Herrera es un municipio de la provincia de Sevilla, en la comunidad autónoma de Andalucía, España.Posee una situación privilegida al encontrarse en un lugar de encrucijadas, situada en el centro geográfico de Andalucía, distando a menos de una hora de las capitales de provincia como Córdoba, Málaga y Sevilla, y a poco más de una hora de la capital de provincia Granada.

Datos históricos. Orígenes y fundación de Herrera 

Es muy difícil poder citar una fecha concreta sobre el origen y la forma en que surgieron los pueblos que pertenecieron a la Orden Santiaguista y posteriormente al Marquesado de Estepa. Hasta ahora sólo se sabía que la fundación de la mayoría de estos pueblos había tenido lugar tras la venta de la encomienda Santiaguista a Don Adán Centurión, pero su existencia como pequeñas aldeas, a las que se les denominaba «Cortijos», era muy posterior.

Tras la conquista por Fernando III de estas tierras, se hizo entrega de las mismas a las Órdenes Militares, para así establecer una zona fronteriza a lo largo del Reino de Granada que sirviera de defensa y fundación de lugares con personas que, mediante franquicias, se fuesen estableciendo en ellas. Sin embargo, esta fundación de lugares no fue posible en un principio, puesto que estas tierras sufrían continuadamente el acoso de los ejércitos del Reino de Granada, principalmente de los moros de Archidona y Serranía de Ronda, que eran tribus bereberes muy temidas, llevando a cabo continuadamente destrozos de las cosechas, robos de ganados y captura de prisioneros, siendo la vida imposible fuera de los recintos amurallados.

Tras la conquista de Antequera en 1410, y en especial con la toma de Archidona en 1468, nuestras tierras dejaron de ser zona fronteriza, y con ello llegó un poco de tranquilidad, permitiendo que las personas pudiesen salir y establecerse en los campos. Por lo que a partir de esta última fecha pueden datarse el origen primitivo de Herrera y demás pueblos que pertenecían a Estepa; aunque sólo pueden considerarse con población un poco estable a partir de la conquista de Granada en 1492, salvo Marinaleda y Miragenil, cuyo nacimiento fue en fechas posteriores.

En los terrenos que hoy ocupa nuestro pueblo se estableció una dehesa boyal de unas 1800 fanegas, a la que acudían personas con sus ganados, y donde se formaron cuatro o cinco huertas en el borde del arroyo que cruza nuestro pueblo, Pozo Antonio y Álamo del Campo; ya que, son éstas las primeras zonas dedicadas a la agricultura en el denominado ruedo de Herrera, y donde estas personas construirían pequeñas chozas o albergues, en lo que hoy es nuestro pueblo, para los ganados y aperos de labranza que con el tiempo dieron lugar al Cortijo de Herrera. Herrera surgió como cortijo entre el año 1511 al 1514. Un ejemplo de cómo surgió Herrera lo podemos ver en los cortijos de Las Carrizosas, donde podemos apreciar adosarse unos edificios a otros llegando a formar casi una especie de calle. Otro ejemplo lo podemos observar en la aldea La Salada, donde la agrupación de sus casas van formando una pequeña calle.

Durante muchos años, la Dehesa del Cortijo de Herrera permaneció dedicada exclusivamente al uso del ganado, hasta que con la venta a D. Adán Centurión hay un espectacular aumento de población en todo el Estado de Estepa, cuyo hecho no hay que atribuirlo porque pasara a manos privadas, sino porque la paz hizo posible la roturación de tierras que antes habían sido de peligrosa ocupación, así como el asentamiento de personas venidas de fuera. En nuestro pueblo, según los archivos de protocolos de Estepa, se comienza a roturar pequeñas extensiones de tierra por la periferia de la Dehesa y sus arrendatarios van usurpando, poco a poco, parte de sus terrenos.

Hasta el año 1610, fecha que coincide con la definitiva expulsión de los moriscos del Reino de Granada, los documentos referentes a nuestro pueblo son muy escasos, aumentando éstos, especialmente entre los años 1610 y 1630. Entre estas dos fechas se asientan definitivamente en Herrera un grupo de labradores y ganaderos. Caracterizándose la población del Cortijo de Herrera, anterior a estas fechas, por su movilidad, yendo de un sitio a otro en busca de trabajo. Este grupo de vecinos de Estepa que se asientan en estos años forman lo que hoy es la calle Puente.

