La villa de Vinuesa es una localidad y también un municipio de la provincia de Soria, partido judicial de Soria, Comunidad Autónoma de Castilla y León, España. Pueblo de la comarca de Pinares.

Desde el punto de vista jerárquico de la Iglesia Católica forma parte de la Diócesis de Osma la cual, a su vez, pertenece a la Archidiócesis de Burgos.
Con una población de 1.014 habitantes según los datos del INE correspondientes al año 2006. La extensión del municipio es de 142,94 km² por lo que la densidad poblacional es de 7,09 hab./km²

Su situación geográfica, al pie de los Picos de Urbión y de la sierra de La Cebollera, con una altitud de 1.107 msnm hace del lugar un atractivo turístico de importancia a lo que une su riqueza forestal. Se le conoce por el nombre de La Corte de los Pinares. Su clima es el propio de esta altitudes, con inviernos fríos y los veranos suaves y templados.

Asiento de los pelendones, celtíberos, fue la ciudad romana de Visontium. Su emplazamiento a orillas de un Duero todavía naciente, hoy remansado por la presa de la Cuerda del Pozo, es la cabeza de la comarca de Pinares.

Economía 

Las actividades económicas de los pobladores de Vinuesa han estado, históricamente, encuadradas en el sector primario. La agricultura y especialmente la ganadería lanar y la explotación forestal han sido las ocupaciones fundamentales de los vecinos de Vinuesa. En los últimos tiempos el turismo ha abierto una nueva fuente de ingresos y un florecimiento del sector servicios.

El sector primario como el resto de las localidades vecinas la economía de la villa esta basada en la explotación ganadera y forestal. La producción y la comercialización de la lana fue una muy importante fuente de ingresos para los habitantes de la villa. Actualmente la explotación de sus bosques, que se realiza de forma comunal, es la que crea la base económica actual. La ganadería sigue teniendo una cierta importancia, fundamentalmente son rebaños de vacuno y ovino. La agricultura es menor. La construcción del pantano en 1941 produjo la perdida de muchas tierras de pasto y de labor.

El sector secundario se centra en la industria de la madera. La explotación forestal es seguida por la de la transformación maderera y sus industrias asociadas.

El sector servicios Los servicios centrados en el turismo han tenido un gran desarrollo en la última década del siglo XX y a comienzos del XXI. El auge del turismo rural y de montaña ha desarrollado una amplio sector hostelero que centra su actividad en el periodo vacacional veraniego y en Semana Santa. En otoño se realizan jornadas micológicas. En invierno hay alguna actividad relacionada con la nieve. Se ha implementado un punto de nieve en el puerto de Santa Inés que consta de varias pistas de esquí de fondo y una de esquí alpino. La costa del embalse y su lago permiten desarrollar actividades náuticas. Por lo demás los servicios están menguados por la proximidad de la capital provincial.

Historia 

La población de Visontium asentamiento de los celtíberos pelendones es la referencia más antigua de la villa de Vinuesa. La conquista de la península por el Imperio Romano, que en tierras de Soria dejó la gesta intemporal de Numancia, también mantendría, y agrandaría, el asentamiento de Visontium. Por allí pasaba la calzada que unía la zona con Uxama y Numantia.

Los godos y los musulmanes no dejaron huella en el municipio. En el año 1016 se estableció en estos montes la frontera del reino de Pamplona Nájera con los territorios musulmanes.

En la Edad Media Vinuesa fue objeto de una predilección especial por los reyes castellanos Juan I y Juan II que apreciaron su ubicación en mitad de grandes bosques repletos de caza. Pasaban temporadas en la villa dedicándose a cazar. Juan II cedió parte de las tierras reales, el monte de Vallilengua, al ayuntamiento de Vinuesa en 1416 y otorgó el motivo que constituye su escudo de armas. Desde esa época la villa es conocida con el sobre nombre de La Corte de los Pinares. En 1591 se inician las obras de construcción de la iglesia parroquial.

Desde antiguo la economía de la villa ha estado basada en la ganadería lanar. El comercio de lana fue el origen de la riqueza de los vecinos de Vinuesa y sus actuales monumentos son fruto de aquella época. Alfonso X fundó el Honrrado Concejo de la Mesta, la entidad que agrupaba a los propietarios de ovejas para organizar todo lo referente a su explotación, lo que testimonia la importancia de la explotación de la lana en la economía de Vinuesa.

En 1776 Carlos III le concede el título de villa con sus fueros y el símbolo del rollo

Los hechos bélicos que se dieron en tierras de España en el siglo XIX, (Guerra de la Independencia y Guerras Carlistas) influyeron negativamente en la economía de la villa y produjeron una gran emigración de sus habitantes que tubo como destino preferencial México. Los emigrados que se enriquecieron en América favorecieron al pueblo con la construcción de diferentes casas, las llamadas «casas de indianos» y la financiación de obras públicas que mejoraron los servicios.

A la caída del Antiguo Régimen la localidad de constituye en municipio constitucional en la región de Castilla la Vieja, partido de Soria que en el censo de 1842 contaba con 180 hogares y 720 vecinos.

