Tierra de Peñaranda

Siutada en el NE de la provincia de Salamanca, limita al norte con Valladolid y Zamora, al este con Ávila, al oeste con la comarca de la Armuña y al sur con la Tierra de Alba. Conforma su paisaje una campiña de materiales sedimentarios del tericiario, con una altitud media de 850 m. Salpicada de restos de elevaciones, como el monte de la Torre y Corral Nuevo en Cantalpino o Monte Arauzo en Nava de Sotrobal;  lagunas o lavajos: lavajo de Carra Ávila, Labajo de San José, Labajo Albornos, lavajares de Rágama. Construido a finales de los 90 el Azud de Río Lobos, es un humedal de gran valor ecológico que alberga numerosas especies de aves. Al sur, el río Almar con sus afluentes, el Zamarrón, el Margañán y el Alaraz dirigen sus aguas al Tormes; en el norte el río Guareña y sus afluentes Poveda y Mazores, llevan sus aguas a tierras zamoranas y al Duero.

     

Peñaranda se ubica en el eje de comunicaciones N-501 Salamanca-Madrid, La C-610 Medina del Campo-Piedrahita, las locales que van hacia Macotera, Cantalapiedra, la convierten en un centro de atración comarcal que incluso traspasa las barreras comarcales, atrayendo a pueblos cercanos de la provincia de Ávila. Esta ubicación favorece por un parte; su desarrollo como ciudad industrial, con pequeñas empresas, ocupando a un 45% de población activa, destaca la dulcería, agroalimentarias, metálicas; cuenta con un polígono industrial “El Inestal”, con 51 empresas instaladas, entre ellas, calzados, chacinería, hielo, automovilísticas… Por otra parte es un centro de comercio y de servicios, manteniendo desde 1370 el tradicional mercado del jueves, ocupando a más del 50% de población activa; destacan los servicios culturales ofrecidos por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, en sus dos sedes, Centro de Desarrollo Socio Cultural y el Centro Internacional de Tecnologías avanzadas.

La agricultura es la base económica de la comarca, el regadio ha ido ganando terreno, aproximadamente ocupa el 25 % del terreno cultivado, el canal de Babilafuente (1967), riega los términos de las Villas, en Cantalpino se han practicado sondeos que permiten el cultivo de remolacha, patatas, maíz… La agricultura y ganadería han experimentado una modernización integrándose en los mecanismos de mercado y sirviendo de base a la industria que se concentra en Peñaranda y en algunos núcleos destacados, Villoruela, Babilafuente, Alaraz, Cantalpiedra, Cantalpino, conviertiéndose en pequeños centros de atración  y servicios para pueblos cercanos.

   

La Tierra de Peñaranda integra a 33 municipios con una población aproximada de 24.000 habitantes : Alaraz, Alconada, Aldeaseca de la Frontera, Arabayona de Mógica, Babilafuente, Bóveda del Río Almar, Campo de Peñaranda (El), Cantalapiedra, Cantalpino, Cantaracillo, Cordovilla, Huerta, Macotera, Malpartida, Mancera de Abajo, Moríñigo, Nava de Sotrobal, Palaciosrubios, Paradinas de San Juan, Pedroso de la Armuña (El), Peñaranda de Bracamonte, Poveda de las Cintas, Rágama, Salmoral, Santiago de la Puebla, Tarazona de Guareña, Tordillos, Ventosa del Río Almar, Villaflores, Villar de Gallimazo, Villoria, Villoruela y Zorita de la Frontera.

Historia

Es probable que Peñaranda naciese entre los siglos XII y XIII repoblada por gentes de Peñaranda de Duero, dándole su nombre de origen. En el siglo XV se la conoce con el nombre de Peñaranda de Cantaracillo y posteriormente del Mercado. El nombre actual se debe a la concesión por Felipe III del título de conde de Peñaranda a Don Alonso de Bracamonte en 1602. Peñaranda situada en un cruce de caminos  entre el eje Norte-Sur de la Cañada Real de las Merinas extremeñas y el este y oeste de los caminos de arrieros que viajaban de Salamanca hacia Madrid, se convirtió en un centro importante, otorgándosele por Juan I la concesión de un mercado semanal (1370), motor económico de Peñaranda desde sus inicios. Paralelo a la importancia del mercado se desarrolla a partir del  siglo XVI una industria donde predominan los zapateros, sastres, curtidores…, en el XVII y hasta el XIX cobra importancia la industria textil, destacando las fábricas de jergas.

    

Es curioso señalar que administrativamente Peñaranda ha sufrido diversos cambios en cuanto a su dependencia. En la Edad Media perteneció a la Tierra de Alba; en 1771 aparece formando parte del Cuarto de Valdevilloria, es decir, de la Tierra de Salamanca. En el mapa de Tomás López figura incluida en la provincia de Ávila, juntamente con Paradinas, Rágama, Cantaracillo y Bóveda del Río Almar. En 1833 todos estos términos se integran en la provincia de Salamanca, y Peñaranda se convirtió en cabeza del partido judicial que lleva su nombre.

