portada

Situación

El municipio o concejo de Ribadesella tiene 84 kilómetros cuadrados y se encuentra en la franja costera del Oriente de Asturias, la comarca asturiana más bella y variada, pues en ella se reunen atractivos tan notables como los Picos de Europa, el mar Cantábrico y el río Sella. El concejo riosellano, cuya capital es Ribadesella, limita al norte con el mar, al sur con Cangas de Onís y Parres, al este con Llanes y al oeste con Caravia.

El marco natural en el que se enclava Ribadesella es sencillamente impresionante, pues en este lugar las montañas se abren para dejar pasar al bravo río Sella, que se remansa, se ensancha majestuosamente y se convierte en ría para entregar sus aguas al mar Cantábrico. Es precisamente la desembocadura del Sella, flanqueada por los montes Corveru y Somos y acariciada por las arenas de la playa de Santa Marina, el punto más espectacular del concejo y tal vez de todo el norte de España. No es, por lo tanto, fruto de la casualidad que Ribadesella haya sido la villa pionera en el turismo cantábrico junto con San Sebastián y Santander, que haya sido punta de lanza del fenómeno turístico de los años sesenta y que actualmente siga siendo un destino de calidad para el descanso y el veraneo.

Si a la belleza de su marco natural se le añade su inmejorable situación geográfica, es fácil comprender por qué Ribadesella suele ser el lugar elegido como «campamento base» o «centro de operaciones» para quienes planean unas vacaciones en Asturias o incluso en Cantabria, una región muy próxima con la que compartimos bastantes atractivos naturales y culturales. Ribadesella tiene dos aeropuertos a una hora de distancia (Ranón –Asturias- y Parayas –Santander-), una estación de ferrocarril de vía estrecha (Oviedo – Santander – Bilbao), la carretera (N-632) de la costa norte y la Autovía del Cantábrico (A-8), una magna obra inaugurada recientemente y que permite llegar en 45 minutos a Oviedo y en dos horas a Bilbao. La autovía tiene tres puntos de conexión en el concejo, y uno de ellos enlaza con la N-634, la carretera que a través de Arriondas y Cangas de Onís lleva a los Picos de Europa, consagrando así el papel de Ribadesella como principal puerta de entrada del famoso Parque Nacional, cuya gran proximidad ha hecho que a la riosellana playa de Santa Marina se la conozca como La Playa de los Picos de Europa.

Además de las comunicaciones terrestres, Ribadesella cuenta con un puerto marítimo de gran seguridad, ubicado en el interior de la ría y al lado de la villa. Durante la antigüedad fue uno de los mejores puertos de abrigo del Cantábrico, aunque a principios del siglo XX la actividad portuaria comenzó un lento declive hasta quedar reducida a los usos pesqueros actuales y al de puerto deportivo, cuyas instalaciones han sido inauguradas también recientemente.

portada2

Historia

Antes de ser conquistada por Augusto en el año 19 a. C., el río Sella era la frontera natural entre las tribus cántabras y astures, que fueron las últimas de la Península en caer en manos de Roma. En el siglo I a. C. Estrabón menciona el río Saelia, Sella, y escribe que los habitantes de Ribadesella eran los salaenos, un grupo de la subtribu cántabra de los Orgenomescos, y sus poblados eran Octaviolca y Noega, llamado Noega Ucesia por Ptolomeo. Tras la derrota asturcántabra, Ribadesella quedó dentro de la provincia Tarraconense, aunque el Sella siguió siendo frontera, pues quedó como línea de separación entre los «conventus» Asturum y Cluniensis. De la época romana se conservan en el Museo Arqueológico de Asturias dos estelas funerarias antropomorfas halladas en El Forniellu.

Las primeras escrituras medievales sobre Ribadesella se remontan al año 834, un documento de donación a la iglesia de propiedades en Torre Felgarias (Torre), Calabriezes (Calabrez) y Tezánicos (Tezangos). La villa aún no existía y la población altomedieval residía seguramente en las laderas de la Cuesta y del Cuetu de San Juan. Los documentos de donación a la iglesia abundan algo más en los siglos X, XI y XII, y en ellos se mencionan muchas aldeas, fincas, cotos, molinos, salinas y pesquerías en el Sella. La iglesia, fortalecida, comienza a construir a principios del siglo XIII los templos románicos de San Esteban de Leces, San Salvador de Moru y Santa María de Xuncu. La monarquía castellano-leonesa también quiere fortalecer sus dominios y, con la guerra de reconquista ya lejos, va creando núcleos de protección real, dotándolos de fueros, leyes, mercado y gobierno. Aunque la carta-puebla se ha perdido, el concejo de Ribadesella fue creado oficialmente en 1270 por Alfonso X El Sabio, que ordenó reunir los territorios de Melorda y Leduas (Meluerda y Leces) y formar un solo alfoz que abarcara ambas márgenes del Sella, una unidad que se ha mantenido hasta hoy.

