Ollería (en valenciano y oficialmente L’Olleria) es un municipio de la Comunidad Valenciana, España. Situado en el sur de la provincia de Valencia, en la comarca del Valle de Albaida. Cuenta con habitantes 8.106 (INE 2007).

Historia

Las tierras de Ollería estuvieron ya pobladas en la época del Paleolítico Superior, como lo demostraron las restos de industria lítica, encontrados en la cueva de San Nicolás. De la Edad de Bronce se ha documentado un poblado a la cumbre del «Castellet del Porquet». Necesita ser restaurado, realizando las excavaciones pertinentes. Conservamos importantes restos hallados en el barranco del Salido.

En época ibérica, destacan algunos hallazgos dispersos de cerámica y orfebrería, sin encontrar importantes ruinas tal vez debido a que es una tierra de frontera disputada por los pueblos de la Contestania y la Edetania.

En el periodo íber-romano, los eruditos centran el núcleo de población en la ermita de San Cristóbal, donde se ha encontrado la lápida romana que actualmente se puede admirar a la calle del Batle, fíbulas, monedas y cuentas de collar. Existen varias villas romanas en el término, destacamos la encontrada durante las obras de la autovía central, en la partida de Buenavista,donde aparecieron importantes restos relacionados con la alfarería, la producción de aceite y en su arquitectura un hipocausto en el subsuelo de la vivienda.

El actual emplazamiento de Ollería se debe a los musulmanes ratificado por la necrópolis encontrada, que siguiendo la tradición se extendía por los accesos al poblado. De sus restos son destacables «los alcavons» o minas de agua. De este periodo destaca el hallazgo de un sello árabe, con una inscripción, engastada en un anillo de oro, que hace referencia a la importancia de su poseedor. El anillo se ha perdido, no así la inscripción que decía: «Quien cree se salva. Quien sufre, gana.»

Tras la Reconquista, en el «Llibre del Repartiment» (Libro de Reparto), aparecen varias donaciones de tierra en la Alquería de las Ollas. Su nombre proviene de la actividad que desarrollaban sus gentes como alfareros.

En el término de Ollería, se produce una encruzijada de caminos y vias pecuárias que explican la importancia que la ganadería ha tenido para nuestra economía tradicional. Conservamos arquitectura relacionada con este tema, como la Lonja de tratantes en los bajos de la Casa de la Villa y unas muestras interesantes de construcciones en piedra seca, llamadas refugio de pastores.

En la Edad Moderna destaca su independencia respecto de la ciudad de Játiva, conseguida en dos fases, primero la segregación en 1583 y después la consecución de la categoría de Villa Real en 1588, con la toma de posesión de la suprema jurisdicción y voto en Cortes.

En 1522, la villa se pronunció en favor de las Germanías, la posterior represión fue brutal, muriendo centenares de agermanados.

También fue saqueada durante las guerras carlistas y ocupada durante la invasión napoleónica en la Guerra de Independencia Española.

Recordemos que l’Ollería desde hace Mil años trabaja el vidrio, llegando en la actualidad a convertirse en el principal centro de producción vidriera de España. LA RUTA DEL VIDRE DE L’OLLERIA, es una interesante propuesta turística para descubrir el alma del vidrio, entre monumentos singulares.