Su devenir histórico se vincula desde el siglo XV a la familia Bracamonte, señores de estas tierras hasta su paso a la casa de Frías en 1703.  De ellos toma el apellido y gracias a su miembro más insigne, D. Gaspar (plenipotenciario de Felipe IV en Westfalia, virrey en Nápoles y Presidente del Consejo de Indias) se funda el Convento de las Madres Carmelitas que conserva un riquísimo patrimonio artístico legado por D. Gaspar. A lo largo de la historia conoce Peñaranda la labor de otros mecenas como  Francisco García de la Cruz que fundó una escuela de primeras letras y una preceptoría de gramática, bajo tutela municipal, gratuita, a principios del siglo XIX en el mismo lugar que hoy ocupa el Centro de Desarrollo Socio Cultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, último benefactor de la ciudad en la que recientemente ha inaugurado el Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas.

      

Peñaranda se ve afectada por la guerra de la Independencia, en el pueblo se acuertela durante cuatro años una guarnición francesa al mando del comandante Montigny. En 1843 se inauguran las obras que enlazan la carretera de Salamanca con Madrid. La segunda mitad del siglo aporta figuras importantes relacionadas con el ascenso de las profesiones liberales y con el auge de la burguesía. En 1878 se empieza a editar La Voz de Peñaranda, primer periódico provincial, en 1881 se inaugura el Teatro Calderón, en 1894  llega el ferrocarril a Peñaranda, en 1900 la luz eléctrica, en 1906 la plaza de toros, en 1908 el rey Alfonso XIII concede el título de CIUDAD a Peñaranda.

    

En 1939, la explosión de un polvorín destruye grandes zonas urbanas que se reconstruyen con la mano de obra de los presos políticos de la reciente guerra civil. La construcción de la Presa el Milagro en 1973 sirvió para el abastecimiento de agua de forma permanente a Peñaranda, importante también para su desarrollo industrial.

Arte y monumentos

   

   

La ciudad: Conjunto Histórico Artístico
El casco antiguo de Peñaranda fue declarado, en 1973, Conjunto histórico artístico, en torno a sus tres plazas sucesivas: la de Martínez Soler, la de la Constitución y la de España (antiguamente, de la Corralada), separadas estas dos últimas por el llamado Palacio de los Condes. Presentan una estructura rectangular muy alargada, flanqueada en sus lados sur y norte por la iglesia y el Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez; los lados este y oeste están porticados y con varias calles abiertas en sus laterales. La Plaza de España, presenta edificios porticados al poniente, uno con cinco columnas de fustes lisos y capiteles platerescos vinculados a la escuela salmantina de Juan de Álava y Juan Negrete; procedentes del claustro de San Leonardo, de Alba de Tormes. Se puede decir que en el lienzo del Este no hay una división clara entre ambas plazas, y se continua, tras un quiebro en ángulo recto, con el lienzo porticado de la plaza de Agustín Martínez Soler, donde el carácter rural es más acentuado.

Iglesia Parroquial de San Miguel
La Iglesia Parroquial se levanta en la plaza de Agustín Martínez Soler. Su exterior tiene cierto interés por ser lo único original que del templo ha quedado después del devastador incendio que sufrió la iglesia en 1971. Está realizada en sillería granítica, a excepción de la torre, que se alza a espaldas de la cabecera, que es de ladrillo visto. De las portadas que tiene la iglesia, la meridional es la más interesante, obra manierista de la segunda mitad del XVI, porta los escudos de sus fundadores y la imagen de San Miguel. La portada de poniente responde a planteamientos clasicistas derivados de Herrera y toda la escuela de Valladolid. La hornacina cobija una imagen de la Virgen con Niño, obra de finales del siglo XVI . La torre campanario de la iglesia, construida en ladrillo, es probablemente el vestigio más antiguo de un pequeño templo románico, sobre cuyos restos se asentó posteriormente la nueva iglesia. Se ha visto afectada por varias catástrofes desastrosas (el terremoto de 1753 de Lisboa y el terremoto de 1761, un incendio el 16 de agosto de 1893, la explosión del polvorín el 9 de julio de 1939, otro devastador incendio en el año 1971,…) El incendio del 71 destruyó el retablo mayor del presbiterio, calificado de obra magistral de la escultura del siglo XVII, de Esteban de Rueda y Sebastián de Ucete.

