Una comarca con carácter propio, original y diferente

Desde la Ribera del Ebro acostada suavemente contra la vertiente sur de la Sierra de Cantabria, protegida del frío del norte y con un microclima propio, Rioja Alavesa es una comarca con carácter propio, original y diferente. Sus tierras son privilegiadas para el cultivo de la vid; por ello sus viñedos tiñen el paisaje de verde intenso en primavera y dorado y rojizo en otoño otorgando la justa fama a esta zona reconocida internacionalmente por la elaboración de su vino.

Pero su extensión de 316 kms cuadrados también se encuentra salpicada de interesantísimos restos prehistóricos, villas amuralladas, casas solariegas, cultivos frutales y paisajes únicos; todo un patrimonio que atestigua que sus habitantes se han asentado con provecho y desde antiguo en esta tierra generosa.
Vamos a recorrer la comarca en su totalidad, dejando que nuestros sentidos se vean complacidos.

Rioja Alavesa, una comarca con nombre y apellido.

Su vino

Rioja Alavesa evoca siempre vino. No es casualidad; es el poso de una larga tradición de calidad, heredada y perfeccionada a lo largo de los años. Tres factores han contribuido a ello: la variedad de uva «tempranillo», fruto de una simbiosis perfecta entre terreno y vid; el hombre, que ha recibido de sus antepasados el legado de elaborar vino con categoría de arte; y la tecnología, fiel colaboradora del hombre en su afán de lograr la calidad deseada.

La elaboración diferencia entre un abanico de caldos, todos amparados bajo la Denominación de Origen Calificada Rioja:
El Vino de Año o Vino Joven, afrutado gracias a la variedad «tempranillo». Los vinos envejecidos en Rioja Alavesa están a nivel de los grandes del mundo. Son los Crianza, Reserva y Gran Reserva, ideales para degustar por su complejidad aromática. No debemos olvidar los denominados “vinos de autor”, elaboraciones singulares donde enólogos y bodegueros ponen su impronta personal para crear vinos únicos y diferentes.

Bodegas

Desde las cuevas, que llevan utilizándose desde la edad media ininterrumpidamente, hasta las instalaciones más modernas, la profusión de bodegas hace que la cultura del vino empape con un sabor especial toda la vida cotidiana de la rioja alavesa. Muchas pueden visitarse, lo que nos brinda la ocasión de conocer los diversos procesos, la selección de mostos para la elaboración de vinos de año, de crianza o de reserva, y contemplar las grandes cubas de fermentación o las barricas de envejecimiento, siempre en ese ambiente especial, casi de recogimiento, que reina en su interior. En la mayoría de ellas se puede catar y comprar vino, y algunas bodegas disponen de comedor.

Prehistoria

Los abundantes restos prehistóricos testimonian una importante población de la comarca desde la antigüedad más remota. Los más emblemáticos son los dólmenes de Layaza, descendiendo del Puerto de Herrera, el Sotillo, el de San Martín, el alto de la Huesera en Laguardia, en Elvillar el de la Chabola de la Hechicera y el Encinal, y en Kripan el de los Llanos, todos ellos con corredor hacia la cámara. También existen poblados prehistóricos: entre Labastida y Salinillas de Buradón se hallan los castros de Buradón, cuyo poblamiento inicial se remonta a la Edad del Hierro, y que continuó habitado durante la época romana hasta la Edad Media. Y en Laguardia está el Poblado protohistórico de La Hoya, que incluye en su recinto un museo en el que se nos narra la historia del lugar y se exponen algunas de las piezas recuperadas en las excavaciones.

Trujales de aceite

Antiguamente, la mayoría de los pueblos de Rioja Alavesa poseían trujales que elaboraban el aceite de forma tradicional, un aceite virgen extra que aún hoy se obtiene así en determinados pueblos de la geografía de Rioja Alavesa. El olivo es uno de los tres elementos de cultivo más importantes de la zona, junto con la vid y el cereal. De ahí que el paisaje de Rioja Alavesa se dibuje en determinadas ocasiones con hileras de olivos, formando un horizonte muy característico. Hoy en día podemos destacar los trujales de Lanciego, Moreda y Oyón, donde el aceite se elabora siguiendo el proceso tradicional, y donde mientras se visitan, se puede comprar.

Otro trujal a destacar es el de Barriobusto, que alberga un museo con herramientas, fotografías, paneles didácticos y un vídeo explicativo donde se puede contemplar la elaboración. La Asociación “Adora” trabaja en la promoción de la implantación del cultivo del olivo como complemento al cultivo de viñedo en Rioja Alavesa.

Las lagunas

Declarado biotopo protegido, el Complejo lagunar de Laguardia sirve de hábitat a una rica flora y fauna lacustre. Destacan las aves, como el ánade azulón, la garza real, la cigüeña y el somormujo lavanco, que construye nidos flotantes con los juncos y carrizos que crecen en abundancia en las orillas. Las lagunas sirven también de escala migratoria a otras especies, como el correlimos.
Las dos lagunas naturales, la de Carravalseca y la de Carralogroño, son cubetas que sólo se rellenan con la lluvia, llegando a desaparecer en los veranos muy secos. Por este motivo se ha construido una tercera artificial, el Prao de la Paul, con el fin de mantener un mínimo de agua en el conjunto durante todo el año.

Otros lugares de interés ecológico son: el Bosque de Navaridas, modelo del encinar riojano-alavés, y el Pinar de Dueñas, en Labraza, que es el bosque de pino carrasco más occidental de Europa.

