Villanueva de Algaidas se situa en la comarca de Antequera, al Noreste de la provincia de Málaga. Su extremo oriental limita con la provincia de Córdoba. La localidad disfruta de excelentes comunicaciones, a 11 km. de la N-331 Antequera-Córdoba, y a otros 10 de la A-92, la ubicación del municipio corresponde prácticamente al centro de Andalucía.

Medio físico

El núcleo urbano de Villanueva Algaidas se asienta junto al cerro Villeta siendo su cota más baja de 510 metros y la más alta de 580 metros. Su clima se caracteriza por un invierno frío, llegándose a alcanzar los 7º bajo cero. Los veranos calurosos, rondando los 40º, y una sequía estival bastante acentuada como característica general de toda la comarca, no llegando a recogerse más de 30 l/m² en el período estival, ni siquiera sumando los meses de junio a septiembre llegan a recogerse la cantidad antes significada. La temperatura media oscilará los 16 ⁰C, se registran aproximadamente unas 2700 horas de sol al año, y de precipitaciones unos 625 l/m².

Las tres cuartas partes del municipio de Villanueva de Algaidas poseen margas y margocalizas. Al sur del municipio se sitúan dos sierras con cierta entidad, como son la Sierra de Arcas, en el sur más occidental y la sierra de Pedroso, en el sur más oriental. La primera formada por dolomías y calizas blancas por su extremo norte, mientras que en su vertiente encontramos calizas grises con sílex y margocalizas. La sierra del Pedroso es uniforme formada a base de calizas blancas. De este modo, se puede decir que este territorio está dominado por un relieve generalmente suave en el que abundan las lomas y pequeños cerros, solo en su borde sur aparecen relieves algo más abruptos, correspondientes a la Sierra de Arcas (948 m.) y la Sierra de Pedroso (1.024 m.).

La mayor parte del suelo del municipio propiciado por causas físicas sin riesgo de heladas constantes y la adaptabilidad al terreno llano y sobre todo ondulado, favorecen el cultivo del olivar con 81,7 % del total de los terrenos cultivados. Aparecen además por toda la zona y cada vez adquiere mayores proporciones los cultivos de trigo, cebada, garbanzo, habas, girasol y anís.

El regadío se ciñe exclusivamente a huertas y frutales, localizados sobre todo entre franjas. La más grande en el extremo este, en el límite con Villanueva de Tapia, donde las huertas son de considerables extensiones y siguen el curso del río Genil. La segunda zona junto al límite de Archidona siguiendo el arroyo de la Moheda. Por último en los alrededores del pueblo con pequeñas dimensiones y dedicadas sólo y exclusivamente al consumo familiar.

Hay que dedicar un apartado al viñedo, aunque fue un cultivo muy extendido, es testimonial su presencia en el municipio, localizado junto al pueblo y en parcelas muy pequeñas, su fruto se utiliza para la obtención de vino, siendo la variedad de la “Pedro Ximen”.

Por último el erial se sitúa en las inmediaciones de los núcleos de población y normalmente son parcelas de cultivos abandonadas que han propiciado el nacimiento del matorral.

En la población de Villanueva de Algaidas, al igual que la mayoría de municipios de la comarca se acentúa una disminución en la tasa de la natalidad con cierta tendencia al envejecimiento de la población.

Historia 

Villanueva de Algaidas tiene su origen en la fundación del Convento de Nuestra Señora de la Consolación de las Algaidas, autorizada en 1566 por D. Pedro Téllez Girón, primer Duque de Osuna, en favor de la Congregación de los Padres Recoletos de S. Francisco de Asís. Alrededor del convento surgirían pequeños núcleos de población (Atalaya, Zamarra, Albaicín, Parrilla, Rincona y Barranco del Agua) que dieron lugar al municipio de Villanueva de Algaidas al segregarse estos núcleos del municipio de Archidona el 26 de agosto de 1843.

Sin embargo, existen vestigios de asentamientos en la zona mucho más antiguos. La necrópolis del Alcaide, situada en los límites de la provincia de Antequera a unos 3 km. de la localidad, data del período calcolítico y constituye un conjunto de tumbas excavadas en la roca de 3500 años de antigüedad.

A través de los restos de «Tegulae», cerámica romana hallada en el paraje de la Villeta, se constata también la presencia de un asentamiento romano.