A mediados del siglo XX, crece el término del municipio porque incorpora a La Muedra, localidad anegada cuando se construyó el pantano de la Cuerda del Pozo o de La Muedra, el proyecto fue aprobado en 1923 y la inauguración se realizó en 1941.

La suerte de la villa de Vinuesa en la última mitad del siglo XX ha ido unida a la de la provincia. Eminentemente rural sufrió la brutal emigración de sus habitantes que buscaban la mejora social en los núcleos desarrollados españoles, Cataluña y el País Vasco primero y Madrid después, o en los países europeos como Alemania y Suiza. La cercanía de Madrid ha favorecido la despoblación de este territorio que quedo al margen del desarrollo económico que otras zonas del estado realizaron. El desarrollo del turismo interior y de naturaleza, la explotación de sus riquezas naturales y monumentales ha abierto un nicho económico importante que permite un cierto nivel de desarrollo a principios del siglo XXI.

Monumentos

En la villa de Vinuesa hay varios monumentos interesantes sobre todo casas palacios construidas con las ganancias del comercio de la lana y de los capitales traídos de América. El patrimonio romano se reduce a la calzada que cruza el municipio y al puente. La iglesia es el monumento más sobresaliente que se complementa con algunas pequeñas ermitas.

Iglesia de Nuestra Señora del Pino, se comenzó a construir en 1591, es de estilo gótico renacentista. Con planta en cruz latina, consta de tres naves cubiertas por bóvedas de crucería y una cabecera ochavada. En el interior hay varios retablos rococós, del siglo XVIII y el retablo mayor del siglo XVII, diseñado por Domingo González de Acereda, es de estilo barroco.

Ermitas de la Soledad, del siglo XVI, entre 1560 y 1570, es estilo gótico se encuentra en el núcleo urbano. Planta rectangular con dos puertas tiene un retablo barroco. En la plaza que se abre frente a la ermita, en la que hay un crucero, se levanta el mayo en la fiesta del 14 de agosto.

Ermitas de San Mateo, construcción rectangular que destaca por lo peculiar de su ubicación en medio de un pinar centenario.
Ermitas de San Pedro, pequeña construcción que acoge la imagen del santo a la que esta dedicada. En la romería que se celebra en su honor, el 29 de junio se realizan diferentes actos populares como el salto de una hoguera de sabinas o la colocación de flores en los balcones de las mozas.

Ermitas de San Antón, pequeña construcción rectangular con dos puertas frente a una de las cuales se levanta un crucero que data de 1563. Se celebra la fiesta de los santitos en enero. La cofradía de esta ermita es la más antigua de la localidad.

Calzada Romana y Puente romano: muy deteriorado y hundido en las aguas del pantano, aparece de vez en cuando, cuando el nivel de las misma lo permite (hay aprobado un proyecto para su traslado y restauración) forma parte de la calzada que unía la localidad, entonces llamada Visontium con la ciudad de Uxama (cerca de El Burgo de Osma). El puente tiene una longitud de 87 metros y una anchura de 3. La altura máxima es de 5,5 m y la calzada, de la que se conservan bastante bien unos 4 km dentro del territorio municipal con algún miliario, es típicamente romana y etsa datada en el siglo II. Era una calzada secundaria que se unía a la principal la Astúrica – Cesaraugusta y según la inscripción de la piedra escrita que está en la vecina localidad de Molinos de Duero fue realizada por Lucio Lucrecio Denso que era magistrado Duunviro.

En la actualidad su lamentable estado de conservación pone en riesgo su integridad, motivo por el cual ha sido incluído en la Lista roja de patrimonio en peligro de la asociación para la defensa del patrimonio Hispania Nostra.

Palacio de los Marqueses de Vilueña, conocido también como de los Valtueña o como el palacio es un edificio sobrio que data del siglo XVII. La fachada, en la que se abre la puerta principal en un gran arco de medio punto, esta conformada por cuatro balcones sobre los que se ubica el escudo de armas de los Vilueña.

Palacio de Don Pedro de Neyla, conocido también como del Arzobispo de Palermo es una construcción del siglo XVII por el que fue Arzobispo de Palermo, Pedro de Neyla. Perteneció a la iglesia hasta su adquisición por Matías Ramos Calonge quien lo donó al pueblo para poner en él una escuela que se mantiene en la actualidad. Con arquitectura típica de la comarca tiene grandes ventanas enrejadas y porta en sus fachada los escudos del constructor.

Casa de los Ramos, de 1778 es de las casas más antiguas de la localidad. Con una portada en arco de medio punto en donde consta el año de construcción y el promotor de la misma. Destaca el trabajo de la madera y la estructura que gira en torno al eje de la gran chimenea.

El rollo o La picota es indicativo jurisdiccional de villa a Vinuesa que lo obtuvo en 1776 de Carlos III. El monumento lo constituye un rollo de piedra sobre una planta poligonal coronado por un pináculo.