Coincidiendo con la expulsión de los moriscos todos los lugares del término de Estepa crecen en población. Hecho que podemos comprobar en el repartimiento del servicio ordinario (impuesto para gastos de guerra) de estos lugares en el año 1611.

En todos los documentos de estas fechas, a nuestro pueblo se le nombra siempre como el Cortijo o Partido de Herrera, hasta que en el año 1631 hay un gran aumento de documentos referentes al mismo y nos aparece como la Puebla de Herrera. Aquí es donde esta la importancia de nuestro pueblo en la historia de España, pues, en este año, según las escrituraciones de ese año y siguientes, el Consejo de la Villa de Estepa decide parcelar en suertes y trances, la mayoría de tres a seis y algunas de ocho fanegas, las dos terceras partes de la Dehesa del Cortijo de Herrera, y su arrendamiento mediante censo enfitéutico, favoreciendo de esta forma que nuestro término estuviese compuesto por pequeños minifundios que han llegado hasta nuestros días. La parte de la Dehesa del Cortijo de herrera que se comenzó a arrendar, era la zona comprendida entre Herrera, Cerro Chirino, Pozo Antonio, laderas del Cerro gordo y zona del Cerro de Martos. El motivo de esta venta era hacer un donativo del Estado de Estepa al Rey Felipe IV, cosa que se lleva a efecto en el año 1634, para costear la guerra que se preparaba contra Portugal y Cataluña.

En el legajo 334 del Archivo de Protocolos de Estepa del año 1636 todavía figuran contratos de arrendamiento entre el Consejo de Estepa y algunos vecinos de Estepa, siendo uno de los últimos el de Juan Muñoz de Estepa, que arrienda la octava suerte del tercer trance de la Dehesa de Herrera. En el mismo legajo hay otros contratos similares referentes a la Dehesa de las Carrizosas y Alhonoz, efectuados a resultas de la decisión del Consejo de la Villa de Estepa de donar al Rey 5000 ducados «para guerras y otros efectos». En 1641, con motivo de la guerra con Portugal y Cataluña, el Estado de Estepa ayuda al Rey con un nuevo donativo de 600 ducados, y después, en diferentes ocasiones, con hombres y dinero.

Como vemos por estos datos, la fundación de Herrera como pueblo se produce en 1631 como consecuencia de querer obtener el Consejo de Estepa para continuas guerras en las que se encontraba metida España en esos años y los apremiantes socorros que pedía el Rey Felipe IV para el sostenimiento de estas guerras, llevándose a cabo en Herrera una repoblación con vecinos de Estepa y algunas familias oriundas del Reino de Portugal, Reino de León y gallegos, que son los que dan lugar a que se forme la calle de los Labradores, según se ha podido comprobar con las numerosas escrituraciones de estos años, aunque a partir de 1634 comienzan a venir a Herrera algunos vecinos de los pueblos de nuestro alrededor. Posteriormente, entre los años 1700 y 1750, se observa en Herrera una fuerte inmigración de vecinos de Marinaleda.

La forma de arrendamiento de la Dehesa del Cortijo de Herrera, denominada «censo enfitéutico», era cosa extraña fuera del Reino de Castilla, siendo en estas tierras lo más usual la venta real; sin embargo, se llevó a cabo en algunas zonas aisladas como ocurrió en Herrera, y ello era ventajoso para el arrendamiento, pues, éste se convertía prácticamente en dueño de los terrenos con el pago de un tributo anual, que bien podía ser en dinero o en especies de trigo o cebada; pudiendo pasar este tipo de arrendamiento de padres a hijos y sucesores y pudiéndose practicar el subarriendo e incluso la venta de este contrato.

De la misma forma también se llevó a cabo en nuestro pueblo la parcelación de solares para poder construir casas para vivienda, mediante un contrato denominado «Tributo de Gallina», por medio del cual, su propietario tenía que pagar anualmente y a perpetuidad, al Marqués de Estepa, una gallina o en su defecto un valor en reales, quedando por este método el inquilino y sucesores como dueño de la vivienda con la condición de que ésta estuviese terminada antes de tres años. Estas gallinas, a su vez, eran enviadas a la Corte de Madrid, en concepto de otros pagos que tenía que realizar el Estado de Estepa al Rey de España.