Monumentos

  • Ermita de San Cristóbal. En sus inmediaciones están las ruinas romanas de la Casa Miranda.
  • Ermita de San Juan.
  • Ermita del Cristo de la Palma.
  • Cueva de San Nicolás Habitada por el «hombre de neanderthal»
  • Castellet del Porquet, poblado Neolítico fortificado con potente muralla.
  • Ayuntamiento. Situado en la Plaza de la Villa esquina con la calle Batle. La parte antigua que queda, consta de una planta baja exenta sobre arcos, y el Salón de Sesiones sobre ella, con un balcón a la plaza. Presenta tipología de lonja en planta baja y gran salón en la superior, y recuerda a otros ayuntamientos del siglos XV y XVI. Es la Casa de la Villa desde su constitución en 1588. Edificio de estilo renacentista. Conserva un gran reloj de Sol, mirando a la plaza.
  • Convento de Capuchinos, fundado en 1601 reutilizando una ermita medieval dedicada a los santos Abdón y Senén. Está edificado alrededor del claustro de la cisterna, que conserva pinturas murales en grisalla del siglo XVII. El antiguo noviciado ha sido reformado como hospedería conventual. Cuenta además con acueducto y mina de agua; colecciones de pintura de Remigio Soler y Oscar Marziali; de arqueología, vidrio, cerámica, azulejería antigua y objetos etnográficos; en su huerta crece un árbol monumental, un Mirto centenario.
  • Monasterio de las Agustinas descalzas, fundado en 1611. Conserva restos de muralla.
  • Convento de los Dominicos, fundado el 1578. A este convento pertenece el Retablo Cuatrocentista «del juicio final» del pintor Antoni Peris, conocido como «maestro de Ollería» obra primitiva valenciana del gótico internacional, depositado en el palacio Arzobispal de Valencia.
  • Hospital de San Juan Bautista, del siglo XIX, con capilla neogótica y claustros.
  • Santuario de la Virgen de Loreto, donde se venera la imagen medieval de la patrona de la villa y se conservan magníficas pinturas murales. (se trata de la iglesia del convento de los dominicos). Podemos destacar el altar del beato «Pare Ferreres», un retablo neogótico con pinturas modernas del artista de Ollería Toni Grau, donde se custodia la reliquia.
  • Iglesia de Santa María Magdalena Declarada B.I.C. Con su bellísima portada renacentísta. En este templo tuvo lugar el fin de la Guerra de las Germanías, el día 22 de enero del año 1522, cuando el Virrey, masacrando a los agermanados,(comuneros), que se refugiaron en el interior de esta iglesia fortificada, prendiéndole fuego a sus puertas, provocó la muerte de varios centenares de vecinos, mártires de germanía. Sobre el solar de la mezquita, de consagró a Santa María Magdalena en el siglo XIII. Se cuentan leyendas de los cátaros que llegaron a estas tierras, entre los repobladores cristianos, protegidos por el rey Jaime I, a finales del siglo XIII.
  • El Trinquete Es el trinquete valenciano más antiguo que se conserva, junto con su muralla madieval.
  • El antiguo Matadero Municipal, un bello edificio Modernista de principios del siglo XX.
  • El Almudín o Pósito medieval, que en el siglo XlX se reconvirtió en Teatro Cervantes. Recién restaurado como bello teatro romántico.
  • Casa-Palaciega de Zacarés, Casa del Sacristán y la Casa de les Gisbertes, destacan entre otras por su valor histórico.
  • El Palacio de los Marau, conocida como «Casa Santonja», antiguo palacio, cuya principal construcción data del siglo XVII-XVIII, pero que destaca mundialmente por su gran salón, que alberga un programa completo de magníficas pinturas murales relacionadas con la Masonería liberal de principios del siglo XIX. Espacio iconográfico único en Europa. Iniciada su declaración de B.I.C. Este palacio se está rehabilitando para albergar el Museo Valenciano del Vidrio, el de Historia local y artesanías.
  • Els alcavons o minas de agua, cuyos túneles de época islámica recorren todo el término.

Fiestas locales

  • San Antonio Abad. Fiesta caracterizada por su hoguera, su entrañable cena, la celebración de la Santa Misa y la Bendición de los animales, bajo la imagen del santo, en su propia calle.
  • Carnavales. («Les Carnestoltes»), donde todos los chavales del pueblo con sus respectivos colegios se disfrazan y obsequian a la gente con un pasacalle; la comida típica en estos días es el «arroz al horno» («arròs al forn»).
  • Fiestas Patronales. Se celebran también las fiestas de Moros y Cristianos durante el último fin de semana de agosto y el primero de septiembre.
  • La Feria. Se celebra la última semana de octubre y se remonta al siglo XVII. Más antiguos són el mercado de sus artesanías tradicionales, destacando la de productos de vidrio. El Vidrio de la Ollería tiene sus orígenes en la Edad Media y el de productos de alfarería como las ollas, cántaros y tinajas, desde la época de los romanos, cuya elaboración dio origen al nombre de la villa. Aparece como «Alquería de las Ollas», al «Llibre del Repartiment» de Jaime I.
  • La fiesta de La Magdalena, con danzas tradicionales y el «Baile de los Locos», que culmina con la formación de torres humanas.
  • Romería de la Divina Pastora, «la Pastoreta». Esta antigua tradición de Ollería, protagonizada por niños y niñas vestidos de pastores que se concentran en el convento de los Capuchinos, se celebra el cuarto domingo de Pascua.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.