Cañada Galiana o Cañada Real Riojana, era una de las vías pecuarias en el eje Castilla – Extremadura, siguiendo las rutas de la trashumancia. Es el vestigio de una labor de gran importancia en la economía y la cultura de los habitantes de la península Ibérica que en la actualidad esta casi desaparecida al ser realizado el transporte de las oveja mediante medios de automoción modernos. La importancia de estas rutas es tal que en la actualidad hay diferentes movimientos que mantienen el uso de las mismas en plan simbólico.

Fiestas

Las fiestas principales son en honor a la Virgen del Pino, patrona de la localidad, y San Roque. Se desarrollan entre el 14 y el 18 de agosto.

Las fiestas comienzan con la Pingadas de los Mayos (mayos, ejemplares de pino albar de unos 25 metros de longitud que se levantan por los jóvenes de la localidad y señalan la fiesta) en la plaza Mayor y frente a la ermita de la Soledad. Se realizan profesiones y ofrendas, como la de la Vela, y se hacen campeonatos de diferentes deportes, entre los que destaca la pelota a mano. Entre los actos que se realizan en estas fiestas destaca el de La Pinochada.

La pinochada

Se llama pinocho a la rama del pino. El día 16 de agosto en misa de 11 se bendicen los pinochos que son portados por las mujeres y niñas de la localidad que visten sus vestidos típicos, trajes de piñorras. A la salida de la iglesia se forman dos grupos de hombres que guardan rigurosa formación, armados de rodelas y espadas. Los hombres están divididos, atendiendo a su estado civil, en dos cofradías, la de Nuestra Señora del Pino para los casados y la de San Roque para los solteros. Las cofradías se enfrentan en una danza singular en la que van agarrados del brazo girando y golpeando con las espadas las rodelas del bando contrario. Después de tres encuentros la batalla es ganada por los casados. Seguidamente son las mujeres las que se enfrentan, casadas contra solteras con su pinocho. De este enfrentamiento también salen triunfantes las casadas. Las mujeres, todas juntas, arremeten contra todos lo hombres (hayan o no participado en el acto y sean o no del lugar) cuando golpean al hombre con el pinocho deben decir «¡De hoy en un año!» a lo que el hombre debe contestar «¡Gracias!».

La leyenda marca el origen de este acto tradicional en la victoria que los vecinos de Vinuesa obtuvieron en el enfrentamiento con otros pueblos sobre la pertenencia de un pinar comunal en el cual apreció un imagen de la virgen (la virgen del pino) en uno de los árboles, pero dicho árbol tenía la copa en territorio visontino y la base en el del pueblo vecino. La pelea por la posesión se decidió en contra de los visontinos hasta que intervinieron las mujeres de Vinuesa armadas con pinochos que lograron la victoria para su pueblo.

El acto parece encuadrarse en los ritos nupciales de segregación en los cuales para pasar de un grupo social a otro de deben realizar diferentes pruebas o ritos unos para disgregarse de aquel al que pertenecía y otros de incorporación al grupo nuevo.

Vinuesa en la literatura

El paisaje y el ambiente en el que esta inmersa la villa de Vinuesa han llegado a inspirar a muchos escritores y artistas. El más popularizado es Antonio Machado con su obra de Los hijos de Alvargonzález que se desarrolla en estos lugares y tiene a la Laguna Negra como escenario principal. Pero no solo Machado se inspiró en estos lares, otros como Pío Baroja, Gerardo Diego o Vicente García de Diego también lo hicieron.

Machado sitúa la historia trágica de un parricidio en estas tierras. En 1912 escribe la novela en prosa que versaría en abril de ese mismo año. Alvargonzález es asesinado por dos de sus tres hijos que tienen prisa para el cobro de la herencia. La Laguna Negra es el lugar que eligen para deshacerse del cadáver. El crimen lo paga un inocente que es condenado al garrote y la esposa del difunto, madre de los asesinos, muere de pena. Su avaricia tiene el pago que no esperan al dejar de producir las tierras. El hermano emigrado a su regreso compra parte de las tierras a sus otros hermanos y obtiene grandes cosechas. Los remordimientos corroen a los asesinos que acaban vendiendo lo que les queda y emigrando, al pasar cerca de la Laguna Negra se pierden en la noche y acaban en su aguas.

Baroja cita esta tierras en su obra El Escuadrón del Brigante de 1913, lo mismo que Quiliano Blanco en 1968 o Miguel moreno y Moreno también hace referencia en su obra Apuntes y ocurrencias sobre la Tierra de Alvargonzález en 1975 y Antonio Pérez Rioja en 1897 en Las Lagunas de Urbión. Hay multitud de referencias a estas tierras y al paisaje de muchos artistas e intelectuales.

Otra de las obras relevantes es Leyenda del Puente que mezcla la historia con la leyenda. Cuenta la historia de unos carreteros Zaragozanos uno de los cuales sale en defensa de una moza del lugar que es acosada por otro carretero que, en venganza, lo asesina de un golpe en la cabeza y es enterrado al lado del puente del Bardo. La víctima se enamoró de la moza y la leyenda cuenta que su alma paseaba las tardes de verano por aquellos parajes y bebía de la fuente de Vinuesa.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.