León (Llión en leonés) es un municipio y ciudad española ubicada en el noroeste de la Península Ibérica, capital de la provincia homónima, en la comunidad autónoma de Castilla y León. León contaba en 2008 con 135.119 habitantes en una superficie de 39,03 km², y un área metropolitana de 204.212 habitantes, distribuidos en 12 municipios ocupando un área de 708,1 km².

Nacida como campamento militar romano de la Legio VI Victrix hacia el 29 a. C., su carácter de ciudad campamental se consolidó con el asentamiento definitivo de la Legio VII Gemina a partir del año 74. Tras su parcial despoblación con motivo de la conquista musulmana de la península, León recibió un nuevo impulso como parte del Reino de Asturias. En el 910 comenzó una de sus etapas históricas más destacadas al convertirse en cabeza del Reino de León, si bien ya desde la Baja Edad Media la ciudad perdió la importancia de antaño, en parte debido a la pérdida de su independencia tras la unión de la corona leonesa a la castellana, definitiva desde 1301.

Sumida en un período de estancamiento durante la edad moderna, en la Guerra de la Independencia fue una de las primeras ciudades en sublevarse de toda España, y años después del fin de la misma, en 1833, adquiriría su rango de capital provincial. La llegada del siglo XX trajo consigo el Plan de Ensanche, que acrecentó la expansión urbanística que venía experimentando desde finales del siglo XIX, cuando la ciudad se convirtió en importante nudo de comunicaciones del noroeste con motivo del auge de la minería del carbón.

Su patrimonio histórico y monumental, así como diversas celebraciones que tienen lugar a lo largo del año, entre las que destaca la Semana Santa, la convierten en una ciudad receptora de turismo nacional e internacional. Entre sus monumentos más representativos se encuentran la Catedral, la Basílica de San Isidoro, el Monasterio de San Marcos y la Casa Botines, todos ellos declarados Bien de Interés Cultural. Ejemplo destacado de arquitectura moderna, y uno de los museos de la ciudad, es el MUSAC.

León dispone de una red desarrollada de carreteras y ferrocarril, además de contar con un aeropuerto con vuelos internacionales e inmerso en unas obras de ampliación destinadas a duplicar su capacidad operativa, actualmente desbordada.

En el 2009 se están llevando a cabo grandes proyectos en la ciudad, tales como el acceso sur a León, la línea de alta velocidad, el tranvía, la ampliación del aeropuerto y el palacio de congresos, entre otros. El proyecto del tranvía ha suscitado varias críticas por parte de la oposición municipal, que alega que su desarrollo en una ciudad como León es un proyecto faraónico y de dudosa viabilidad.

La Universidad de León, fundada en 1979 como escisión de la Universidad de Oviedo, contaba en el curso 2006-07 con 13.217 alumnos, tiene su sede en la ciudad y se encuentra catalogada como la 2ª universidad de Castilla y León, tras la universidad de Salamanca, y la 30ª de España. En el 2009, la Universidad contará con la segunda sede de la Universidad de Washington en Europa, tras su sede de Roma, con capacidad para 500 alumnos interesados en el aprendizaje del español.

Historia

Edad Antigua 

La ciudad de León surge hacia el 29 a. C. como campamento militar romano de la Legio VI Victrix, en la terraza fluvial entre los ríos Bernesga y Torío, con motivo de las llamadas Guerras Cántabras. A finales del siglo I, a partir del año 74, el campamento es ocupado por la Legio VII Gemina, la cual permanecerá en León hasta aproximadamente principios del siglo V. La ciudad perteneció al Conventus Asturum, con capital en Asturica Augusta, el cual formó parte de la provincia Tarraconense hasta el siglo III, cuando, con la creación de la provincia de Gallaecia, fue integrado en ésta.

