Alba de Tormes es un municipio en la provincia de Salamanca, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, España. Alba de Tormes es también el nombre de su principal núcleo de población.

Su economía se basa en el cultivo de cereales, remolacha azucarera, garbanzos, patatas. Cultivo de regadío y de secano. En los últimos años ha experimentado un aumento de los ingresos provenientes del turismo, en auge en toda la provincia de Salamanca.

Historia

Alba de Tormes es un municipio histórico. Contiene la villa del mismo nombre, que conforma el Ducado de Alba de Tormes, antiguo condado y señorío. Además en la villa se encuentra el sepulcro de Santa Teresa de Jesús, donde se conserva su cuerpo incorrupto.

El origen histórico de la villa de Alba de Tormes es incierto, según el P. César Morán corresponde a un castro prerromano y luego a un núcleo de población romana con el nombre de Albocola. Por otro lado, hay indicios que hunden las raíces de su ocupación a los primeros períodos prehistóricos en relación con su situación topográfica en la margen derecha del río Tormes. En las terrazas del río, próximas a la villa, encontramos yacimientos de industrias líticas Achelenses del Paleolítico Inferior que se corresponden con bifaces fabricados a partir de cantos rodados de cuarcita. Además, la ribera del Tormes está salpicada de restos de sepulcros megalíticos, el más común es el dolmen de corredor, del Neolítico final y del Calcolítico.El paso de sucesivas culturas han dejado huellas poco visibles en el solar albense. La única referencia de la antigüedad es de época romana y corresponde a restos de cerámica tosca y fragmentos de tégulas del poblado de Las Revillas, al sureste de Alba de Tormes: También, en las proximidades de la villa, se reconoce la calzada romana a Salamanca y se intuye el trazado aproximado del puente de esta época.

 

En el siglo X, después de un período sin noticias de Alba de Tormes, aparecen de nuevo referencias de la población con el establecimiento de la frontera entre los cristianos y los musulmanes en el río Duero. El monarca leonés Ramiro II, tras la derrota del ejército musulmán en Simancas (939) y la victoria en Alhandega, pobló las ciudades abandonadas con gentes leonesas y de otras naturas, está repoblación no tuvo éxito y no se consolidó. El definitivo proceso repoblador fue ordenado por Alfonso VI al conde francés don Raimundo de Borgoña y a su hija la infanta doña Urraca, luego Reina Titular de Castilla Urraca I, (muerta 1126.Los repobladores de ésta zona fueron muy similares a los de la vecina tierra de Avila , con predominio de castellanos, serranos ( de las sierras de Urbión , Covaleda y la Demanda , en las actuales provincias de Burgos, Soria y La Rioja) y vascones.

El 4 de julio de 1140, el rey Alfonso VII, el Emperador, otorga en Salamanca el Fuero al concejo de Alba, con jurisdicción sobre un amplio marco territorial conocido como «villa y tierra». Esta modalidad de organización repobladora, la de villa y tierra, es la clásica de la Extremadura castellana . La villa estaba formada por el núcleo de población murado y su arrabal y las vecindades de Martinvalero, Amatos, Las Huertas, Palomares, Tejares, Torrejón y Aldehuela. Estas vecindades se abscriben a distintas colaciones o «collaciones» de la villa con el fin de tributar a las iglesias de Alba: “Tejares nombra empadronador y cogedor junto con la iglesia y collación de Santo Domingo, uniéndose a ellas San Marcos y Santa María de las Dueñas, hospital y monasterio respectivamente; Amatos a San Salvador; Martinvalero y Palomares con San Esteban; Torrejón con San Juan; Las Huertas –o Los Huertos- y la Aldehuela, que están vinculadas a San Leonardo, monasterio, constituyen una circunscripción única sin anexión a ninguna iglesia de Alba”.

El rey Enrique II de Trastámara, en el año 1373 entrega Alba de Tormes como dote al supuesto infante portugués Don Dionís, hijo ilegítimo sin derecho a sucesión a la Corona Portuguesa de Pedro I de Portugal e Inés de Castro, de una antigua y poderosa familia gallega, prometido de su hija doña Constanza, habida ilegítima con Elvira Iñiguez de Vega, familia próxima de un Maestre de la Orden de Santiago. El incumplimiento matrimonial dio lugar a que la villa pasase a don Juan, duque de Valencia de Don Juan (muerto en 1397) y hermano uterino de don Dionís, a la sazón desposado con doña Constanza.