Patrimonio y monumentos

Museo Municipal

Medicina antigua, Ciencias Naturales y Arqueología: Este importante museo, único en su especie en toda Andalucía, presenta una extensa y valiosa colección de herramientas y materiales utilizados desde tiempos remotos en medicina y cirugía. Más de 700 piezas de toda índole datadas entre los siglos II a.C. y VI d.C. se hallan expuestas en una amplia sala. Y otra importante cantidad de aparatos, herramientas, medicinas, utensilios, matraces, libros, folletos y carteles publicitarios, etc. de nuestro pasado más o menos reciente. Todo ello debido y certeramente explicado en paneles informativos de carácter didáctico. En otra sala se muestran al visitante interesantes colecciones de fósiles, animales disecados, mariposas, insectos diversos, etc. En esta misma sala está instalada la sección de Arqueología, que cuenta con abundante material cerámico, lítico, óseo y metálico procedente de todas las culturas milenarias de Andalucía.

Fortaleza Árabe de Alhonoz 

El significado de la palabra Alhonoz parece ser que es <<el último bastión>> o <<la última frontera>>. Su nombre aparece por primera vez en las divisiones administrativas que hicieron los árabes, y en los primeros amojonamientos llevados a cabo entre Écija y Estepa.

Durante el gobierno de los Emires, el acceso a Córdoba se flanqueó, de trecho en trecho, de mediados y pequeños castillos que sirvieran de morada y defensa a las patrullas armadas que atendían a la seguridad de las comunicaciones por todos su recorrido, manteniendo estos caminos libres de salteadores y gentes peligrosas. Este es el origen de la fortaleza árabe de Alhonoz que estaría en comunicación con la Calzada de Al-Rasif y otros caminos que comunicaban Écija y Córdoba con las costas mediterráneas.

Yacimientos arqueológicos

En Herrera se han encontrado restos ibéricos, romanos y árabes.

En las afueras del pueblo, dirección Estepa, se encuentra el denominado Conjunto Termal de Herrera. Se trata de una extensa villa romana en la que se pusieron al descubierto varias piscinas de mármol, hornos para calefacción de habitaciones y siete mosaicos de grandes proporciones, entre los que destacaba uno con escenas pugilísticas llamada Boxeator. Las grandes cantidades de pinturas y mármoles aparecidas hace pensar que nos encontramos ante una de las mejores villas de recreo conocidas. Otras villas importantes se encuentran situadas en el Arroyo del Padrón, La Noriega, Las Palominas y Los Cortijos de Alonso, esta última de gran importancia por los materiales aparecidos desde muy antiguo. En sus proximidades se encuentra el río Genil, en cuya cota máxima se ubica una fortaleza árabe. En total, cuenta el término municipal de esta villa con unos 90 yacimientos que abarcan desde el bronce final hasta la época árabe.

Fiestas 

Carnaval

Según cuentan los mayores, este pueblo de la provincia de Sevilla siempre ha vivido de una manera especial la fiesta de Carnaval. El amplio itinerario permite que todas las personas que participan luzcan sus disfraces, bajo la atenta mirada de los herrereños que se concentran en las aceras, balcones y ventanas. En la misma puerta del Ayuntamiento se instala una improvisada pasarela por donde desfilan los participantes. Finaliza esta jornada con un multitudinario baile al que asisten la mayor parte de los habitantes de Herrera. También los componentes de la Estudiantina cuentan en sus canciones, muchas de ellas con dotes humorísticos, las anécdotas ocurridas en la localidad a lo largo del año.

Día de Andalucía

Este día que celebramos en toda Andalucía tiene una particular forma de festejarse en Herrera. Los vecinos de la localidad acuden a la Plaza de Andalucía, allí se llegan a congregar aproximadamente 1700 personas que participan en esta celebración degustando sin coste alguno los productos culinarios, bebidas varias y disfrutando de las actuaciones musicales. Todo ello relacionado lógicamente con lo herrereño y lo andaluz.

Semana Santa

Domingo de Ramos
Este día se rememora la última entrada de Jesús en Jerusalén, rodeado por una multitud de fieles con ramos de palmas y vítores al Hijo de Dios. La imagen que procesiona es la de Jesús Nazareno en su entrada triunfal a Jerusalén . Los herrereños reproduciendo ese día acompañan al paso con ramos de palmas y vítores.