Edad Media 

De la caída de Roma al reino de Asturias

Tras el período romano, la ciudad formó parte del reino suevo y posteriormente del Reino visigodo. Entre los siglos VI y VIII la escasez de evidencias arqueológicas proyectan una imagen carente de vitalidad urbana, con una clara reducción del espacio habitado, pero el descubrimiento de cerámicas adscribibles al periodo omeya cordobés en la zona de Puerta Obispo nos indica que la ciudad no fue abandonada completamente, sino que conservó cierta población estable.

León fue conquistada por los musulmanes en el año 712. No obstante, no fue hasta alrededor de 846 cuando un grupo de mozárabes intente repoblar la ciudad con población cristiana, ya que hasta entonces esta había permanecido en «estado latente», en el centro de la línea de combates; sin embargo, un ataque musulmán acabó con aquella iniciativa. Fue en el 853 cuando Ordoño I incorporó la ciudad al Reino de Asturias, repoblándola con éxito. Es con Ordoño II, que ocupó el trono tras la muerte de su hermano García I, cuando la ciudad se convierte en capital del reino astur, iniciando el Reino de León.

Reino de León

Durante la existencia del reino, la ciudad de León fue creciendo y evolucionando en su desarrollo. En esta cuestión jugó un destacado papel el Camino de Santiago, quizás la más importante vía de circulación de gentes, ideas, cultura y arte del Medievo.

En el siglo XII, el geógrafo y viajero árabe Edrisi escribió lo siguiente sobre León: «Allí se practica un comercio muy provechoso. Sus habitantes son ahorradores y prudentes». Tenemos también noticia de León a través de diversos códices, entre ellos el Codex Calixtinus, auténtica guía de viaje de los peregrinos medievales. Con todo ello, la ciudad conoció el desarrollo de nuevos barrios, en ocasiones extramuros de una ciudad que ya se quedaba pequeña, y casi siempre a la vera del camino de los peregrinos, que accedían a la ciudad por la llamada Puerta Moneda. Además, fue un permanente foco de cultura, que irradió a toda Europa y cuya trascendencia apenas es hoy discutida; en este sentido, además del arte, uno de los aspectos más señeros es el lingüístico, para el que el Reino de León legó los primeros testimonios escritos en lengua romance, la Nodicia de Kesos.

Baja Edad Media

Durante el siglo XIV, León experimenta una crisis económica que vino acentuada por una serie de acontecimientos climáticos en toda Europa que mermaron las cosechas, produciendo hambrunas y endeudamiento de los campesinos. Estas circunstancias fueron agravadas aún más si cabe con la llegada de la peste a León entre los años 1349 y 1350, la cual provocó una gran mortandad en la zona, despoblando pueblos y mermando, según fuentes de la época, en más de un cuarto la población de la zona. A esta serie de fatalidades se le unieron una inestabilidad política que produjo continuas tensiones que a menudo desembocaron en conflictos armados.

Con el cambio de siglo, las cosas comenzaron a mejorar, observándose un incremento notable en la población en la edificación de nuevas casas, reconstrucción de las anteriores y ensanche de los arrabales. Se hablaba en estos años de hacer una cerca que comprendiese el arrabal de la parte oriental de la ciudad, abarcando las iglesias de San Lorenzo, San Pedro de los Huertos y San Salvador del Nido de la Cigüeña. Así, la ciudad de León, a finales de siglo, contaba con una población entre los cuatro y cinco mil habitantes.

Edad Moderna

La Guerra de las Comunidades en León destacó por un insólito fervor comunero en el cabildo catedralicio y en los barrios extramuros. En la órbita local, las dos familias dominantes de aquella época, los Guzmanes, por parte de los comuneros, y los Quiñones, por parte del rey, hicieron de la guerra la excusa perfecta para resolver sus diferencias.