Junto al Convento encontramos uno de los restos más interesantes de la población. Se trata de un conjunto mozárabe compuesto por tres dependencias excavadas en la roca, destinadas a usos religiosos y ocupadas por los ermitaños y anacoretas citados en las Crónicas Franciscanas que dan cuenta de la fundación del Convento. El conjunto data del s.IX o X según la mayoría de los historiadores. En los alrededores de estas construcciones se encuentra el Puente del Arroyo del Bebedero, que presumiblemente conectaba los núcleos de la Atalaya y la Rincona, dicho puente data de la época bajomedieval y fue construido por los propios ermitaños.

Patrimonio histórico 

La formación de Villanueva de Algaidas como Ayuntamiento tiene lugar a mediados del siglo XIX, pero sus orígenes nos trasladan a un período prehistórico cifrado en torno a mediados del tercer milenio antes de Cristo, a la llamada Edad del Cobre, y prueba de ello son los restos arqueológicos encontrados en la necrópolis del Alcaide, que si bien se encuentra en el término de Antequera por su proximidad la queremos como nuestra.

Este yacimiento fue descubierto a comienzos de los años 40 y desde entonces han sido varios los prestigiosos arqueólogos que se han ocupado de su estudio, proporcionando datos acerca del mismo. La necrópolis está constituida por un conjunto de sepulcros excavados en roca caliza y que no presentan ningún tipo de obra. por el mero hecho de haber sido excavados en la roca, formando como pequeñas cuevas solo que construidas artificialmente, se les suele denominar cuevas artificiales.

En todas ellas se suelen diferenciar al menos dos elementos arquitectónicos: el corredor y la cámara, presentando las Cuevas del Alcaide un detalle característico, como son las cámaras secundarias, algunas de las cuales pueden ser ovaladas o cuadradas.

Estos enterramientos colectivos nos han dejado restos de un interesante ajuar funerario, compuesto en su mayoría por recipientes de cerámica hechos a mano y de variadas formas, y las puntas de flecha talladas en sílex. En menor cantidad se encuentran objetos de cobre. Estos restos nos permiten aproximarnos a la cronología de estas cuevas, que se extendería a lo largo de parte de la Edad del Cobre y las primeras fases de la Edad del Bronce, es decir entre el 2300-2200 antes de Cristo aproximadamente

  • Yacimiento de la Villeta

Ya dentro de nuestro término y ocupando toda la zona de la Villeta, se ha detectado la presencia de un taller lítico encuadrado en una secuencia cultural del Calcolítico-Bronce.

Sus restos materiales vienen representados por una serie de núcleos, lascas, etc., así como una gran proporción de restos de talla, todo ello en sílex de buena calidad y coloración variada procedente de otro lugar.

En lo alto del Cerro de la Villeta, dominando toda la zona circundante, se ubican una serie de estructuras muradas, formadas por materiales de piedra arenisca de mediano y pequeño tamaño, sin trabajar y unidas a seco. Todas ellas parecen circunvalar la cima y son visibles un par de recintos.

Los fragmentos abundantes de cerámica confeccionada a mano, sin restos de decoración, pueden ser indicadores de un pequeño recinto fortificado de época contemporánea a las Cuevas del Alcaide.

De lo expuesto anteriormente cabe deducir que nos encontramos ante una zona de indudable interés poblacional y que va a ser el gérmen de nuestro futuro pueblo.

Los abundantes vestigios arqueológicos encontrados nos hacen pensar en la implantación de un núcleo poblacional muy acusado en un espacio rico en recursos hidráulicos, muy cerca del arroyo Burriana, y agrícolas, que hicieron de éste un excelente lugar para la ubicación de un hábitat que, desde la época prehistórica, se ha venido manteniendo hasta nuestros días.

  • Época Romana

Los siguientes restos arqueológicos documentados nos trasladan ya a la época romana, siendo numerosos los lugares donde se ubicarían estos primitivos pobladores: Atalaya, Zamarra, las canteras de las Peñas, riberas de los arroyos, etc.

Merece la pena destacar un herma dionisíaco encontrado al realizar la demolición de una casa situada en el barrio de la Atalaya y que por sus cualidades artísticas debió pertenecer a algún taller provincial de época bajoimperial.

  • Iglesia Rupestre

A 1 Km. de Villanueva de Algaidas por la carretera local que une este pueblo con Cuevas Bajas, se encuentra la iglesia rupestre, labrada en su totalidad en roca arenisca, datada entre los siglos IX-X y perteneciente al grupo de las iglesias eremíticas rurales.