La hija de ambos doña Beatriz Pires de Portugal y Enriquez – Iñiguez de Vega, será señora de Alba hasta 1411, y, a su muerte, engrosa el patrimonio de los Infantes de Aragón. Las guerras entre los Infantes de Aragón y Juan II de Castilla en el período 1429-1430, se resuelven con la victoria de éste último apoyado por Don Álvaro de Luna y otros grandes linajes, provoca que el señorío se ceda a la estirpe Álvarez de Toledo. El primer señor de Alba de la familia será desde el 4 de marzo de 1430, Don Gutierre Álvarez de Toledo (Obispo de Palencia), quien levanta un hospital, el monasterio de San Jerónimo y el palacio.

La villa la hereda a su muerte en 1446 su sobrino Don Fernando Álvarez de Toledo “El Viejo”, señor de Salvatierra y, desde 1439, primer Conde de Alba. Don García sucede a su padre en el año 1464 añadiendo a la casa la dignidad ducal a partir de 1469, por concesión de Enrique IV de Castilla. A finales del siglo XV (1488), toma posesión del ducado Don Fadrique Álvarez de Toledo, quien se lo cede a su nieto Don Fernando Álvarez de Toledo, más conocido como el “Gran Duque de Alba”, por sus hazañas bélicas y por su labor a favor de las artes y las letras.

La villa durante el siglo XVI desarrolla la vida cultural más fértil de su historia de la mano del III Duque de Alba y de Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada, Santa Teresa de Jesús. La Santa visita Alba de Tormes para asistir al enlace de su hermana doña Juana de Ahumada con Don Juan de Ovalle –contador de la Casa de Alba- y para fundar un monasterio de la orden del Carmelo a instancias de Don Francisco de Velásquez y Doña Teresa de Layz. La comunidad de monjas se traslada al convento definitivamente en 1571. Unos años más tarde, de regreso de uno de sus viajes procedente de Medina del Campo, Santa Teresa enferma y muere en su celda del Monasterio de la Anunciación el 4 de octubre,a las nueve de la noche de 1582.

La historia de Alba de Tormes se oscurece en los sucesivos siglos al coincidir con los destrozos provocados por las grandes crecidas del río Tormes (1626, 1739, 1743 y 1840), la Guerra de la Independencia (1812-1813) y el proceso desamortizador de los bienes religiosos (1836). La recuperación y el desarrollo adquirido a finales del siglo XIX y durante el XX nos indican que Alba de Tormes quiere tener un hueco en la historia del nuevo milenio.