En los siglos XVII y XVIII, León vivió un estancamiento de su población, similar al de las ciudades de la meseta Norte. En estos años, el incremento poblacional en la ciudad no se debió a un incremento de la actividad industrial o comercial, sino al empuje de la agricultura de las zonas rurales que rodeaban la ciudad. Es por ello que la ciudad, con 5.500 habitantes, era, junto con Zamora, una de las ciudades menos pobladas de la meseta norte.

Edad Contemporánea

Siglo XIX

Durante la Guerra de la Independencia, León fue la primera ciudad en sublevarse de toda España, el 24 de abril de 1808, aunque en Julio de ese mismo año caería ante el general francés Jean-Baptiste Bessières. Retomado su dominio en Junio de 1812, sólo volvió a manos francesas durante un breve período de tiempo en 1813, pero acto seguido los franceses se repliegan totalmente, volviendo la ciudad a la normalidad.

En 1833, la ciudad adquirió el rango de capital de su provincia, la cual quedaría inscrita junto a Zamora y Salamanca en la Región de León.Entre finales de siglo y principios del XX, el desarrollo de la minería del carbón la convirtió en nudo comercial y de comunicaciones fundamental en todo el noroeste, con el desarrollo de importantes infraestructuras, entre las que destacan la construcción de su estación de ferrocarril (luego propiedad de Renfe y hoy, de Adif) para vías de Ancho Ibérico, y el trazado de una línea de Ferrocarril de vía estrecha, conocida como El hullero, que, desde León, conectaba las principales zonas de extracción carbonífera con el núcleo industrial de Bilbao.

Siglo XX

En 1904 se aprobó un Plan de Ensanche que tenía como eje principal la Gran Vía de San Marcos, la cual confluía en la Plaza de Santo Domingo. La calle Ordoño II unía esta plaza con la de Guzmán el Bueno, encargada de distribuir el tráfico de la estación de ferrocarril por las calles de Roma y República Argentina. A partir de estos grandes ejes se delimitaron manzanas de 100 metros de lado y 1 hectárea de superficie, solo variadas al noreste para conectar con el casco antiguo.

Guerra Civil y etapa Franquista

Tras la sublevación de julio de 1936, la mayor parte de la provincia quedó en manos de los sublevados. En León, la sublevación de la guarnición tuvo lugar el 20 de julio, una vez que la columna minera, que desde Asturias se dirigía a Madrid, hubo dejado la ciudad. La resistencia fue escasa y los cargos públicos del Frente popular, entre ellos el alcalde Miguel Castaño, fueron arrestados y condenados a muerte.

En los 60 y 70 la ciudad comenzó a crecer, auspiciada por el auge de la minería y la industria. Esto originó una expansión urbana anárquica en todas direcciones. La creación de barrios como San Mamés, San Esteban o El Ejido respondieron a esta expansión, que no solo se centró en la capital, sino que inició la andadura del Área metropolitana de León, con el desarrollo de pueblos como San Andrés del Rabanedo.

Siglo XXI

Desde la década de los 90 la ciudad comenzó su despegue definitivo, acentuándose con el inicio del nuevo siglo; barrios como Eras de Renueva, La Lastra o La Torre amplian aún mas el núcleo urbano, el cual también ha visto levantarse singulares ejemplos de arquitectura moderna, como el MUSAC o el Auditorio.

También son años en los que el Área Metropolitana pegó el salto definitivo, con nuevos planes urbanísticos que determinan un gran área entre Villadangos del Páramo y Mansilla de las Mulas.

En cuanto a la vida política, en las elecciones de 2003, el PP no logró la mayoría y, a diferencia de lo ocurrido en 1999, año en el que pactó con la UPL, éste partido decidió dar su apoyo a Francisco Fernández, del PSOE. El PSOE duraría un año en el gobierno municipal, pues una moción de censura y la ruptura del grupo municipal leonesista haría que Amilivia recuperase la alcaldía hasta 2007. En las elecciones de dicho año, el PSOE consiguió por primera vez en la historia de la democracia el mayor número de votos en las elecciones, no llegando aún así a la mayoría absoluta, teniendo que pactar con la UPL.