Naturaleza

Rioja Alavesa tiene una extensión de 316 Km2. cuya frontera, al sur la marca el río Ebro y al norte la Sierra de Cantabria. Esta orografía peculiar hace que hacer recorridos por sus senderos sea disfrutar de todo en un paisaje único de colores intensos y cambiantes y con grados de dificultad distintos dependiendo de la zona seleccionada, llana o más rocosa.
Recorrer esta comarca supone, además, cruzarse con un gran número de restos prehistóricos, legado romano, murallas, iglesias góticas y retablos de inmenso valor y una arquitectura urbana salpicada de casas solariegas y elementos peculiares de arquitectura menor como frontones, colmenas, lagares o txozos. En las Oficinas de Turismo existe una carpeta con seis rutas recomendadas con planos a escala y grados de dificultad. Libro recomendado: “Toloño y Cantabria, dos sierras dos mundos” (Salvador Velilla y Carlos Muntión). En oficinas de turismo.

Arquitectura del vino

Un nuevo concepto de paisaje se funde con la tradicional estampa de la Sierra de Cantabria a través de las formas metálicas. Y es que arquitectura moderna y cultura del vino son todo uno en Rioja Alavesa. Sirvan cinco ejemplos:
•La Bodega CVNE de Laguardia es un construcción vanguardista diseñada por Fhilippe Maziéres, una gigantesca tina por la que se cuela la luz natural.
•La integración de arquitectura y paisaje es clave en Bodegas Baigorri, de Samaniego. El exterior es una caja de cristal vacía desde la que se ven los viñedos.Bajo tierra se organiza la bodega en distintos niveles. Es obra de Iñaki Aspiazu.
•Marqués de Riscal, en Elciego, es obra de Frank Gehry. Como en el Guggenheim de Bilbao, el titanio es protagonista. Los diferentes colores se inspiran en las tonalidades de del vino.
•De nuevo en Laguardia, la Bodega Ysios, diseñada por Santiago Calatrava, es una bella construcción de formas suaves y onduladas en madera y metal.
•La Bodega Antión, en Elciego, es obra de Jesús Marino Pascual.

Arte sacro

Para los amantes del arte sacro y amantes del arte en general, Rioja Alavesa reune un conjunto de retablos presentes en la mayoría de las Iglesias Mayores y en algunas ermitas que alcanzan un alto valor gracias a sus tallas y dorados de reconocidos artistas. Un ejemplo de ello es la Iglesia de Santa María de Moreda edificada en dos fases: la primera, en el S. XVI, constituye uno de los más exquisitos trabajos platerescos y la segunda, llevada a cabo en el S. XVIII, donde lo más destacable es el soberbio retablo de estilo barroco atribuido a Gabriel Antonio de la Cueva, Fco. de Ysequilla y Fco. de Rivero. De estilo barroco son también los de Barriobusto, Labraza o Elciego; renacentista el de Elvillar , el de Sta. Mª de Laguardia, Lanciego, Lapuebla de Labarca u Oyón; rococó el de Salinillas de Buradón y Churrigueresco el de Samaniego o Labastida.
La visita a Santa María de Moreda se completa con un excepcional conjunto de frescos y tallas representados en su cúpula del crucero y la capilla mayor.

Casas solariegas

Son muchas las poblaciones de Rioja Alavesa que reúnen magníficos conjuntos urbanos. Villabuena de Alava es una de esas poblaciones a destacar pues reúne una magnífica serie de casas solariegas con escudos de armas, entre las que destaca la llamada Casa del Indiano, de estilo barroco, con un espectacular relieve de Santiago Matamoros. Con el mismo nombre y fechada en el siglo XVIII destaca otra casa en el núcleo urbano de Elvillar.

En Elciego muchas de las casas que forman las calles ostentan las armas de las familias que las construyeron; impresionan los soberbios edificios de piedra de la Plaza Mayor. Llama la atención el enorme escudo que campea en la fachada del Ayuntamiento.

Gastronomía

Si en casi todas las partes se utiliza el vino para acompañar la comida, la gastronomía de Rioja Alavesa lo hace al revés: desaconseja las ensaladas muy aliñadas, para que el vinagre no arruine el bouquet del vino; por el mismo motivo es poco partidaria de los quesos recios. Con estas premisas, podemos estar seguros de que los platos que nos propongan serán dignos acompañantes del vino de la tierra: patatas a la riojana, chuletillas al sarmiento… Elaboración de pan de leña, embutidos caseros y algo de la huerta como los pimientos choriceros completan una gama de productos básicos pero excelentes.
Rioja Alavesa, como es lógico, también se suma a la excelencia de la gastronomía vasca manifiesta en sus pinchos y en sus platos de autor.

Fiestas populares

Las variadas fiestas de Rioja Alavesa hace sumergirse al visitante en historia y tradición durante todo el año, siendo la época estival cuando acontecen las principales: San Juan y San Pedro en Laguerdia (Junio), las patronales de Elciego (Julio), Feria Medieval de Salniniullas (Julio), Fiesta de la Virgen y de San Roque (agosto), la de Las Reliquias de Labastida (septiembre).
En enero destacan las Fiestas de Oion con el revolcón del Katxi. En febrero, Páganos celebra San Blas con el tradicional Chulalai y Lapuebla de Labarca el Uztaberri Eguna (catas y degustación de productos gastronómicos).

En Semana Santa son típicas la quema de los Judas en Moreda o Samaniego y en San Prudencio son conocidas las retretas de Oion y de Labastida.
En septiembre se celebra la reconocida Romería de la Ermita de Berberana y como preámbulo a la cosecha la fiesta de la Vendimia de Rioja Alavesa. En Noviembre Acción de Gracias y en Diciembre Samaniego y Navaridas festejan Las Mañas, que en Elvillar y Lanciego se llaman Los Martxos (antiguos rituales en los que se quema espliego para purificar los pueblos).

ww.turismoriojaalavesa.com
www.riojalavesa.com

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.