En los siglos XIV y XV la nobleza se crece, le disputa los privilegios a la corona y varias familias nobiliarias se hacen con la propiedad de los recursos económicos y de los cargos de gobierno de Ribadesella, hasta que a finales del siglo XV intervienen los Reyes Católicos y desalojan de la villa a los Condes de Luna, dándoles una fuerte suma de dinero y enviándolos fuera de Asturias. Lo mismo hicieron con Llanes, Cangas de Narcea y Tineo, por lo que Ribadesella y estas villas fueron llamadas desde entonces Las Cuatro Sacadas. Los principales recursos medievales tienen relación directa con el puerto, pues son el comercio marítimo, la importación de sal, la pesca del salmón en la ría, la pesca de bajura, la industria salazonera y la caza de la ballena. La industria ballenera tuvo gran importancia sobre todo en la Alta Edad Media, y hubo una factoría en la playa cuyos restos, conocidos como La Casa de las Ballenas, llegaron hasta el siglo XVIII. El topónimo La Atalaya, en la villa, también remite al pasado ballenero. La importación de sal, sujeta a monopolio y concesión real de alfolí, fue también un negocio rentable y codiciado por la nobleza, del que incluso sacaba beneficios la iglesia a través de un impuesto de 28 fanegas por barco descargado.

En 1517 visitó la villa el emperador Carlos I de España (y V de Alemania), que viniendo de Gante desembarcó en Villaviciosa y viajó por tierra hacia Cantabria y Valladolid. Para entrar en la villa dio el séquito un rodeo hasta el vado del Alisal, pues sus caballos se asustaban en la barca pasaje, y en sus dos días de estancia en Ribadesella fue agasajado por el pueblo con una exhibición militar, danzas y toros, según escribe Laurent Vital, cronista del emperador y autor de una magnífica estampa de la vida local de comienzos del siglo XVI. En 1673 los hidalgos de Ribadesella se unieron para comprar al rey los oficios de Justicia y Regimiento, que estaban acaparados por una familia, y desde entonces hasta el siglo XIX el concejo se rigió por un estricto sistema electoral rotatorio entre los tres distritos municipales, LaVilla, Cuesta en Fuera y Llende el Agua.

En julio de 1808 se creó el batallón «Ribadesella», con más de 700 soldados, para luchar contra los franceses, aunque éstos lograron ocupar la villa y el puerto en 1810. El río Sella también tuvo en la Guerra de la Independencia un alto valor estratégico, pues el general galo Jean Bonet dominaba Santander y desde allí se adentraba en Asturias o se replegaba hacia Ribadesella, tras la línea del río. Los franceses se acuartelaron en la villa y en Berbes, y mantuvieron en su poder el camino real de la costa para asegurarse las comunicaciones, mientras que las guerrillas españolas tomaron control del interior del concejo, por lo que llegó a haber dos Ayuntamientos paralelos, uno afrancesado en la villa, presidido por José de Ardines, y otro «español» en la parroquia de Moru, en la margen izquierda del Sella, presidido por Francisco Ruisánchez. Debilitadas las tropas francesas por la falta de abastecimientos, ya que la costa estaba bloqueada por las fragatas inglesas que apoyaban a los patriotas asturianos, se retiraron en junio de 1811, tras año y medio de ocupación, muerte e implacables saqueos perpetrados en el concejo por ambos bandos.

Durante las guerras carlistas, Ribadesella fue en 1873 escenario de un enfrentamiento bélico en el puente, entonces de madera, en el que murió el teniente carlista Oró. Como represalia, los carlistas entraron más adelante en la villa y destrozaron el telégrafo y los archivos, asaltaron tiendas y secuestraron al alcalde, que fue liberado después de que el concejo pagara un fuerte rescate. En la guerra civil de 1936, Ribadesella volvió a cobrar un alto valor estratégico, pues las tropas de la República se parapetaron tras el Sella para intentar contener a las tropas franquistas, que avanzaban por el norte tras tomar Bilbao y Santander. Rotas las líneas en septiembre de 1937 tras la batalla del Mazucu, los milicianos dinamitaron el puente de hierro para proteger su retirada hacia Gijón, el último reducto republicano del frente norte.

Lugares de interés turístico

foto_noper_08 foto_noper_07

Cueva de Tito Bustillo y Cuevona de Ardines. Conjunto de yacimientos rupestres visitables con pinturas de hasta 17.000 años de antigüedad.Casco histórico. Atravesado por la ruta jacobea del norte cuenta con edificios que se remontan a la Baja Edad Media

•  Pinturas de la iglesia parroquial de Ribadesella.
De los pintores riosellanos Uría-Aza destacan los espectaculares telones pintados en la cúpula.

• Huellas de dinosaurios. Impresas en la costa riosellana pueden avistarse desde varios puntos.

• Palacetes indianos de la playa Santa Marina. De los siglos XIX y XX, numerosos y de gran belleza.

• Cueva del pueblo de Cuevas. Una espectacular cavidad a través de la que se accede al pueblo de Cuevas. La sensación que experimenta quien la visita por primera vez es única e irrepetible.

• Centro de Arte Rupestre de la Cueva de Tito Bustillo, con reproducciones de algunas de las pinturas de la Cueva y detallada información de su descubrimiento y del Arte Paleolítico.

• Rula de Ribadesella: acondicionada para visitas (en grupos reducidos) con paneles explicativos de las distintas artes de pesca que reflejan la vinculación de la villa con el mar. También se ha recuperado el antiguo sistema de subasta para su exposición.

• Ruta Histórica del Puerto: serie de paneles situados en el Paseo de La Grúa que narran la historia del puerto de Ribadesella con dibujos de Antonio Mingote.

• Acantilados del Infierno y de Castroarenes: espectaculares acantilados de gran altura y corte vertical desde los que se puede contemplar, en el caso de Castroarenes, el fenómeno natural de los “bufones

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.