Economía

Historia económica

Una vez fue establecido el campamento romano en torno a los años 74-75, este se encargó del control, gestión y explotación de las minas de oro, de las cuales la más importante eran las Médulas. Su actividad atrajo a población civil que se asentó alrededor del campamento para satisfacer las necesidades de los soldados, asentándose en el recinto civil canabae, que desarrolla actividades como la artesanía o el comercio, que evolucionan para no dar servicio tan solo a la legión sino también a la creciente población civil, crecimiento que atestigua la presencia de unas termas, de uso militar y civil.

Con la caída del imperio, León entra en decadencia, el comercio y la artesanía pasan a ser testimoniales y la población se reduce en gran medida, es por esto que la ciudad pasa a ser un centro agrícola de poca importancia y un lugar de paso para los ganaderos de la zona. Con la llegada de los árabes, la ciudad se despuebla definitivamente, sirviendo sus murallas como majada para los ganaderos de la zona.

No fue hasta el año 856 en el que Ordoño I repuebla la ciudad y reconstruye sus murallas, reactivando el comercio y la artesanía en la ciudad. Sin embargo el verdadero impulso lo dio Ordoño II al convertir a León en capital de su reino, haciendo que esta se convierta en uno de los principales centros urbanos de la España cristiana. Los avatares políticos irán quitando protagonismo a León a lo largo de la historia, culminando esta pérdida de protagonismo en la unión definitiva con Castilla en el año 1230, perdiendo importancia la antigua capital leonesa, a pesar de que muchas de las instituciones del reino tuvieron continuidad después de esta unión.

Las malas comunicaciones con el resto del país harán que la ciudad mantenga un aspecto rural y una población estable hasta comienzos del siglo XX. Es en ese siglo, cuando la ciudad inicia una recuperación económica. Su condición de capital de provincia, y por ende, de centro urbano de referencia de la zona, así como la llegada del ferrocarril hacen que la ciudad se expanda en todas direcciones con el ensanche y los barrios periféricos. La industria se asienta en un primer momento en los alrededores de la estación de ferrocarril desplazándose más tarde hacia el extrarradio y luego hacia los polígonos industriales habilitados en torno a la ciudad; no obstante la importancia de este sector nunca llega a ser relevante en la estructura económica de la ciudad, en la que pesa más el sector servicios.

Durante la última década, la ciudad está viviendo una reactivación del sector industrial, motivado por su promoción como centro de transportes del noroeste con el aeropuerto y con las nuevas vías de alta capacidad, reactivación que se ve acompañada por el importante crecimiento de sectores económicos relacionados con el I+D. La ciudad no obstante, mantiene la lacra de la emigración de los jóvenes por la falta de trabajo en ciertos sectores, que sin embargo en términos globales esta siendo amortizada por la inmigración y por la reducción progresiva de esta emigración.

Estructura económica 

El sector primario en León se encuentra en vías de desaparición por la presión urbanizadora que la ciudad ejerce sobre los terrenos agrícolas todavía disponibles. No obstante, aún quedan remanentes de este antaño importante sector económico para la ciudad, en las vegas de los ríos Torío y Bernesga y en el alfoz, consistentes sobre todo en una modesta cabaña ganadera que hace uso de los pastos que rodean la ciudad y en pequeñas plantaciones de cultivos cerealistas, como la cebada y el trigo.

Es importante también citar la silvicultura, que se centra en las riberas de los ríos y utiliza el chopo, por su condición de especie de rápido crecimiento y aceptable calidad maderera. Por el contrario, la presencia de la acuicultura y la pesca es despreciable, en cuanto que de la primera apenas existen empresas y la actividad pesquera se centra solamente en la pesca deportiva en los ríos cercanos.