Monumentos

  • Convento de la Anunciación. Sepulcro de Santa Teresa de Jesús: Este monasterio fue fundado el 25 de enero de 1571 por Santa Teresa de Jesús. En él vivió los últimos quince días de su existencia la santa andariega. Aquí se conserva su cuerpo incorrupto, y dos de sus reliquias más insignes: el brazo izquierdo y su corazón.
    Son notables la portada del Monasterio, con el magnífico escudo de los fundadores entre las imágenes aconchadas de San José y San Pablo, y, la de la Iglesia, en la que interesan, como elementos principales, la artística Anunciación de Ntra. Señora, en el centro, el Padre Eterno en el cuerpo superior semicircular, presidiendo y confirmando el anuncio del Angel a María.
  • Basílica de Santa Teresa: (S. XIX). Templo inacabado de estilo neogótico. Fue concebida por Enrique Vargas Repulles para albergar los restos de la Santa y acoger a los miles de peregrinos que acuden a visitarlos. Son de destacar las 8 capillas laterales. Actualmente el templo se encuentra en una nueva fase de construcción.
  • Castillo de los Duques de Alba: Se comenzó a construir sobre 1430, y se concluyó en el s. XVI, siendo desde el momento de su construcción residencia de los Duques de Alba. La sobriedad de los severos muros de la antigua Torre del Homenaje, contrasta con la grandeza de su interior, donde la Sala de la Armería muestra excepcionales frescos renacentistas realizados por el italiano Cristóbal Passini. La sala baja alberga una interesante exposición de los restos arqueológicos encontrados en las excavaciones realizadas en el propio castillo en 1993.
  • Ermita de la virgen de Otero: Escritos de principios del siglo XVII ya citan la existencia de la Ermita, anejo de la Parroquia de S. Andrés de Alba con 18 vecinos.
  • Puente del río Tormes: Se puede considerar que el Puente medieval fue construido sobre un puente originario de época romana sobre el que circulaba un ramal de la Calzada romana de la Plata que unía Piedrahita con la capital salmantina, algunos estudiosos afirman que era conocido como Puente de San Jerónimo.
  • Iglesia MM Benedictinas: La portada de la iglesia, trasladada del anterior convento, está compuesta por dos pilastras dóricas cajeadas que enmarcan un arco de medio punto y sustentan un entablamento con un friso. En los extremos del friso aparecen dos medallones, un guerrero con yelmo y una dama, dos pizarras labradas con el báculo y la mitra del obispo, y en el centro el busto de San Benito.
  • Colegio – Seminario San Jerónimo: A poca distancia de la villa, en la vega del río Tormes, fundó Alfonso VII en el siglo XII el Monasterio de San Leonardo para los monjes Premostratenses, que tras abandonarlo en el siglo XV (1447) a instancias de don Gutierre Álvarez de Toledo –Arzobispo de Toledo y señor de la villa de Alba de Tormes— pasó a la orden de los Jerónimos. A ello es debido su nombre. En la actualidad en el monasterio se encuentra el Colegio Seminario San Jerónimo, colegio de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús o Padres Reparadores.
  • Iglesia de Santiago: La iglesia de Santiago fue construida en estilo románico-mudéjar a finales del siglo XI o a lo largo del XII. El Fuero de Alba menciona las reuniones que celebraba el Concejo a su puerta porque las casas concejiles lindaban con el templo. Los elementos constructivos más relevantes se concentran en el ábside decorado por tres filas de arquerías ciegas. Está pequeña iglesia está protegida como Bien de Interés Cultural con categoría de monumento desde 1996.
  • Iglesia de San Juan de la Cruz: Primer templo del mundo dedicado al santo carmelitano. La iglesia de San Juan de la Cruz forma parte del Convento de los Padres Carmelitas Descalzos. Las trazas del templo fueron realizadas por el carmelita Fray Alonso de la Madre de Dios. La planta de la iglesia es de cruz latina y en el interior despuntan los frescos de las pechinas de la cúpula del crucero.
  • Iglesia de San Juan: Fue construida a finales S.XII. y principios del XIII. Es de estilo Románico-mudéjar y declarada Monumento Nacional. Alberga en su interior piezas extraordinarias encuadradas dentro de los más variados estilos, entre las que se encuentra el Apostolado románico-bizantino de piedra arenisca policromada. La Iglesia de San Juan constituye la muestra más destacable de la arquitectura románico-mudéjar, siglo XIII, (fusión del románico y la tradición islámica) que se conserva en la provincia, siendo una de las siete iglesias con que cuenta la villa en la actualidad y de las 18 que a lo largo de la historia llegó a tener, de las cuales, al menos 5 fueron construidas en el mismo estilo, aunque hoy sólo se conserva la de Santiago, probablemente la más antigua de todas.
  • Iglesia de San Pedro: La parroquial de San Pedro fue reedificada en 1577 a costa de D. Fadrique Álvarez de Toledo por los destrozos ocasionados por el incendio de 1512. El templo presenta una planta de salón con tres naves y presbiterio rectangular. En el exterior sobresale la portada gótica del templo primitivo, decorada con dos escudos de la casa de Alba, y la torre de ladrillo que se levantó a principios del siglo XX. El interior conserva la escalera del coro, así como, el bajocoro cubierto con bóvedas de crucería, y guarda la talla del Santo Cristo de la Salud o Cristo de San Jerónimo (siglo XVI). Es la sede parroquial de Alba.

Fiestas

5 de febrero: Santa Águeda

El variado calendario de fiestas y romerías comienza con Santa Águeda el 5 de febrero, día en que las mujeres casadas, “Las Águedas” salen a la calle a festejar su rebeldía contra el poder simbólico de los hombres. La tradicional fiesta de las Águedas rememora el ofrecimiento de la santa en el siglo III de su virginidad y su vida en la vecina Italia.

– 25 – 27 de agosto: Fiesta de la Transverberación de Santa Teresa o Fiestas de verano

El 27 de agosto, festividad local que centra sus actos en honor a Santa Teresa celebrando la Transverberación, la gracia espiritual por la que a la Santa, llena de amor divino, experimentó cómo un dardo le atravesaba el corazón. Entre los actos más destacados están los religiosos con la salida de Clausura de Santa Teresa el día 25 de agosto y su vuelta el día 27. Actos taurinos, lúdicos, musicales, pirotécnicos, culturales, etc.centran la actividad durante 3 ó 4 días intensos de fiestas.

– 14 – 22 de octubre: Fiestas Patronales en honor de Santa Teresa

Su patrona, Santa Teresa, cobra todo el protagonismo y se convierte en Alcaldesa desde el 14 de octubre, salida de clausura, hasta el 22, fecha en la que vuelve a entrar hasta el 25 de agosto del siguiente año. Fiestas muy intensas y arraigadas en la población por su popularidad y participación. Destacar la celebración de días festivos para colectivos, como el día de los niños, día de la tercera edad, día de las peñas, día de la juventud, día de las mozas, día de la mujer y el día del deporte. Un compendio de actividades de todos los tipos están presentes durante nueve días, dstacando las taurinas, musicales, culturales y pirotécnicas.

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.