Ermita de San Luís
A las afueras del pueblo, hoy ya dentro del casco urbano, se alza la Ermita de S. Luis, obra de estilo barroco. Obra del siglo XVII, con posteriores restauraciones, de especial importancia para la historia de Peñaranda por ser el lugar desde donde partió, el 20 de octubre de 1669, la comitiva que consagró la iglesia de las MM. Carmelitas. San Luis no es solamente su Iglesia, sino su Cristo, Santo Cristo de la agonía, y hablar de San Luis y de su Cristo va íntimamente ligado a un barrio y sus gentes, el barrio de San Luis. Ha sido, es y a buen seguro, seguirá siendo, un lugar protagonista en la vida de los peñarandinos y peñarandinas.

Plaza Nueva
Fue construida en 1942 sobre la antigua charca de La Poza, anegada por los escombros del polvorín, con el esfuerzo de un grupo de presos republicanos, desplazados a Peñaranda para su construcción después del estallido del polvorín. Es de figura cuadrangular y trazado clásico, toda ella porticada, presenta cierto carácter solemne que la asemeja a las grandes plazas españolas. El centro ha experimentado numerosos cambios a lo largo de su historia.

Plaza de toros de la Florida
La plaza de toros de Peñaranda fue inaugurada el 4 de septiembre de 1907. Hicieron el despeje de la Plaza a caballo, Silva y Ceballos. Actuaron los diestros Fermín Muñoz “Corchaíto” y José Carmona “Gordito”. Los toros eran de la ganadería del Valle. Este singular edificio ubicado en el km. 2 de la Ctra. Madrid, está dotado de una serie de elementos y servicios que permiten no sólo llevar a cabo corridas de toros sino también organizar varios tipos de espectáculos y actuaciones al aire libre. Cuando se construyó el aforo era de 6100 personas, siendo hoy, después de las correspondientes adaptaciones y reformas, en torno a las 5500 plazas. Con palcos, tendido alto, tendido bajo, contrabarrera, barrera, callejón, burladero, presidencia, puerta de cuadrillas, toriles, arrastre de toros, patio de caballos y corrales.

Convento de las Madres Carmelitas
Se puede afirmar sin pecar de pretenciosos que es el la conjunto más importante e interesante de toda la provincia de Salamanca y el que guarda y conserva, con celo ejemplar, la mejor colección de pintura italiana y bronces napolitanos existentes en la zona. Fundado a mediados del siglo XVII por D. Gaspar de Bracamonte, el convento es obra barroca de «estilo carmelitano». Pero más que en su arquitectura, el interés de este recinto radica en la colección artística que conserva. El mecenazgo del conde de Peñaranda —a la sazón virrey en Nápoles— permite contemplar en la iglesia y clausura un conjunto pictórico inigualable en toda la región. Obras de Lucas Jordán, Andrea Vaccaro, Guido Reni y Martín de Vos se encuentran repartidas por los muros de la iglesia y por el interior de la clausura.

Ermita del Humilladero
Esta ermita, del siglo XVI, se sitúa en la actual calle de Nuestra Señora, muy próxima al convento de las Madres Carmelitas. La explosión del polvorín, en el año 1939, la dejó tan dañada que lo que podemos ver hoy es una reconstrucción moderna realizada sobre las antiguas ruinas. El exterior es de principios del siglo XX y está realizado en ladrillo y pintado. En la parte delantera hay una pequeña espadaña. Consta de un atrio de entrada, donde se exhibe un calvario que perteneció al convento de San Francisco. El interior lo conforma sólo una nave de reducido tamaño, iluminada con una pequeña ventana en el lado de la epístola. Está decorada por distintas obras pictóricas y algunas tallas. El acceso al altar se haya dividido por un arco de medio punto. En el centro, se sitúa, en el interior de un arco, el Cristo del Humilladero; a los lados, en arcos más pequeños, se puede admirar la talla de una Dolorosa y, en el lado de la epístola, un santo. La importancia de esta ermita radica más en la devoción del pueblo al Cristo del Humilladero y a las dolorosas que salen en procesión durante la Semana Santa, que a su valor arquitectónico.

Teatro Calderón
En la calle Cerrajeros se encuentra el Teatro Calderón, inaugurado en 15 de agosto de 1881, como Casino-Teatro, con 782 metros cuadrados y un coste de 107.437,50 pts. Se suscribieron acciones con capital ordinario de 125 pts y capital preferente de 51,94 pts. Su arquitecto fue José Secall, la decoración fue llevada a cabo por los Montesinos. Es un edifcio de dos plantas; en la primera se encuentra el teatro, con planta de herradura, y en la segunda el casino. En el techo aparecen representados al óleo los temas de la fortuna, las flores y el amor. El exterior, adornado con medallones que representan a Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Lope de Vega, Pedro de Alarcón y Moreto. Cerrado después de la guerra civil, fue restaurado en 1991, inaugurado con la obra “El gran teatro del mundo” de la compañía Corsario. Acutalmente se utiliza como teatro, cine y centro recreativo de la Tercera Edad.