El sector secundario leonés se caracteriza por su debilidad y por inexistencia de grandes empresas que generen un entramado empresarial a su alrededor, basándose pues en pequeñas y medianas empresas. Los sectores en los que tradicionalmente se ha basado el entramado industrial de la ciudad son la metalúrgica de transformados metálicos, la industria química, de maquinaria, alimentaria, cerámica, del vidrio, del papel y artes gráficas y el textil. Es reseñable que la mayoría de las industrias de la ciudad se encuentran ubicadas fuera del término municipal de la ciudad, ubicadas en polígonos industriales que en su mayoría se encuentran conurbados con la ciudad.

Desde comienzos del siglo XXI y a consecuencia de la apertura de las grandes infraestructuras leonesas, tales como la A-66, la AP-71, la A-231 y el aeropuerto de León, inaugurado en 1999, la ciudad esta experimentado cierto auge industrial, palpable en un sustancial aumento del suelo industrial disponible en el área metropolitana y en menor medida en el propio término municipal de León. La reactivación ha afectado también a las actividades relacionadas con la innovación y el desarrollo tecnológico, que tras el apoyo de las administraciones públicas con la implantación en la ciudad de varios centros tecnológicos de gran relieve como el Inteco y el Centro de Supercomputación de Castilla y León, segundo en potencia de España, además de la colaboración de la universidad con el impulso del sector, ha experimentado un gran desarrollo, con la llegada de varias empresas importantes del sector, como Hewlett-Packard, SAP, Telvent o Indra, entre otras.

El sector servicios leonés se encuentra enormemente diversificado, como corresponde a un centro urbano de cierta entidad, de este modo, la ciudad es el centro de referencia comercial de la provincia. Así, la ciudad cuenta con un sector comercial basado en su mayoría en un comercio tradicional de gran relevancia y dinamismo en las arterias principales, complementado en los últimos años con la apertura de grandes y medianas superficies en la ciudad, tales como Carrefour,El Corte Inglés, el E.Leclerc, Mercadona, entre otras, así como de centros comerciales, como Espacio León y León Plaza.

El turismo es también un factor clave en el sector servicios de la ciudad, pues la ciudad es visitada anualmente por más de 600.000 personas, animados por la presencia en la capital de un gran patrimonio monumental y de bellos espacios naturales en las inmediaciones de esta, así como de varias fiestas de gran afluencia y reconocido prestigio, entre las que sobresale la semana santa.

La Cámara Oficial de Comercio e Industria de León está presente en la ciudad desde el año 1907 por iniciativa de un grupo de comerciantes e industriales de la ciudad. Con sede en un edificio modernista de la avenida Padre Isla de la ciudad, la cámara se encarga de representar y defender los intereses generales del comercio y la industria de la provincia de León.

Arquitectura 

Catedral

Templo gótico dedicado a Santa María, fue comenzada a construir en el siglo XIII sobre la antigua catedral románica, que a su vez ocupaba los terrenos del Palacio Real que cediera Ordoño II para ello y que, a su vez, se asentaba sobre las termas romanas. Inspirada en la catedral francesa de Reims, tiene reducida su planta en 1/3 con respecto a ésta. Una característica peculiar es que las torres aparecen separadas de la nave central mediante arbotantes. Su planta es de tres naves, con bóveda de crucería. Los trabajos de erección fueron largos: en distintas épocas y con distintos grados de intervención trabajan en la catedral arquitectos como el Maestro Simón, el Maestro Enrique y Juan Pérez (estos dos empleados por entonces también en la Catedral de Burgos), el Maestro Jusquín, Naveda, Joaquín de Churriguera y, más contemporáneamente otros como Matías Laviña, Juan Madrazo, Demetrio de los Ríos, Juan Bautista Lázaro o Juan Crisóstomo Torbado, muchos de los cuales llevaron a cabo la intensa restauración decimonónica que salvó el templo de la ruina.