Forman el conjunto dos cavidades independientes entre sí y muy desiguales en su tamaño. La mayor es la iglesia propiamente dicha, que consta de tres naves, y la menor es un hueco de unos 11 metros cuadrados.

La nave mayor de la iglesia tiene planta rectangular orientada al este, presenta una bóveda de cañón muy simple y un ábside poco profundo. En sus lados norte y sur se abren sendos vanos que dan acceso a las otras dos naves y la entrada principal del conjunto está en el lado oeste.

La cara este forma la cabecera, que es una pared rocosa, presentando un retranqueo en el centro para formar el ábside, cuyo alzado es un arco de medio punto sobre jambas. En el lado oeste se abra un vano de 4,8 m. que es la entrada principal al conjunto y cerrada por obra de fábrica con una pequeña puerta de entrada.

La dependencia lateral sur (o nave lateral derecha,)tiene una sola entrada por la nace central, su planta es trapezoidal y su superficie es de unos 7m². Pudiera haber servido como baptisterio, ya que en uno de sus extremos hay una pileta labrada en la roca con un canal de desagüe y una entrada de agua, que podría corresponder a una pila bautismal.En el otro extremo hay un poyete excavado en la arenisca. La nave izquierda parece sirvió probablemente de Sacristía, o que fue una especie de vestíbulo.

La cavidad menor, también de planta rectangular, presenta dos vanos en sus partes norta y oeste que la comunican con el exterior. Su funcionalidad podría consistir en ser una una zona de habitación que por sus reducidas dimensiones albergaría a muy pocas personas, una celda eremítica.

  • Puente del Arroyo Bebedero

Para comunicar los dos núcleos de población existentes en la Atalaya y en la parte de la iglesia rupestre, que estaban separados por el arroyo del Bebedero, que más abajo pasa a denominarse de Burriana, se construyó en época bajomedieval un puente.

Los cimientos son gruesos sillares de piedra localunidos con mortero, y presenta un arco central de medio punto y otros dos más pequeños a los lados.

  • Convento de Recoletos de San Francisco de Asis

El Convento de recoletos de San Francisco de Asís, titulado de Nuestra Señora de la Consolación de las Algaidas, fue fundado por el primer Duque de Osuna, don Pedro Téllez Girón, en el año 1566, dotándolo de un «situado diario de pan». El día 30 de noviembre del citado año, fue concedida la licenciapara la fundación por el entonces Obispo de la Diócesis de Málaga don Francisco Blanco y Salcedo.

Su principal medio de vida residía en los bosques que circundaban el entornoy con el que surtían de madera a la Marina Española, además del aprovechamiento de la bellota.

La cercanía de aquellos inmensos bosques convierte a los monjes franciscanos en expertos en el tratamiento de los males de los árboles, principalmente encinas, que crecían apiñados.

El origen del nombre de la nueva villa de las Algaidas está muy claro: es un vocablo árabe que significa bosque, para algunos arabistas tupido, espeso, y para otros monte verde o alegre. El topónimo traducido correctamente sería Villanueva de los Bosques.

El cuidado y explotación de los bosques era la principal y más lucrativa tarea de los lugareños. En el año 1628, según las crónicas, peligró la riqueza forestal a causa de un gusano que se cebaba en los árboles de bellota. Se acudió a los servicios de los franciscanos, que dieron la fórmula para luchar contra el mal como en otras ocasiones había ocurrido. El remedio, seguido de un conjuro, no erradicó la enfermedad. Unos años más tarde se reprodujo, recurriéndose entonces a las buenas artes de otro franciscano, fray Juan de Castro, que se hallaba en un convento de Motril, a quien le ofrecieron una buena limosna y le pagaron «la cabalgadura».

La intervención de fray Juan fue decisiva, erradicando la plaga. El viejo bosque fue dejando claros en los que surgieron los siete núcleos que posteriormente se ayuntarían formando lo que hoy se conoce por Villanueva de Algaidas. Estos núcleos eran los de la Rincona, la Atalaya, Zamarra, Albaicín, Barranco del Agua, Solana y la Parrilla.

Poco a poco fue aumentando el número de viviendas que, con el tiempo, iban a dar lugar a un nuevo municipio. Sin embargo las nuevas casas no se hicieron alrededor de donde tenían su residencia los Padres Recoletos, sino en el paraje ubicado más arriba, donde hoy se asienta nuestro pueblo.