Antigua cárcel
El actual edificio del Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, ubicado en la Plaza de España, alojó durante el siglo XVII la cárcel, posiblemente en la parte baja, y la casa consistorial, en la parte alta. Entre los años 1673 y 1675, se reconstruyó la manzana que hoy ocupa el Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Los responsables de la reconstrucción también promovieron la restauración de la torre y quisieron dejar constancia del hecho, ordenando esculpir la gran placa que se conserva sobre la entrada principal del edificio. Actualmente, el edificio ha sido restaurado por los arquitectos Pablo Andrés y Juan José Luis, que han conseguido una perfecta simbiosis entre los materiales y el uso moderno del edificio, pero manteniendo la fachada original y su identidad.

El Ayuntamiento
El edificio del Ayuntamiento fué el primer inmueble que financió el concejo, en 1647, para su uso como casa consistorial. Este edificio fue reformado por Antonio del Mercado, quien mantuvo la fachada, divida en dos cuerpos, colocando en la parte superior cuatro ventanas enmarcadas por cuatro arcos. A lo largo del siglo XVII, se completó el cuerpo inferior con el soportal actual, de cuatro arcos carpaneles. Sin que se conozcan las causas exactas, entre 1674 y 1675, se trasladó a un nuevo edificio situado en la Plaza de España que, además, cumplía las funciones de cárcel y de juzgado, actual Fundación Germán Sánchez Ruipérez. En el siglo XIX retorna a su antigua ubicación, manteniéndose en la actualidad.

Fiestas y tradiciones

   

   

Las fiestas de Peñaranda atraen a numerosos visitantes por el espíritu alegre y acogedor de sus gentes.
El día de San Antón, 17 de enero, todavía acuden a algunos bares, grupos de amigos a cenar alubias.
En febrero, el día 5 las Águedas festejan a su patrona, ataviadas con trajes típicos. Los Carnavalesreunen a numerosas personas que de forma individual o en grupos asisten al desfile de disfraces, para concluir el miércoles de Ceniza con el tradicional Entierro de la Sardina.
En Semana Santa, fiesta de gran arraigo en la localidad, siete cofradías salen en procesión acompañando a sus pasos, algunos con gran interés artístico. El lunes siguiente al lunes de pascua, se celebra el Lunes de Aguas, fiesta campestre acompañada del típico hornazo.
En agosto el Cristo del Humilladero es sacado en procesión, acompañado por los vecinos y el grupo de los Cuatro Caños, que le baila la jota. Las fiestas por excelencia, son las Ferias y Fiestas que se celebran la tercera semana de agosto. Las grandes protagonistas son las peñas, las actuaciones musicales y verbenas, las actividades culturales y deportivas y el broche final lo pone la corrida de toros.
En septiembre se celebran la fiesta de San Luis con procesión y el 29  se honra a San Miguel patrón de la ciudad.
Cierra el ciclo festivo la Navidad, las Comparsas recorren las calles con sus zambombas las tardes de Nochebuena y Nochevieja.

Gastronomía

   

Sobre el buen comer, tiene Peñaranda merecido prestigio. Y, en este tema, ofrece un brillo propio y preferente el tostón, motivo por el que acuden o paran a comer en Peñaranda numerosas personas, elección que dice mucho de su gusto y apetito. El cochinillo por excelencia es al horno, sin más aditivo que la sal y la manteca, aunque no se ha olvidado, sobre todo en el ámbito familiar, el cochifrito, debiendo estar entonces bien troceado y previamente adobado antes de dorarse en la sartén. Tienen fama los aperitivos o “pinchos” servidos en casi todos los bares y cafeterías de la Ciudad, destacando por encima de todo los productos elaborados del cerdo, generalmente asados o con cierto grado de picante que invita a beber.

Siendo tierra cerealista, la harina ha constituido la materia prima ideal para una rica y reconocida tradición repostera en Peñaranda. Los dulces peñarandinos, hoy divulgados a través de su producción industrial y de los obradores extendidos por la provincia, siguen en la mesa cotidiana al son del calendario festivo es estacional: las flores y los huesillos, en Carnavales; los bartolillos, en Cuaresma; los buñuelos de viento y los huesillos de santo, por Todos los Santos; y las rosquillas de anís, en toda época.

Página web: www.bracamonte.org

Sobre El Autor

El Club Del Buen Turismo

EL CLUB DEL BUEN TURISMO es un programa de referencia en la radiofonía española que más tiempo le dedica al turismo y donde se recogen cada día las propuestas ms interesantes de los viajes, la gastronomía, la salud ,el ocio, el entretenimiento compartido y el bienestar. Cada día salimos de viaje, ¿nos acompañas? Te sorprenderás. http://www.tvradioturismo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.