Basílica de San Isidoro 

Constituye uno de los ejemplos de arte románico más importantes de España y, sin duda, el conjunto más completo en este estilo, por cuanto en el confluyen de manera prodigiosa arquitectura, escultura y pintura, albergando en esta última técnica la más impresionante obra pictórica románica europea en su Panteón Real, llamado por los expertos Capilla Sixtina del Arte Románico.[53] Impulsada su construcción por los reyes Fernando I y su esposa Doña Sancha, originariamente fue monasterio dedicado a San Juan Bautista, y se supone que anteriormente se asentaba en sus cimientos un templo romano. Con la muerte de San Isidoro, obispo de Sevilla, y con el traslado de sus restos a León, se cambia la titularidad del edificio. Albergó las primeras cortes democráticas de la historia, las Cortes de León, celebradas en 1188.

Monasterio de San Marcos 

Impulsada su construcción por los Reyes Católicos como sede de la Orden de Caballería de Santiago, puesto que de hecho fue erigido a orillas del río Bernesga y literalmente junto al puente medieval de San Marcos, por el que los peregrinos continuaban el camino de la ruta jacobea, es hoy uno de los monumentos más importantes de León y uno de los conjuntos platerescos más impresionantes. En su construcción participaron Juan de Orozco, que firmó los planos de la iglesia; Martín de Villarreal, autor de la fachada, y Juan de Badajoz, a quien se debe el claustro y la sacristía. Su historia ha estado llena de avatares y su uso original no duró mucho: tras ello ha sido cárcel (en ella encerró el Conde-Duque de Olivares a Francisco de Quevedo), cuartel, sede de los estudios veterinarios, origen de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León y del Instituto General y Técnico (uno de los tres primeros Institutos de Enseñanza Media creados en España por ley de 1845), fundado en 1846 (hoy IES Padre Isla, e incluso fue campo de concentración durante la Guerra Civil.

Otros monumentos 

Palacio de los Guzmanes

Mandado construir por Juan Quiñones y Guzmán, obispo de Calahorra, se comenzó la obra en 1560 bajo la dirección de Rodrigo Gil de Hontañón. El edificio es adquirido por la Diputación Provincial de León en el año 1882, teniendo ampliaciones en los años 1973 a 1976 por parte del arquitecto Felipe Moreno. De forma trapezoidal, los dos primeros cuerpos tienen vanos protegidos por rejería, siendo los balcones del superior adintelados y el tercer cuerpo presenta una galería o paseador con arquillos entre pilastras corintias y gárgolas de grandes dimensiones. Tiene dos puertas del siglo XVI, una de ellas con una estructura de dos columnas jónicas, flanqueadas por dos soldados con los escudos de armas de la familia.

Casa Botines

Obra de Antonio Gaudí, de estilo neogótico. Es de planta trapezoidal, flanqueada por cuatro torres rematadas en pináculos. Las ventanas tienen su inspiración en las ventanas del triforio de la catedral leonesa. En la portada hay una talla de San Jorge matando al dragón. El edificio fue concebido para el negocio de tejido en su planta baja y semisótano, destinándose las cuatro plantas restantes a viviendas de renta.

La construcción del edificio se debió a la iniciativa de unos prósperos comerciantes de tejidos de León, Simón Fernández Fernández y Mariano Andrés Luna, que estaban relacionados con industriales textiles catalanes, uno de los cuales, Eusebi Güell, recomendó a Gaudí como arquitecto para diseñar la nueva sede del negocio en la capital leonesa, ya que por entonces estaba construyendo cerca de León el Palacio Episcopal de Astorga. Gaudí delegó la dirección de las obras en el constructor Claudi Alsina i Bonafont, uno de sus ayudantes en varias obras en Barcelona, y contó con la colaboración de varios albañiles y artesanos catalanes.

