los txistularis por el pueblo; al mediodía hay pasacalles en el casco viejo (uno de los momentos más emotivos de toda la fiesta). A la tarde en el Puente Viejo, se celebra la tradición más popular y la que reúne a más gente, la cucaña (consiste en correr descalzo por un mastil de madera recubierto de sebo (grasa para que resbale) colocado de forma horizontal y casi paralela a la superficie del agua, con el objeto de coger la bandera que se sitúa en el extremo). También se lleva a cabo el juego de «gansos» (consiste en la colocación de dos mastiles a ambos lados de la ría y en el cual se coloca una cuerda de la que pende un ganso (actualente de goma, antaño vivos) que hay que cogerlo por el cuello y aguantar la izada de la cuerda y la posterior caída al agua sin soltar la presa el mayor número de veces). Por la noche, antes de la medianoche, hay otra vez los fuegos y a las 12 de la noche, Leokadi, vuelve a su hogar con gran pena y llorando, contando a los ondarreses y visitantes cómo se lo ha pasado y la fiesta finaliza.

Jornadas de café-teatro

La última semana de noviembre o la primera de diciembre, el Ayuntamiento, con la ayuda de varios centros hosteleros, organiza unas jornadas de café-teatro. Las sesiones comienzan al atardecer.

Mercado medieval

En 2002, con motivo de la celebración del 675 aniversario de Ondárroa, se organizó el primer mercado medieval. Se repitió al de dos años, en 2004, y se volvió a celebrar el 20 de septiembre de 2008, víspera del atentado que hubo en la comisaría de la Ertzaintza de Ondárroa. No se organiza anualmente por el esfuerzo que supone para muchas personas. Las asociaciones ondarresas preparan diversas actividades (conciertos, danzas, representaciones…) y muchos se disfrazan de época. Es una hermosa jornada festiva.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.