Miércoles Santo
Este día se realiza un solemne Via Crucis que es acompañado por multitud de fieles y creyentes alumbrando el camino con sus velas y adorando a Jesús mediante oraciones y cánticos.

Jueves Santo
El Jueves Santo empieza por la tardecen la celebración de los Santos Oficios en la Parroquia de Santiago El Mayor. Una vez terminados los Santos Oficios, después, se rinden culto a tres hermandades: Cristo de la Misericordia, Ntro. Padre Jesús Nazareno y San Juan; y cinco corporaciones: Romanos, Apóstoles, Defensores de Jesús, Defensores del Templo y Profetas, custodiadas por una multitud de fieles. Al caer la tarde llega la procesión a la plaza del pueblo donde se representa otro pasaje de la Pasión: El Prendimiento. En este acto participan las hermandades de Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Corporación de Romanos, acompañados por Judas. Después de esta escenificación, los Romanos acompañan a Jesús Nazareno por el resto de su recorrido por las calles del pueblo.

Viernes Santo
Es el día central de la Semana Santa, es la procesión más larga, en la que más hermandades y corporaciones procesionan, en la que más pasajes de la Pasión de representan, y la más numerosa también por el infinito número de fieles y devotos que la acompañan Cuando la procesión llega a la plaza del pueblo, se realizan los actos de la Pasión de Jesús debidamente explicado por el cura-párroco. Se representa el Sacrificio de Isaac, la escenificación del popularmente conocido ‘’Cruce de Lanzas’’, las Tres Caídas. Son los actos de un día, largamente triste para los fieles creyentes, en los que procesionan las hermandades de Jesús Nazareno, San Juan, Ntra. Sra. de los Dolores, y las corporaciones de los Romanos, Profetas, Defensores de Jesús, Defensores del Templo, Penitentes de la Vírgen, Apóstoles y Marías.

Sábado de Gloria
Amanece el Sábado Santo con la sensación de tristeza en el alma de los creyentes. Es una procesión silenciosa y taciturna. Sólo las velas de los fieles iluminan la oscuridad de las calles del pueblo. Los Romanos con sus tambores roncos, en señal de duelo, escoltan al Santo Sepulcro hasta su entierro. Rinden culto público el Sábado Santo las hermandades de Cristo Crucificado, Santo Sepulcro y Virgen de los Dolores, acompañadas de las corporaciones de Las Marías, Penitentes de la Virgen y Romanos.

Domingo de Resurrección
La tristeza del día anterior se torna de alegría al alba del Domingo. Se celebra la Misa de resurrección. Los romanos, que montan guardia delante de la piedra sepulcral, saldrán corriendo despavoridos al ver a Cristo resucitar de entre los muertos. Preceden a la imagen de Cristo una representación de todas las hermandades y corporaciones que han desfilado en las procesiones de estos días.

San Marcos 

El día 25 de Abril, día en el que los habitantes de esta localidad, se trasladan a diferentes puntos para disfrutar de una jornada campestre. Es momento de salmorejo, tortillas, paella y un sinfín de manjares culinarios que todos degustaran. Aunque pueda parecer extraño, siendo Fiesta Local en honor a San Marcos, dicho día no procesiona ninguna imagen alusiva a dicho Santo. “Atar el Diablo”, tradición que consiste en unir dos “jaramagos” y que simboliza la expulsión de todo mal, es el último acto que se lleva a cabo en este día.

Romería en Honor a Ntra. Sra. Del Rosario de Fátima

El segundo Domingo del mes de Mayo, se celebra la Romería en honor de Ntra. Señora del Rosario de Fátima. Desde primeras horas de la mañana un centenar de carrozas conducidas hasta la plaza de España y engalanadas para la ocasión se concentran en la plaza del pueblo, donde se rezará el Rosario y posteriormente una Misa Rociera a la que acuden prácticamente la totalidad del vecindario. Una vez finalizada la Misa Rociera, la carroza donde previamente se ha colocado la imagen de Ntra. Señora del Rosario de Fátima, comienza su andadura hasta el recinto de «Las Carrizosas», lugar éste donde se concentran unas seis mil personas. Cientos de personas hacen el camino andando, otros subidos en las carrozas remolcadas por tractores, carruajes tirados por caballos, sin olvidar, a los caballistas y amazonas que escoltan a cuantas personas peregrinan hacía el terreno anteriormente citado. También los hay que se acercan con su vehículo particular cargados de manjares para una larga jornada campestre. La llegada de la Virgen al recinto se anuncia a través del repique de las campanas de una Ermita que se construyó años atrás para esta ocasión. Cante, baile, tertulias y una variada muestra de gastronomía: salmorejo majao (elaborado de forma tradicional), otros platos como el picadillo, la paella o las parrilladas satisfacen a todos los presentes.