Monumentos civiles

El Palacio del Conde Luna, del siglo XIV, se conserva el cuerpo central de la fachada. Está construido de piedra sillería y tiene cerca de once metros de ancho. La portada es gótica con dintel sobre modillones, un gran arco apuntado cobija el tímpano, y se encuadra en ancho molduraje. El edificio ha tenido diversos usos a través de la historia, además de su función original de residencia de los condes de Luna, como el ser sede del Tribunal de la Inquisición de la ciudad y vivienda particular. Hoy el edificio pertenece a la Universidad de Washington que utiliza el edificio como sede en España, para el aprendizaje del español por parte de sus alumnos.

Destacable es también el Castrum Iudeorum. Los primeros testimonios de presencia judía en la ciudad de León se remontan al siglo X; entonces se documenta la existencia de una próspera comunidad hebraica asentada en el cerro de la Mota, cercana a la actual pedanía de Puente Castro, sobre el curso del río Torío y a la vera del Camino de Santiago, circunstancia esta que es a la vez causa y consecuencia de su tradicional dedicación a actividades vinculadas al comercio y la banca. Sin embargo, tras el ataque que la aljama sufrió en el siglo XII a manos del rey de Castilla, sus moradores fueron obligados a abandonarla y asentarse en la ciudad de León, donde crearán un nueva aljama. En la actualidad, se están llevando a cabo una serie de investigaciones y estudios arqueológicos en torno a este yacimiento, dirigidas desde los departamentos de Historia y Patrimonio de la Universidad de León por Jorge Sánchez-Lafuente Pérez y José Luis Avello Álvarez.

La Plaza Mayor, ubicada en el corazón del casco antiguo, fue finalizada en el año 1677 según planos de Francisco del Piñal siguiendo el ejemplo de otras plazas mayores españolas, en particular la de la Villa de Madrid. El edificio del Consistorio que preside la plaza es de estilo Barroco y fue diseñado por el propio Francisco del Piñal.

Monumentos religiosos

La Iglesia de San Salvador de Palat del Rey, templo más antiguo de León, fue fundada en el siglo X y, como su nombre indica, se trata del templo del «Palat» (el Palacio) del Rey. De su pasado como oratorio regio de la monarquía leonesa nos da buena cuenta la propia elección de la dedicación, San Salvador, recordando al templo mayor ovetense, o su uso como panteón de la monarquía, antes de la construcción del que será el gran mausoleo isidoriano. Del templo original, prerrománico, pueden apreciarse hoy pocos restos, aunque su carácter coqueto y su belleza innata hacen de esta iglesia, recientemente restaurada y musealizada, una de las visitas más interesantes de la ciudad.

El Convento de las Concepcionistas, fundado en 1512 por Leonor de Quiñones, presenta una portada románica del antiguo edificio y corredores con pinturas mudéjares. Su iglesia es de una sola nave, con cabecero del siglo XVI, obra de Juan del Ribero. Se conservan en su interior un notable mobiliario artístico, retablos barrocos, pintura y orfebrería.

La Iglesia de Nuestra Señora del Mercado es una iglesia con planta basilical en forma de sepulcro, siendo más estrecha a los pies. Presenta una portada románica de arco ciego, dos ábsides también románicos decorados con bóveda de horno, bellos capiteles y líneas de imposta con taqueado jaqués. Los pies del edificio se cierran con bóveda de crucería. La torre es obra de Felipe de Cajiga (1598), habiendo sido rematada por Fernando de Compostiza.

Festividades y eventos

A lo largo del año son numerosos los eventos culturales y festivos que tienen lugar en León. Cronológicamente, en el mes de enero tiene lugar el CiLe (Festival de Cine Digital de León). En febrero se celebran los carnavales, una de las celebraciones más participativas de la ciudad, en la que tienen lugar multitud de actividades como la Gala de Elección de la Reina de Carnaval, el Festival Infantil, el Desfile del Martes de Carnaval o el Entierro de la Sardina.