Con relación a la actual Villa Nueva de Algaidas, cabe decir que, en carta del Duque de Osuna dirigida a la villa de Archidona en 27 de enero de 1761, se ordenó que se le mandasen dos nombres para elegir el que había de ser regidor de aquella barriada, ya que este cargo era necesario por haber en aquel partido más de doscientos moradores. En cabildo 3 de febrero de 1761 fueron propuestos Francisco Aguilera y Fernando Guerrero, el cual resultó ser elegido.

En el año 1825 fueron expulsados los monjes del Convento y el 1 de julio de 1826, el Obispo Fr. Manuel Martínez Ferro, religioso mercedario, firmó la creación de la nueva parroquia, desmembrándola de la de Archidona y dándole por sede la iglesia conventual de Nuestra Señora de la Consolación de las Algaidas.

En el Libro de Actas Capitulares de Archidona hay una certificación de la Comisión conferida por la Excma. Diputación Provincial para la separación y señalamiento de término de la población de Algaidas, de fecha 26 de agosto de 1843.

En dicha certificación consta que en la mañana de dicho, en una de las salas del extinguido Conventode San Francisco, Parroquia de la Consolación en aquel entonces, se reunieron las comisiones nombradas por los dos ayuntamientos, juntamente con el alcalde de Antequera, con objeto de acordar el deslinde de ambos pueblos.

Además del Convento de Franciscanos «hubo en las Algaidas las ermitas de la Atalaya, el Albaicín y la Parrilla, siendo sus titulares San Juan Bautista, Nuestra Señora del Socorro y la Virgen del Rosario».

El 22 de mayo de 1861, siendo alcalde D. Francisco Sancho Romero, el Ayuntamiento estudia la conveniencia y necesidad de establecer en esta villa una «feria real» para evitar que los labradores tuvieran que hacer salidas a otros puntos «a comprar bichos o a venderlos, habiendo como hay sitio a propósito», eligiendo para ello los días 2, 3 y 4 de agosto. Con el tiempo nuestra feria se trasladaría a principios de septiembre hasta que posteriormente ha retomado la fecha inicial de su establecimiento.

  • Plaza escultor Miguel Berrocal

En el centro de la villa se sitúa la Plaza Berrocal, dedicada al escultor Miguel Ortiz Berrocal (1933-2006) y en cuyo centro se ubica la obra «Torero» donada por el artista universal nacido en esta localidad.

Fiestas del municipio

  • Fecha: 15 de Mayo

Fiesta: Romería de San Isidro en la barriada La Atalaya.La meor de toas k venga quien quiera

  • Fecha: 25 de AbrilFiesta: San Marcos. Fiestas en honor del «rey de los charcos» en la que es costumbre salir a comer al campo.
  • Fecha: 25 de Julio

Fiesta: Santiago Apóstol en la barriada del Albaicin.

  • Fecha: 8 de Septiembre

Fiesta: Fiestas en honor de la Virgen del Socorro en la barriada de la Parrilla

  • Fecha: Agosto

Fiesta: Fiestas Locales coincidiendo con el primer fin de semana de agosto cinco días de Feria y Fiestas con todo el sabor y la intensidad de nuestra tierra».

  • Fandangos de Algaidas; conocido también como Fandango de Zamarra o Fandango de Arriba, este baile tiene una antigüedad de entre tres y cuatro siglos. Se bailaba en las llamadas «Fiestas de Palillos», que congregaban a los habitantes de los diseminados de la zona. Tanto el baile como el cante y la música tienen características propias que lo distinguen de Malagueñas y Verdiales.
  • RUTA DE SENDERISMO

A través de esta ruta de pequeño recorrido se pueden ver los principales restos históricos que se encuentran en la localidad; el convento de San Francisco de Asís, La Iglesia rupestre mozárabe y el puente del arroyo del bebedero. Además esta ruta brinda al caminante unas bonitas vistas generales de la localidad a la vez que atraviesa uno de los parajes naturales más bonitos de la localidad “Las Peñas”.

Productos típicos

Entre lo más interesante de nuestros productos típicos se encuentra la repostería que se produce en las distintas confiterías de nuestra localidad.

También son muy importantes los derivados del cerdo como el relleno de carnaval sin olvidarnos de nuestro aceite de oliva virgen, cuya calidad ha sido reconocida con varios premios nacionales.

 

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.