Corpus Christi 

Se celebra en Junio. Destaca al pasar por la calle Roldán, adornada para la ocasión con pinturas católicas.

Verbena de San Juan

Se celebra el penúltimo fin de semana de Junio (viernes, sábado y domingo) intentando hacer coincidir, si es posible, el día de San Juan con alguno de éstos. El Parque Municipal de “Luis de la Señá María” esta considerado como uno de los mejores recintos feriales de los alrededores. Su arboleda, jardines y calles de albero consiguen atraer al público asistente. La “Velá de San Juan”, antiguamente se celebraba en la plaza del pueblo, con la sola ubicación de una caseta, además de varias atracciones. Casetas públicas y particulares acogen al pueblo herrereño que disfruta con entusiasmo de su “Velá de San Juan”. Carruajes, caballos, atracciones y actuaciones en la Caseta Municipal ponen la nota festiva de esta Velada.

Feria de Herrera

El final de la Feria se hace coincidir siempre con el segundo domingo del mes de Agosto. Iniciándose, por tanto, el miércoles de dicha semana. El cartel anunciador del festival flamenco “Pedro de la Timotea” anuncia el primer día de feria, primeras figuras del cante y el baile se dan cita en esta localidad. Considerada por todos aquellos que han tenido la oportunidad de visitarla como una de la de más prestigio de la Comarca, a la que acuden todos aquellos herrereños que tuvieron que emigrar y por ninguna causa quieren perderse la Feria de su pueblo natal. El Parque Municipal, un recinto que posee una frondosa arboleda, jardines y calles de albero, invita al lucimiento de cualquier acontecimiento. Más de sesenta casetas, entre particulares y públicas, se instalan para la celebración de la Feria herrereña. El calor reinante durante el mediodía no supone contratiempo alguno para acercarse a la feria y disfrutar del ambiente. Un buen salmorejo elaborado a mano, el típico tapeo, antesala de una suculenta comida, proporcionan a los presentes la satisfacción de disfrutar de la Feria. Con el transcurrir de los años, la Feria de mediodía está ganando en esplendor. Dicen los que la viven con más intensidad que el ambiente es totalmente distinto: carrera de cintas a caballo, tertulia, elaboración de una buena comida: por ejemplo un buen salmorejo elaborado a mano, con productos de la tierra, entre ellos el aceite puro de oliva, visita a las casetas donde se comparte el vino de la tierra , incluso la despreocupación de no tener en cuenta el vestuario para esta ocasión, después de comer, cantar y bailar, una cita con el deporte, el Trofeo de Fútbol Villa de Herrera nos lleva al Campo Municipal de Deportes para animar a nuestro equipo. Hay quién prefiere disfrutar de un espectáculo de doma vaquera celebrado éste en un recinto colindante al de la feria. Caballistas, amazonas y coches de caballos, engalanados para la ocasión, pasean por la calle principal del recinto ferial, dando un mayor lucimiento a la Feria durante el mediodía. Llegada la noche, la buena temperatura invita al paseo, a comprar en los puestos que se han ubicado con tal motivo, a pasearnos en las diferentes atracciones, todo esto antes de volver a adentrarnos en la magia de la Feria herrereña. Las actuaciones de primera línea consiguen que tanto los herrereños como las personas venidas de pueblos colindantes acudan a la Caseta Municipal. Los jóvenes herrereños se sienten orgullosos de su Feria, la caseta que la Delegación de Juventud ubicó para ellos, y así poder compartir su tiempo de ocio entre esta caseta y la Municipal, consigue que hasta primeras horas de la mañana siguiente las dos casetas se conviertan en un hervidero de gentes venidas de todas partes Después de la cena, y muchas horas de baile, los herrereños se trasladan a uno de los chiringuitos donde poder tomar un buen chocolate acompañado de una rueda de “jeringos” para reponer fuerzas. Para terminar, el Domingo, como en todas las ferias, un juego de fuegos artificiales ilumina el cielo herrereño anunciando el final de la misma.

 

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.