En el mes de marzo tiene lugar el FIMA (Festival Internacional de Música Avanzada), cuya última edición se celebró en 2007. También en este año se celebró la Feria Leer León (Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil). Durante la Semana Santa se celebra el Entierro de Genarín, fiesta conmemorativa en honor de Genarín, pellejero muy conocido en León, atropellado por el primer camión de basura de la ciudad mientras hacía sus necesidades en la base del tercer cubo de la muralla, lugar donde se celebra todos los años el homenaje. A finales de abril se celebran Las Cabezadas, en las cuales la ciudad, representada por la Corporación Municipal, ofrece un cirio y dos hachas de cera en la Basílica de San Isidoro, enfrentándose dialécticamente con el Cabildo.

A finales de junio tienen lugar las fiestas de San Juan y San Pedro, fiestas patronales de la capital leonesa; se trata de la fiesta grande de la ciudad y referente en el resto de la provincia. Parte de las mismas son la Calle Ancha Muestra de teatro de calle y el Festival Flamenco de León. También en época estival tiene lugar el Festival de Música Española.

En otoño se celebran dos acontecimientos musicales, el Festival Internacional de Órgano Catedral de León y el Campeonato de Bandas de Gaitas del País LLïonés. El domingo previo al día de San Froilán (5 de octubre) tiene lugar una de las fiestas más tradicionales de cuantas tiene la ciudad de León, pues viene celebrándose desde la Edad Media. Son fechas en las que se puede asistir a las Romerías a la Virgen del Camino, disfrutar de los Carros Engalanados, contemplar una de las mayores concentraciones de Pendones que se da en la provincia y asistir a la lucha dialéctica que provoca el Tributo de las 100 Doncellas así como el Foro u Oferta de Las Cantaderas.

Por último, en el mes de diciembre, tiene lugar el Purple Weekend y el Festival Internacional Tiempo de Magia, durante las fiestas de Navidad.

Gastronomía

La gastronomía de la ciudad es una composición de los diferentes platos típicos de la gastronomía provincial, adaptada al frío clima provincial mediante platos energéticamente ricos que permitían afrontar las tareas cotidianas durante los fríos inviernos leoneses.

El embutido es pieza clave en este aspecto, por lo que en la ciudad de León se pueden saborear productos como la Cecina de León, la Morcilla de León, el Chorizo de León y el Botillo del Bierzo, entre otros. Platos de mayor consistencia como el Cocido Maragato, la Sopa de Trucha, la trucha frita y fría y el lechazo asado también son muy relevantes en la gastronomía de la ciudad, compendio de la presente en el resto de la provincia. Todo ello sin olvidar los platos de legumbres y hortalizas provenientes de las huertas leonesas, tales como las alubias de La Bañeza, pimientos de El Bierzo y de Fresno de la Vega y puerros de Sahagún.

En la bebida, destacan los vinos, avalados por dos denominaciones de origen, Bierzo y Tierras de León. Acompañando a estos, la limonada es un producto muy típico que se bebe en Semana Santa, en la tradición de «matar judíos».

Sin embargo, las tapas son sin lugar a duda el mayor exponente de la gastronomía de la ciudad. Las tapas pueden ser de todo tipo, desde guisos y platos calientes pasando por fritos, arroces hasta la más ligera de platos fríos y sencillos. Una peculiaridad de la tapa leonesa es que se sirve gratuitamente junto a la bebida en cualquier bar de la ciudad, aunque sin duda el lugar donde el tapeo alcanza su máximo esplendor es en el Barrio Húmedo, donde la concentración de bares y el esmero de los propietarios de los mismos a la hora de preparar las tapas ha propiciado el ambiente idóneo para el tapeo.

La repostería también tiene gran relevancia, bebiendo en este caso también de la provincia; sobresalen las mantecadas de Astorga, los lazos de San Guillermo de Cistierna, los imperiales de La Bañeza y los nicanores de Boñar. Destaca también el arroz con leche y la leche frita.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.